Ran­cho de la No­che­bue­na

Tribuna de San Luis - - Local - Fe­de­ri­co Igle­sias S. Re­fe­ren­cias: li­bro Puer­to Isabel co­rreo: fe­de­ri­coi­gle­sias50@gmail.com

Fue co­no­ci­do el Ran­cho de la No­che­bue­na, co­mo un con­glo­me­ra­do in­dí­ge­na, vi­vien­do jun­to a un na­ci­mien­to de agua dul­ce, re­cor­da­do con el nom­bre “Po­so de la No­che­bue­na”, hoy en el po­bla­do In­de­pen­den­cia; se ha di­fi­cul­ta­do en­con­trar por­me­no­res so­bre el por­qué de su nom­bre y fe­cha de ori­gen.

Es­te asen­ta­mien­to hu­mano des­can­sa­ba arri­ba so­bre so­bre la ori­lla de la me­sa de­sér­ti­ca. El lu­gar era pre­fe­ri­do de los in­dios vie­jos, por ha­ber mu­chas li­ge­ras hon­do­na­das en las lo­mas del de­sier­to, con bor­des are­no­sos y en el in­te­rior de ca­da una un pe­que­ño va­lle, a mo­do de pe­que­ño crá­ter al centro, que en in­vierno son abri­ga­do­ra­men­te be­nig­nos. Aún hoy día, aden­trán­do­se po­cos me­tros al médano, es po­si­ble apre­ciar –aun­que se­cas- esas la­gu­ni­tas con centro hun­di­do.

Es­ta ran­che­ría no era puer­to -en con­tras­te a Og­den City- La No­che­bue­na era pe­cu­liar­men­te ha­bi­ta­do por an­cia­nos: cu­ca­pahs, apa­ches Ton­tos o apa­ches Co­yo­te­ros (una ra­ma fa­mi­liar pa­cí­fi­ca de los be­li­co­sos apa­ches) y por unas fa­mi­lias pi­mas em­pa­ren­ta­das en­tre sí, con los men­cio­na­dos gru­pos in­dí­ge­nas. ¿Ex­tra­ño?. Muy ex­tra­ño

Co­mo es de com­pren­der­se, los ve­ci­nos de la No­che­bue­na for­ma­ron una re­la­ción in­ter­gru­pal, con las et­nias fa­mi­lia­res men­cio­na­das; una pe­cu­liar hi­bri­da­ción hu­ma­na. Lo ex­tra­ño tam­bién: pro­ce­dien­do de an­te­ce­den­tes fa­mi­lia­res tra­di­cio­nal­men­te no se­den­ta­rios, ha­llán­do­se jun­tos con ha­bi­ta­ción fi­ja, prac­ti­can­do co­mo ac­ti­vi­da­des prin­ci­pa­les: la agri­cul­tu­ra, ar­te­sa­nía, la cría de ga­na­do y la pes­ca de sub­sis­ten­cia.

Esas ac­ti­vi­da­des las ejer­cían con buen ren­di­mien­to, lo cual ori­gi­nó un lu­gar de in­ter­cam­bio co­mer­cial y en­ri­que­cien­do la ca­li­dad de so­bre­vi­ven­cia, ya que has­ta ahí acu­día los po­bla­do­res de las co­mu­ni­da­des ve­ci­nas a in­ter­cam­biar pro­duc­tos, du­ran­te la épo­ca de oro en la na­ve­ga­ción so­bre las aguas del río Colorado: 1851 a 1877; por lo cual es ex­pli­ca­ble que en 1917, Adolfo Wil­helmy ha­ya el re­gis­tra­do la exis­ten­cia de es­ta pros­pe­ra zo­na agrí­co­la en torno a la No­che­bue­na, in­me­dia­ta a la Bol­sa; Wil­helmy ha­ce re­fe­ren­cia al si­tio, sien­do se­cre­ta­rio par­ti­cu­lar del Ca­pi­tán Carlos G. Ca­lles, en el es­ta­ble­ci­mien­to de la Co­lo­nia Agrí­co­la-Mi­li­tar en San Luís.

Por cier­to que la No­che­bue­na es el úl­ti­mo re­duc­to vi­llis­ta re­pre­sen­ta­do por don Ro­dol­fo Ga­lle­go, Re­gino Ar­gui­lés y An­to­nio Osu­na quie­nes mi­li­ta­ron a la par con Esteban Can­tú mien­tras –tal co­mo de­cla­ró ad­he­sión- par­ti­da­rio de Pancho Vi­lla, pe­ro; lue­go cam­bió de ban­do al ocu­par la pre­si­den­cia de la re­pú­bli­ca Vic­to­riano Huer­ta; fue cuan­do el mis­mo Can­tú cruzando el río vino has­ta es­tos pa­re­do­nes so­no­ren­ses, en 1914 a di­sol­ver la fac­ción vi­llis­ta, ha­cién­do­les fren­te en la “Ba­ta­lla de la Is­le­ta”; don­de su­frie­ron de­rro­ta los re­vo­lu­cio­na­rios del Colorado je­fa­tu­ra­dos por Ga­lle­go; de don­de, los res­tos de los muer­tos fue­ron con­cen­tra­dos du­ran­te 1917, en el lu­gar co­no­ci­do co­mo “Ran­cho las Ca­la­ve­ras”.

En es­te nú­cleo in­ter­gru­pal in­dí­ge­na de la No­che­bue­na, fue­ron nom­bres muy co­no­ci­dos: los Ca­rre­ra, Tam­bo, Co­ra­zón, Wil­son, Crosw­hait,...Ve­loz, apo­dos que lue­go al­can­za­ron el ran­go res­pe­tuo­so de ape­la­ti­vos , con los cua­les se fue­ron unien­do a fa­mi­lias mes­ti­zas au­men­tan­do la po­bla­ción re­si­den­te.

Re­fe­ren­cias: li­bro Puer­to Isabel E-mail: fe­de­ri­coi­gle­sias50@ gmail.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.