Elec­cio­nes y vio­len­cia

Tribuna de San Luis - - Análisis - Raúl Ca­rran­cá y Ri­vas Twit­ter:@Raul­Ca­rran­ca Fa­ce­book: www.fa­ce­book.com /des­pa­cho.raul­ca­rran­ca

Des­ta­ca­dos es­pe­cia­lis­tas de la UNAM y del ITAM ad­vir­tie­ron ha­ce días que el go­bierno fe­de­ral, el de los es­ta­dos del in­te­rior del país y las po­li­cías mu­ni­ci­pa­les son ins­ti­tu­cio­nes dé­bi­les pa­ra en­fren­tar la cre­cien­te y alar­man­te vio­len­cia -agre­sio­nes y ho­mi­ci­dios­con­tra po­lí­ti­cos y can­di­da­tos a car­gos de elec­ción po­pu­lar, lo cual ame­na­za gra­ve­men­te la es­ta­bi­li­dad de las elec­cio­nes. Si­tua­ción dra­má­ti­ca que afec­ta di­rec­ta­men­te a la de­mo­cra­cia y a la fun­ción pri­mor­dial del Es­ta­do, po­nien­do en ries­go la go­ber­na­bi­li­dad del país.

Pe­ro lo que real­men­te alar­ma so­bre­ma­ne­ra, y no lo se­ña­lan esos es­pe­cia­lis­tas, es la po­si­bi­li­dad de que el día de las elec­cio­nes ha­ya vio­len­cia en las ca­si­llas don­de el pue­blo vo­ta­rá. Si hasta hoy han si­do víc­ti­mas de la vio­len­cia po­lí­ti­cos y can­di­da­tos, ima­gí­ne­se us­ted si en Mé­xi­co son aba­ti­dos los elec­to­res. Con uno so­lo bas­ta­ría y so­bra­ría pa­ra sem­brar el pá­ni­co y en­tor­pe­cer de­fi­ni­ti­va­men­te el pro­ce­so; no obs­tan­te to­do in­di­ca que el go­bierno no lo tie­ne pre­vis­to, por­que la vi­gi­lan­cia del ejér­ci­to y de la policía es a to­das lu­ces in­su­fi­cien­te (lo ve­mos co­ti­dia­na­men­te a lo an­cho y lar­go del país). En la hi­pó­te­sis el ries­go exis­te y es muy gran­de.

Aho­ra bien, la ad­ver­ten­cia de los es­pe­cia­lis­tas es pa­ra po­lí­ti­cos y can­di­da­tos, omi­tien­do al pri­mer ac­tor de las elec­cio­nes, al per­so­na­je cen­tral, que es el pue­blo que eli­ge, elec­tor su­pre­mo, de­po­si­ta­rio de la so­be­ra­nía na­cio­nal y de quien di­ma­na to­do po­der pú­bli­co. ¿Es un blan­co pa­ra des­es­ta­bi­li­zar? Pa­ra la de­lin­cuen­cia por su­pues­to que lo es. ¿Qué ha­cer? ¿Abs­te­ner­se de vo­tar? Eso se­ría re­nun­ciar a un de­re­cho y de­ber ciu­da­dano sin el que no es con­ce­bi­ble la de­mo­cra­cia, y se­ría igual­men­te un gol­pe mor­tal a la so­cie­dad en la que con­vi­vi­mos. No hay pues sino dos ca­mi­nos, o se vo­ta o no se vo­ta an­te el po­si­ble pe­li­gro y ries­go cre­cien­te de asis­tir a las ur­nas de vo­ta­ción. Plan­tea­do así el asun­to es un di­le­ma muy cla­ro y yo op­to por vo­tar to­man­do to­das las pre­cau­cio­nes, da­das las cir­cuns­tan­cias. A eso nos ha con­du­ci­do lo que su­ce­de en Mé­xi­co. In­clu­so el go­bierno ya ha adu­ci­do, si la me­mo­ria no me fa­lla y des­de sus más al­tos ni­ve­les, que ha­bi­da cuen­ta de la vio­len­cia cri­mi­nal los ciu­da­da­nos de­be­mos par­ti­ci­par en nues­tra de­fen­sa, es de­cir, pre­ve­nir, ser cau­tos y pru­den­tes.

En su­ma, Mé­xi­co vi­ve uno de los mo­men­tos más com­ple­jos, dra­má­ti­cos y di­fí­ci­les de su historia. El enemi­go de afue­ra, tan fre­cuen­te en nues­tra lar­ga tra­yec­to­ria de vi­da co­mo na­ción, hoy es­tá den­tro, en nues­tro co­ti­diano vi­vir y con­vi­vir. Nos gus­te o no es uno de no­so­tros. Sa­car­lo, apla­car­lo, com­ba­tir­lo en nues­tra casa co­mún es un re­to enor­me, gi­gan­tes­co. La de­fen­sa de la in­te­gri­dad mo­ral del país de­pen­de de ca­da ciu­da­dano. De he­cho la ejer­ce­mos, o tra­ta­mos de ejer­cer­la, ca­da tres años me­dian­te las elec­cio­nes. Pe­ro lo que hoy su­ce­de es inau­di­to. Es co­mo si un pe­da­zo de pa­tria, el pro­pio, de­pen­die­ra na­da más de no­so­tros, de nues­tra tem­plan­za y ca­rác­ter. De­mos­tra­do que­da ple­na­men­te que ni la policía ni el ejér­ci­to han lo­gra­do ven­cer al enemi­go. Sin em­bar­go bien que mal los ciu­da­da­nos te­ne­mos una opor­tu­ni­dad, a sa­ber, man­te­ner y con­ser­var en­cen­di­da la fla­ma de la de­mo­cra­cia, úni­ca, que aún dé­bil pue­de ilu­mi­nar en me­dio de las som­bras. Hoy se pre­gun­ta la gen­te si val­drá la pe­na vo­tar con to­dos los ries­gos y pe­li­gros que ello im­pli­ca. De­pen­de y de­pen­de­rá de la con­cien­cia de ca­da quien, por­que la efi­ca­cia y fuer­za de la pa­sión pa­trió­ti­ca en­cuen­tra su pri­me­ra ex­pre­sión en la li­ber­tad. Pe­ro que cons­te, la li­ber­tad se con­quis­ta por me­dio de una fir­me vo­lun­tad. La pre­gun­ta es si que­re­mos ser so­cial­men­te li­bres, pe­ro nun­ca co­mo dá­di­va. Vo­te­mos, pues.

Mé­xi­co vi­ve

uno de los mo­men­tos más com­ple­jos, dra­má­ti­cos y di­fí­ci­les de su historia. El enemi­go de afue­ra, tan fre­cuen­te en nues­tra lar­ga tra­yec­to­ria de vi­da co­mo na­ción, hoy es­tá den­tro, en nues­tro co­ti­diano vi­vir y con­vi­vir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.