El otro ciu­da­dano

El pen­sa­mien­to crí­ti­co es la ca­pa­ci­dad de las per­so­nas pa­ra ob­ser­var la reali­dad, pa­ra en­ten­der có­mo fun­cio­na el mun­do y pa­ra to­mar de­ci­sio­nes de una for­ma co­rrec­ta. Se di­ce que quie­nes desa­rro­llan el pen­sa­mien­to crí­ti­co, en la so­cie­dad ac­tual, son ca­pac

Tribuna de San Luis - - Local - Co­rreo: ed­ga­r_­cas­ti­llo2091@hot­mail.com

En al­gún mo­men­to to­dos he­mos si­do “el otro ciu­da­dano”. Aquel que fo­men­ta la co­rrup­ción dan­do “mor­di­da”, que usa los “co­yo­tes” a las afue­ras de la fis­cal pa­ra no ha­cer exá­me­nes de li­cen­cia o pla­cas, aquel ciu­da­dano tra­ba­ja­dor de la fun­ción pú­bli­ca que re­ci­be di­ne­ro de los “co­yo­tes” por los trá­mi­tes, el pa­trón del ser­vi­dor pú­bli­co que sa­be lo su­ce­di­do pe­ro igual no ha­ce na­da al res­pec­to. El otro ciu­da­dano que en­su­cia el bal­dío fren­te a su ca­sa por­que no hay na­die, el otro ciu­da­dano egoís­ta que bus­ca la fun­ción pú­bli­ca pa­ra en­ri­que­cer­se, el otro ciu­da­dano que por tal de con­se­guir un tra­ba­jo en el Go­bierno so­la­pa una y otra vez el ac­tuar de sus lí­de­res, pues quien se mue­ve no sa­le en la fo­to.

Así es, ese otro ciu­da­dano pa­re­ce ha­ber in­va­di­do al país en­te­ro. Ese “otro ciu­da­dano” se pre­sen­ta en ti al des­obe­de­cer las re­glas, en el com­pa­ñe­ro que lle­ga tar­de a su tra­ba­jo, ese “otro ciu­da­dano” es el in­dig­na­do por­que sus par­ti­dos o lí­de­res no ga­na­ron y sus as­pi­ra­cio­nes pa­ra ser­vir­se del era­rio fra­ca­sa­ron.

Al re­cor­dar ca­sos co­mo los del ex go­ber­na­dor de Ve­ra­cruz, Ja­vier Duar­te y su pre­sun­ta res­pon­sa­bi­li­dad en dar agua des­ti­la­da a ni­ños con cán­cer, los des­víos por cien­tos de mi­llo­nes de ex Go­ber­na­do­res de Es­ta­dos co­mo Chihuahua, So­no­ra y Coahui­la, así co­mo el re­cien­te es­cán­da­lo frau­du­len­to por 700 mi­llo­nes de pe­sos en efec­ti­vo de la Se­cre­ta­ria de De­sa­rro­llo Agra­rio, Te­rri­to­rial y Ur­bano (Se­da­tu), en­tre otros es­cán­da­los, ha­cen po­si­ble la in­cóg­ni­ta:

¿Có­mo pue­den es­tas per­so­nas ser acu­sa­das por pre­sun­tos de­li­tos de frau­de y se­guir al fren­te de de­pen­den­cias pú­bli­cas o ha­ber si­do Go­ber­na­do­res de al­gún Es­ta­do e in­clu­so es­tar en li­ber­tad?

Des­gra­cia­da­men­te es por­que son apo­ya­dos por ese “otro ciu­da­dano” que as­pi­ra ser co­mo ellos, que bus­ca y pre­ten­de vi­vir a cuen­ta del ciu­da­dano ho­nes­to, tra­ba­ja­dor que día tras día lu­cha por ser di­fe­ren­te, por so­bre­vi­vir, pe­ro co­mo to­do ser hu­mano tie­ne su re­caí­da y de igual for­ma in­ten­ta sa­lir ade­lan­te por su es­fuer­zo y no a cos­ta del gas­to pú­bli­co, ese ciu­da­dano de­be­mos ser y no el “otro ciu­da­dano” que ca­lla­ría cual­quier cri­men de le­sa hu­ma­ni­dad por 1 mi­llón de pe­sos o al­gu­na as­pi­ra­ción po­lí­ti­ca.

Por­que so­mos más los me­xi­ca­nos, los san­lui­si­nos ho­nes­tos que bus­ca­mos ter­mi­nar con ese “otro ciu­da­dano” que ha se­cues­tra­do al país, a la fun­ción pú­bli­ca, que nos di­vi­de y bus­ca im­po­ner la co­rrup­ción co­mo al­go cul­tu­ral que de­be ser acep­ta­do, pe­ro no ata­ca­do. So­mos más los me­xi­ca­nos cons­cien­tes del po­der que ema­na al unir­nos con un fin en co­mún y en­ten­de­mos que ne­ce­si­ta­mos otra men­ta­li­dad, ne­ce­si­ta­mos lí­de­res reales y fie­ros que bus­quen el bien na­cio­nal. Sea­mos los ciu­da­da­nos de la na­ción que desea­mos te­ner, de­je­mos las co­rrup­te­las atrás, es un ca­mino lar­go pe­ro se de­be em­pe­zar. La no­che del 15 de sep­tiem­bre sién­te­te or­gu­llo­so de quien eres, por­que aún con to­das las ca­ren­cias y ma­les que ata­can al país, se­gui­mos ade­lan­te. ¡Vi­va Mé­xi­co!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.