El adiós que no lle­gó

El pre­si­den­te de la Cor­te Su­pre­ma cons­pi­ró con­tra Ma­du­ro, pe­ro su ob­se­sión por el po­der arrui­nó el ope­ra­ti­vo.

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - PORTADA - Ant­hony Faio­la

UNA NO­CHE del pa­sa­do mes de abril, una se­ma­na an­tes de que la opo­si­ción de Ve­ne­zue­la lan­za­ra un le­van­ta­mien­to, cua­tro hom­bres se sen­ta­ron en una te­rra­za de la man­sión del pre­si­den­te de la Cor­te Su­pre­ma del país ubi­ca­da so­bre una co­li­na en Ca­ra­cas.

Las te­nues lu­ces de la ca­pi­tal bri­lla­ban de­ba­jo de ellos; be­bían agua em­bo­te­lla­da de Fi­ji mien­tras pla­nea­ban el de­rro­ca­mien­to del pre­si­den­te Ni­co­lás Ma­du­ro.

El je­fe de in­te­li­gen­cia de Ma­du­ro, el ge­ne­ral Cris­top­her Fi­gue­ra, y Cé­sar Oma­ña, un em­pre­sa­rio ve­ne­zo­lano de 39 años que ra­di­ca en Mia­mi, in­ten­ta­ban ce­rrar un acuer­do ela­bo­ra­do du­ran­te se­ma­nas con Mai­kel Mo­reno, el pre­si­den­te de la Cor­te, de acuer­do con la ver­sión de uno de los par­ti­ci­pan­tes en esa reunión.

Fi­gue­ra y Oma­ña eran fun­da­men­ta­les den­tro del ope­ra­ti­vo, pe­ro sa­bían que ne­ce­si­ta­ban de la co­la­bo­ra­ción de Mo­reno pa­ra ce­rrar el acuer­do.

Mo­reno, sen­ta­do fren­te a un ce­ni­ce­ro ati­bo­rra­do de co­li­llas de ci­ga­rros cu­ba­nos, pa­re­cía te­ner du­das. El ju­ris­ta de 53 años ex­pre­só su preo­cu­pa­ción por Juan Guai­dó, el lí­der de la opo­si­ción res­pal­da­do por Es­ta­dos Uni­dos que se con­ver­ti­ría en el pre­si­den­te in­te­ri­no de la na­ción si la cons­pi­ra­ción hu­bie­ra te­ni­do éxi­to.

Lue­go, se­gún uno de los par­ti­ci­pan­tes, Mo­reno ofre­ció otro can­di­da­to pa­ra li­de­rar tem­po­ral­men­te al país que­bran­ta­do: él mis­mo.

“Al fi­nal, es­ta­ba tra­tan­do de sal­va­guar­dar su pro­pio jue­go de po­der”, ex­pre­só una de las prin­ci­pa­les fi­gu­ras de la opo­si­ción.

Es­te tex­to se nu­tre de va­rias ho­ras de en­tre­vis­tas con tres per­so­nas fa­mi­lia­ri­za­das con el in­ten­to del gol­pe: un par­ti­ci­pan­te, un al­to fun­cio­na­rio de la opo­si­ción y un fun­cio­na­rio de los Es­ta­dos Uni­dos.

La na­rra­ción re­ve­la los erro­res que im­pi­die­ron la sa­li­da de Ma­du­ro del Pa­la­cio de Mi­ra­flo­res. Las tres per­so­nas que ha­bla­ron ba­jo con­di­ción de ano­ni­ma­to ma­ni­fes­ta­ron que la tré­mu­la pro­me­sa de Mo­reno de coope­rar en el ope­ra­ti­vo y, pos­te­rior­men­te, su pa­so atrás de­sem­pe­ñó un pa­pel cru­cial en el co­lap­so del plan.

SE REAC­TI­VA LA IN­CER­TI­DUM­BRE

El fra­ca­so del ope­ra­ti­vo ha he­cho que re­gre­se la in­cer­ti­dum­bre en­tre la opo­si­ción que lle­va va­rios me­ses in­ten­tan­do sa­car a Ma­du­ro.

Juan Guai­dó apa­re­ció por sor­pre­sa en la ma­dru­ga­da del 30 de abril, en una ba­se aé­rea en Ca­ra­cas, acom­pa­ña­do por un gru­po de mi­li­ta­res. Anun­ció que con­ta­ba con el apo­yo de uni­da­des mi­li­ta­res cla­ve y so­li­ci­tó a las fuer­zas ar­ma­das que se unie­ran en la “fa­se fi­nal” de la cam­pa­ña con­tra el hom­bre fuer­te. Pe­ro el apo­yo mi­li­tar más am­plio nun­ca se ma­te­ria­li­zó y las fuer­zas de Ma­du­ro se mo­vie­ron con­tra los ma­ni­fes­tan­tes de la opo­si­ción, ma­tan­do al me­nos a cua­tro e hi­rien­do a de­ce­nas.

Al­gu­nos fun­cio­na­rios es­ta­dou­ni­den­ses man­tie­nen la idea de que Ma­du­ro de­be de de­jar el po­der; sin em­bar­go, aho­ra ase­gu­ran que pro­ba­ble­men­te lle­va­rá más tiem­po de lo que creían.

