No fui­mos lo que era­mos

Se­gún afi rma Del Mu­ro, las ca­pa­ci­da­des del equi­po eran ma­yo­res a lo que mos­tra­ron en Sue­cia, aún así el país fes­te­jó el pri­mer pun­to an­te Ga­les

Todo Sobre Sudafrica - - El Tri - AGUS­TÍN ELÍAS

Lue­go de su pa­so arro­lla­dor du­ran­te la eli­mi­na­to­ria rum­bo a la jus­ta nór­di­ca, la Se­lec­ción Me­xi­ca­na lle­gó a la Co­pa Mun­dial de Sue­cia 1958 con los áni­mos has­ta las nu­bes. Días an­tes del sil­ba­ta­zo ini­cial del cer­ta­men, An­to­nio López He­rranz e Ig­na­cio Tre­lles aplau­die­ron la ac­ti­tud de sus mu­cha­chos, quie­nes ase­gu­ra­ban ha­ber per­di­do el com­ple­jo de in­fe­rio­ri­dad an­te los paí­ses ri­va­les, a pe­sar de que en­tre sus con­trin­can­tes de gru­po se en­con­tra­ba el equi­po an­fi trión.

“ Vi­mos a los sue­cos en un par­ti­do pre­vio que ellos tu­vie­ron an­te un equi­po lo­cal, que ga­nó la se­lec­ción y yo pen­sa­ba que por lo vis­to ahí te­nía­mos con qué en­fren­tar­los, pe­ro a la ho­ra del par­ti­do pa­só lo que otras ve­ces, que nos res­ba­lá­ba­mos, una se­rie de co­sas, no fui­mos lo que éra­mos acá”, co­men­tó el za­gue­ro Je­sús del Mu­ro, quien con­fe­só que era po­co lo que se sa­bía acer­ca del es­ti­lo de jue­go de las es­cua­dras ri­va­les, lo que sin du­da co­bró fac­tu­ra en el re­sul­ta­do del cua­dro me­xi­cano du­ran­te el par­ti­do inau­gu­ral.

Mo­men­tos an­tes del sil­ba­ta­zo ini­cial, el ca­pi­tán Car­ba­jal en­con­tró la for­ma de ali­ge­rar la ten­sión.

“ Yo era ca­pi­tán de la Se­lec­ción, en­ton­ces pre­vio al par­ti­do se da la pre­sen­ta­ción del rey, de Gus­ta­vo Adol­fo, en otras oca­sio­nes se pre­sen­ta­ba al pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, los him­nos na­cio­na­les, pues ese mo­men­to siem­pre ha­ce que tu es­tés ten­so, preo­cu­pa­do no, no por el fra­ca­so, sino por el po­der que­dar bien, en­ton­ces yo pa­ra rom­per eso, por la ex­pe­rien­cia que ya te­nía, pues les pre­sen­ta­ba al rey, en bro­ma, por ejem­plo: Her­nán­dez Fe­llo, aquí es­tá mi cua­ta­cho, el re­lleno de cho­co­la­te, así su­ce­si­va­men­te”, re­cor­dó la ‘ To­ta’.

“ Se mo­les­tó con­mi­go el se­cre­ta­rio de Re­la­cio­nes, cuan­do ter­mi­né la pre­sen­ta­ción con los mu­cha­chos, me di­jo que era irres­pe­tuo­so, le di­jo ‘ ¿ por qué irres­pe­tuo­so, no me in­tere- sa­ba el rey, lo que me in­tere­sa­ba era mi equi­po, yo que­ría que mi equi­po des­per­ta­ra de esa pre­sión, por que era muy fuer­te no, ves al rey y di­ces, ‘ hay ca­ra­jo, ¿ de ver­dad es un rey?’ “

A la ho­ra del par­ti­do, las bro­mas que­da­ron de la­do.

“ Re­cuer­do muy bien que me to­có es­tar cer­ca de la ban­da del cuer­po téc­ni­co me­xi­cano y a ca­da ra­to me gri­ta­ban que no de­ja­ra la mar­ca, que no me des­aten­die­ra, por­que los ojos es­ta­ban pues­tos so­bre Kurt Ham­rin, y en fi gu­ras co­mo Nils Lied­holm, y pues que no me des­pe­ga­ra, que mar­ca­ra más cer­ca, por­que si da­ba ven­ta­jas pa­ra que con­tro­la­ran el ba­lón, me iban a ha­cer ver mal a mí y a to­dos mis com­pa­ñe­ros”, co­men­tó el la­te­ral iz­quier­do José Vi­lle­gas, de quien el pro­pio ju­ga­dor sue­co, Ham­rin, ex­pre­só a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción la si­guien­te fra­se: “ Es un fe­nó­meno, pe­ro tie­ne el in­con­ve­nien­te de la pe­que­ñez de su cuer­po”.

Así, Mé­xi­co vol­vió a los ves­ti­do­res del Es­ta­dio Ra­sun­da con una de­rro­ta de 3-0, que con­tras­ta­ba con la es­tra­te­gia ini­cial de Tre­lles, que era sa­car el em­pa­te an­te Sue­cia,

sa­lir con la vic­to­ria fren­te a Ga­les y cau­sar do­lo­res de ca­be­za a los hún­ga­ros, pe­ro con la con­fi an­za de que la me­tra­lla con­tra­ria se­ría fre­na­da por el ar­que­ro An­to­nio Car­va­jal, quien gra­cias a su es­ti­lo re­ci­bió elo­gios de la pren­sa in­ter­na­cio­nal.

