La Guar­dia Na­cio­nal

Es in­du­da­ble que nues­tro país es­tá so­me­ti­do a una fuer­za fí­si­ca lla­ma­da vio­len­cia. Los ciu­da­da­nos vi­vi­mos con mie­do y gas­ta­mos par­te de nues­tros pre­su­pues­tos pa­ra ase­gu­rar los es­ca­sos bie­nes que te­ne­mos. Du­ran­te los úl­ti­mos años he­mos si­do tes­ti­gos de cóm

Tribuna de San Luis - - Análisis - GILDARDO LINAREZ PLACENCIA co­rreo:@Gil­dar­doLi­na­rez gli­na­[email protected]­mail.com

Así es co­mo na­ce la Guar­dia Na­cio­nal, co­mo una ins­ti­tu­ción que bus­ca agru­par los es­fuer­zos de di­ver­sas cor­po­ra­cio­nes po­li­cía­cas pa­ra te­ner un con­trol in­terno que ga­ran­ti­ce la paz so­cial y sa­na con­vi­ven­cia en­tre los me­xi­ca­nos. El pro­ble­ma es que la Guar­dia Na­cio­nal ten­drá un ca­rác­ter mi­li­tar. Por la historia, cul­tu­ra, dis­ci­pli­na, ideo­lo­gía y sim­ple na­tu­ra­le­za los mi­li­ta­res tie­nen una for­ma­ción y orien­ta­ción to­tal­men­te dis­tin­ta a los pro­ble­mas so­cia­les que afron­ta­mos los me­xi­ca­nos. En nues­tra Cons­ti­tu­ción se es­ta­ble­cen las fun­cio­nes de las Fuer­zas Ar­ma­das, las cua­les es­tán aco­ta­das (prác­ti­ca­men­te) al res­guar­do de la so­be­ra­nía na­cio­nal. Sin em­bar­go, an­te el cre­ci­mien­to del cri­men or­ga­ni­za­do y la in­ca­pa­ci­dad de los man­dos po­li­cía­cos se sa­có al Ejér­ci­to a las ca­lles, por lo que de cier­ta for­ma la Guar­dia Na­cio­nal ya ope­ra.

Aho­ra lo que se bus­ca es re­for­mar la Cons­ti­tu­ción y le­yes ne­ce­sa­rias pa­ra que la Guar­dia Na­cio­nal (in­te­gra­da por mi­li­ta­res) pue­da ope­rar le­gal­men­te en

asun­tos ci­vi­les. Es de­cir, de apro­bar­se (que así se­rá) ten­dría­mos una po­li­cía mi­li­ta­ri­za­da con am­plias fa­cul­ta­des pa­ra com­ba­tir el cri­men or­ga­ni­za­do sin li­mi­ta­cio­nes, con­tra­vi­nien­do la historia del Ejér­ci­to Mexicano. El cam­bio re­pen­tino de fun­cio­nes y atri­bu­cio­nes re­pre­sen­ta un gra­ve ries­go pa­ra la es­ta­bi­li­dad so­cial del país, pe­ro tam­bién es mor­tal de­jar cre­cer la de­lin­cuen­cia e in­se­gu­ri­dad.

An­te esa en­cru­ci­ja­da se abrió el de­ba­te so­bre la Guar­dia Na­cio­nal, pa­ra que en di­ver­sos fo­ros se re­co­gie­ra el sen­tir na­cio­nal so­bre el te­ma. Pe­ro de­sa­for­tu­na­da­men­te la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na se ha vis­to li­mi­ta­da por el es­cán­da­lo del desabasto y com­ba­te al “hua­chi­col”, de­jan­do en el ol­vi­do un te­ma tras­cen­den­tal pa­ra nues­tra paz so­cial. El ca­mino de la apro­ba­ción pa­re­ce que se ha alla­na­do con la pro­pues­ta de una Guar­dia Na­cio­nal con un man­do ci­vil (una as­pi­ra pa­ra un cáncer), tan­to así es la se­gu­ri­dad que se apro­ba­rá que ya hay una con­vo­ca­to­ria

(dis­fra­za­da) pa­ra re­clu­tar 50 mil miem­bros pa­ra la Guar­dia Na­cio­nal.

Los me­xi­ca­nos te­ne­mos una ne­ce­si­dad de se­gu­ri­dad, ade­más de ser un de­re­cho fun­da­men­tal y el Es­ta­do tie­ne la obli­ga­ción de usar to­dos sus re­cur­sos pa­ra ga­ran­ti­zar los de­re­chos de los ciu­da­da­nos. El pro­ble­ma es que en los gran­des epi­so­dios de te­rror co­lec­ti­vo que he­mos vi­vi­do los me­xi­ca­nos ha par­ti­ci­pa­do el Ejér­ci­to. Es de­cir, el te­mor es fun­da­do que una guar­dia

mi­li­ta­ri­za­da re­pre­sen­ta una ame­na­za no só­lo al cri­men or­ga­ni­za­do, sino que tam­bién lo es pa­ra la ciu­da­da­nía. Y co­mo di­ce un re­frán mexicano: “No le pi­das pe­ras al ol­mo”, lo que sig­ni­fi­ca que le es­ta­mos en­dil­ga­do atri­bu­tos a la nue­va Guar­dia Na­cio­nal que por su na­tu­ra­le­za ja­más po­drá te­ner: Cor­te­sía, le­ga­li­dad, buen tra­to, res­pe­to, sen­si­bi­li­dad y cri­te­rio an­te la ciu­da­da­nía.

An­te esa en­cru­ci­ja­da se abrió el de­ba­te so­bre la Guar­dia Na­cio­nal, pa­ra que en di­ver­sos fo­ros se re­co­gie­ra el sen­tir na­cio­nal so­bre el te­ma. Pe­ro de­sa­for­tu­na­da­men­te la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na se ha vis­to li­mi­ta­da por el es­cán­da­lo del desabasto y com­ba­te al “hua­chi­col”, de­jan­do en el ol­vi­do un te­ma tras­cen­den­tal pa­ra nues­tra paz so­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.