Mien­tras tan­to, el pre­si­den­te

Trump ha ex­pre­sa­do su frus­tra­ción por la es­tra­te­gia de su go­bierno, que­ján­do­se de que se le ha en­ga­ña­do so­bre lo fá­cil que se­ría rem­pla­zar a Ma­du­ro por Guai­dó, se­gún fun­cio­na­rios de la ad­mi­nis­tra­ción y ase­so­res de la Ca­sa Blan­ca.

MO­RENO, UNA PALANCA

Los cons­pi­ra­do­res pen­sa­ban que con la ayu­da de Mo­reno se mo­ve­ría una vi­tal palanca pa­ra in­fluir en los mi­li­ta­res el cam­bio de apo­yo a Guai­dó.

Mai­kel Mo­reno, un exo­fi­cial de in­te­li­gen­cia con­ver­ti­do en abo­ga­do, es di­bu­ja­do co­mo un pescador que bus­ca sus pro­pias am­bi­cio­nes de po­der.

El se­cre­ta­rio de Es­ta­do, Mi­ke Pom­peo, nom­bró pú­bli­ca­men­te a Mo­reno co­mo uno de los prin­ci­pa­les lea­les en las con­ver­sa­cio­nes pa­ra en­fren­tar a Ma­du­ro.

Mai­kel Mo­reno, a tra­vés de un vo­ce­ro, no res­pon­dió una so­li­ci­tud que le hi­zo The Was­hing­ton Post pa­ra co­no­cer sus pro­pios co­men­ta­rios. Ho­ras después del 30 de abril con­de­nó pú­bli­ca­men­te el com­plot con­tra Ma­du­ro y el tri­bu­nal que di­ri­ge emi­tió car­gos, in­clui­da la trai­ción, con­tra fi­gu­ras de la opo­si­ción in­vo­lu­cra­das en el in­ten­to de de­rro­ca­mien­to.

Ma­du­ro no ha to­ma­do nin­gu­na de­ci­sión pú­bi­ca en con­tra de Mo­reno ni de nin­gún otro cer­cano de al­to ran­go que, se­gún Es­ta­dos Uni­dos, cons­pi­ra­ron en con­tra de él.

ES­CE­NA­RIOS

Los ana­lis­tas ven dos po­si­bles razones por las que Ma­du­ro no ha he­cho na­da: o los lea­les es­ta­ban fin­gien­do in­te­rés en de­rro­car a Ma­du­ro pa­ra co­no­cer los de­ta­lles del com­plot, o Ma­du­ro es de­ma­sia­do dé­bil pa­ra ac­tuar en con­tra fun­cio­na­rios de al­to ran­go.

Uno de los par­ti­ci­pan­tes de la reunión re­cor­dó que Fi­gue­ra, Oma­ña y Mo­reno se reunie­ron al­re­de­dor de las 11 de la no­che del 23 de abril en la man­sión de Mo­reno, en el ba­rrio Al­to Ha­ti­llo de Ca­ra­cas.

La no­che del 23 de abril, Mo­reno, aun­que sim­pa­ti­za­ba con el ob­je­ti­vo de la opo­si­ción, pa­re­cía an­sio­so y du­do­so.

Él ya ha­bía te­ni­do co­mu­ni­ca­ción con un con­tac­to de los Es­ta­dos Uni­dos y con fi­gu­ras de la opo­si­ción que vi­ven en el exi­lio. Sin em­bar­go, esa no­che, se que­jó de que si el plan fa­lla­ba, po­dría ver­se obli­ga­do a aban­do­nar el país pa­ra ir a Es­ta­dos Uni­dos y “ter­mi­nar con las ma­le­tas de mi es­po­sa en Wal­mart”.

Plan­teó so­bre Guai­dó: “¿Por qué Guai­dó? ¿Por qué él?”

Mo­reno da­ba un pa­so atrás.

EL 29, DÍA CLA­VE

El plan apun­ta­ba a la no­che del 29 de abril co­mo cla­ve por­que el Tri­bu­nal Su­pre­mo re­ti­ra­ría el re­co­no­ci­mien­to le­gal a la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te de Ma­du­ro, una de las fuen­tes cla­ve de su po­der, y el es­ta­do de los pre­sos po­lí­ti­cos se­ría re­vi­sa­do.

“La mag­ni­tud del da­ño so­cial cau­sa­do a la so­cie­dad ve­ne­zo­la­na da­da la vio­la­ción de (las ga­ran­tías de­mo­crá­ti­cas) y los prin­ci­pios cons­ti­tu­cio­na­les es in­con­men­su­ra­ble”, de­cla­ra­ría Mo­reno.

Co­mo han ve­ni­do di­cien­do los opo­si­to­res, no se tra­ta­ba de un gol­pe de Es­ta­do sino de una se­rie de de­cla­ra­cio­nes ofi­cia­les que ter­mi­na­rían por des­ti­tuir a Ma­du­ro sin que se dis­pa­ra­ra una so­la bala.

Mo­reno du­dó. Que­ría en­ca­be­zar un go­bierno de tran­si­ción en lu­gar de Guai­dó.

Fo­to: the was­hing­ton post

Mi­les de opo­si­to­res a Ma­du­ro se ma­ni­fes­ta­ron el 1 de ma­yo en las ca­lles de Ca­ra­cas.

Fo­to: reu­ters

Tan­ques del ré­gi­men ma­du­ris­ta atro­pe­lla­ron a va­rios ma­ni­fes­tan­tes cer­ca de la ba­se aé­rea La Car­lo­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.