La am­ne­sia del po­der

La reali­dad es su­pe­rior a los de­seos. A unos me­ses de que AMLO asu­ma la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca, ya con­ta­mos con al­gu­nos tra­zos dig­nos de ser to­ma­dos en cuen­ta pa­ra po­der de­fi­nir el rum­bo que to­ma­rá el pró­xi­mo go­bierno.

Tribuna de San Luis - - Análisis - Pe­dro Pe­ña­lo­za

Si bien es cier­to que el ele­men­to cen­tral pa­ra eva­luar con pre­ci­sión el in­mi­nen­te man­da­to del ta­bas­que­ño se­rá el Plan Na­cio­nal de De­sa­rro­llo, has­ta el mo­men­to he­mos re­ci­bi­do se­ña­les con­fu­sas y preo­cu­pan­tes en las pro­pues­tas de nom­bra­mien­tos de per­so­na­jes que po­co o na­da tie­nen que ver con la ro­bus­ta y reite­ra­da “cuar­ta trans­for­ma­ción”.

El ai­re fres­co y oxi­ge­nan­te que nos pro­me­tió el en­jun­dio­so Ló­pez Obra­dor ha re­sul­ta­do una at­mós­fe­ra con­ta­mi­na­da si nos ate­ne­mos al per­fil de quie­nes han si­do un­gi­dos co­mo fu­tu­ros Se­cre­ta­rios de Es­ta­do y miem­bros del ga­bi­ne­te am­plia­do. Es­ta­mos fren­te a per­so­na­jes que fue­ron in­te­gran­tes de gru­pos y sub­gru­pos de la po­li­sé­mi­ca “ma­fia del po­der”. De igual ma­ne­ra, se han in­ser­ta­do nom­bres con un ba­jo ni­vel pro­fe­sio­nal y con ex­pe­rien­cia du­do­sa en sus ta­reas fu­tu­ras.

Son de lla­mar la aten­ción al­gu­nos pues­tos cla­ve que co­rro­bo­ran nues­tras afir­ma­cio­nes. Vea­mos al­gu­nos ejem­plos: Pro­po­ner a Ol­ga Sán­chez Cor­de­ro en Go­ber­na­ción sin nin­gu­na ex­pe­rien­cia pa­ra abor­dar la mul­ti­pli­ci­dad de ta­reas de una Se­cre­ta­ría del In­te­rior, es una apues­ta a la ines­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca; asig­nar­le a Al­fon­so Du­ra­zo la com­ple­ja res­pon­sa­bi­li­dad de ar­ti­cu­lar una po­lí­ti­ca de se­gu­ri­dad en un país des­tro­za­do por la cri­mi­na­li­dad sin con­tar con el per­fil teó­ri­co ni prác­ti­co en ese ru­bro, sig­ni­fi­ca un sal­to al va­cío y nom­brar a Oc­ta­vio Ro­me­ro co­mo di­rec­tor de Pe­mex sin tra­yec­to­ria al­gu­na en ese cam­po y cu­ya úni­ca jus­ti­fi­ca­ción es ser ami­go in­con­di­cio­nal de AMLO, ra­ti­fi­ca la re­edi­ción de los có­di­gos priís­tas pa­ra dis­tri­buir el po­der.

2. Ban­da­zos. Au­na­do a lo an­te­rior, el due­ño de Mo­re­na ha ve­ni­do des­va­ne­cien­do ca­da una de sus pro­pues­tas ca­lle­je­ras. El Ejér­ci­to no re­gre­sa a los cuar­te­les, le­jos de ello ha si­do “re­con­ver­ti­do” pa­ra ta­reas de se­gu­ri­dad pú­bli­ca.

La re­for­ma ener­gé­ti­ca no se­rá can­ce­la­da y con­ti­nua­rán los con­tra­tos con em­pre­sas pri­va­das; la edu­ca­ti­va no se eli­mi­na­rá, úni­ca­men­te se re­for­ma­rá; el nue­vo ae­ro­puer­to se es­tá ne­go­cian­do con los em­pre­sa­rios, en­cu­brién­do­se con una su­pues­ta con­sul­ta ciu­da­da­na; el pró­xi­mo fis­cal ge­ne­ral sal­drá de las pre­fe­ren­cias de AMLO, con lo cual se cu­bre la es­pal­da y ga­ran­ti­za im­pu­ni­dad.

Las aren­gas se han des­man­te­la­do, el mo­de­lo de do­mi­na­ción ten­drá nue­vo ma­qui­lla­je, pe­ro que­da­rá in­tac­to. Lo que vie­ne no es na­da gra­ti­fi­can­te pa­ra las ma­yo­rías a las que pro­me­tió de­fen­der.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.