“ Yo no era un por­te­ro que fue­ra de mu­cho cir­co, yo era más de co­lo­ca­ción, de in­tuir la ju­ga­da, to­da­vía no se acos­tum­bra­ba mu­cho el sa­lir a cor­tar el án­gu­lo, yo ju­ga­ba mu­cho ba­jo los pa­los, te te­nías que ti­rar aho­ra si que de ca­be­za, aho­ra ya no te ti­ras de ca­be­za, aho­ra ha­ces el Cris­to y ta­pas la pe­lo­ta, an­tes te te­nías que ti­rar con to­do a re­cu­pe­rar el ba­lón”, co­men­tó el eterno Cin­co Co­pas.

En el si­guien­te com­pro­mi­so an­te Ga­les las co­sas pin­ta­ron me­jor pa­ra el con­jun­to az­te­ca, que pe­leó con el co­ra­zón pa­ra ob­te­ner el pri­mer pun­to de su his­to­ria en las Co­pas Mun­dia­les. Co­rría el mi­nu­to 89, cuan­do Car­los Gon­zá­lez abrió la de ga­jos ha­cia el ex­tre­mo iz­quier­do, En­ri­que Ses­ma bom­beó el ba­lón, mien­tras Jai­me Belmonte sal­ta­ba por en­ci­ma de tres de­fen­so­res, s pa­ra que, con un tes­ta­zo le­tal, en­via­ra la pe­lo­ta al fon­do de las re­des de Jack Kel­sey, lo que le dio a Mé­xi­co un em­pa­te con sa­bor a vic­to­ria.

“ Sen­tí que el em­pa­te era de to­dos, de Mé­xi­co, hu­bo mu­chas fe­li­ci­ta­cio­nes, lla­ma­das te­le­fó­ni­cas a la de­le­ga­ción, lo cual era bo­ni­to el es­tar le­jos y sa­ber que el equi­po me­xi­cano ha­bía lo­gra­do el pri­mer pun­to que se lo­gra­ba en una Co­pa del Mun­do. Aun­que con­si­de­rá­ba­mos que ya era un po­co di­fí­cil pa­sar a la si­guien­te ron­da, por­que en­se­gui­da nos to­ca­ba un ri­val igual o me­jor, co­mo Hun­gría, con quien nos sa­lie­ron las co­sas mal, nos ga­na­ron 4-0 y ahí nos des­mo­ro­na­mos”, di­jo Vi­lle­gas.

Pa­ra el 15 de ju­nio, las es­pe­ran­zas de lo­grar el pa­se se es­fu­ma­ron an­te Hun­gría, Mé­xi­co ju­gó con un ‘ hos­pi­tal’ por las le­sio­nes de Car­ba­jal, Sal­va­dor Re­yes, Guillermo Se­púl­ve­da, Jor­ge Ro­mo y Je­sús del Mu­ro, su­fri­das an­te Ga­les, pe­ro el cuer­po téc­ni­co, aún así, de­ci­dió ali­near­los.

En el se­gun­do tiem­po, sin Se­púl­ve­da en la can­cha y con Del Mu­ro arras­tran­do la pier­na, Hun­gría se dio un fes­tín pa­ra ter­mi­nar go­lean­do 4-0.

López He­rranz, quien man­tu­vo la ali­nea­ción que lo­gró el em­pa­te, ex­pli­có por qué no apro­ve­chó su ban­ca: “ No po­día­mos uti­li­zar re­em­pla­zos, por­que se hu­bie­ra des­or­ga­ni­za­do com­ple­ta­men­te nues­tra de­fen­sa”.

El día del re­gre­so de la Se­lec­ción, cer­ca de cin­co mil afi cio­na­dos acu­die­ron eu­fó­ri­cos al ae­ro­puer­to de la Ciu­dad de Mé­xi­co a re­ci­bir a ‘ Los Hé­roes del Em­pa­te’.

Ro­mo, Gu­tié­rrez y Vi­lle­gas ba­ja­ron de la ae­ro­na­ve he­ri­dos co­mo sol­da­dos que re­gre­san de una gue­rra, al tiem­po que Li­go­rio, Calderón y otros tres ex­hi­bían ca­ras lar­gas, ya que desea­ban que­dar­se a ver el res­to de los par­ti­dos su­fra­gan­do sus gas­tos.

DIS­PA­RO A PUER­TA. El ga­lés Ivor All­church dis­pa­ra con­tra la me­ta me­xi­ca­na de­fen­di­da por Car­ba­jal, a pe­sar de la ba­rri­da de Je­sús del Mu­ro.

EL TRI. Car­ba­jal, Cár­de­nas, Ro­mo, Zet­ter, Ortiz, Vi­lle­gas ( arri­ba); Belmonte, Blan­co, Calderón, Li­go­rio y Ses­ma.

PRO­TO­CO­LO. El ca­pi­tán de Mé­xi­co, An­to­nio Car­ba­jal y de Ga­les, Da­ve Bo­wen, in­ter­cam­bian ban­de­ri­nes fren­te al ár­bi­tro Leo Le­me­sic.

HOS­PI­TAL. Calderón de la Bar­ca, Del Mu­ro y Li­go­rio, al me­dio tiem­po del úl­ti­mo par­ti­do an­te Hun­gría, el cual ju­ga­ron con cin­co le­sio­na­dos.

MU­CHAS PRE­CAU­CIO­NES. Cin­co de­fen­sas me­xi­ca­nos, más el ar­que­ro Car­ba­jal, aguar­dan el cen­tro del de­lan­te­ro sue­co Len­nart Sko­glund.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.