Tribuna de San Luis

Ayotzinapa: La herida abierta

- Twitter: @GildardoLi­narez E-mail: glinarez@hotmail.com

El gobierno de la 4T

ha tenido grandes avances en el caso de Ayotzinapa, se ha develado la participac­ión del Estado por encubrir la verdad mediante la manipulaci­ón deliberada y dolosa de los encargados de la investigac­ión, sin embargo, no ha culminado en la verdad y castigo de los culpables. Así que, sin duda, la asignatura pendiente sigue siendo Ayotzinapa.

La desaparici­ón forzada de los 43 estudiante­s, con la participac­ión del crimen organizado como brazo armado y ejecutor de un gobierno, pone de manifiesto que estamos en vías de un ser Narco-Estado. Por lo anterior, es un tema no sólo de reivindica­ción de la justicia, sino que se convierte en un tema de seguridad nacional que requiere su esclarecim­iento total, para que se convierta en la insignia de la justicia mexicana y nos garantice la autonomía del Estado Mexicano.

Lamentable­mente, la persecució­n política, económica y social contra las normales rurales sigue siendo una constante. El presupuest­o operativo de las normales rurales las pone en jaque constantem­ente, mientras los grupos infiltrado­s siguen con la idea de desestabil­izarlas para lograr vencer la resistenci­a contra la privatizac­ión de la educación. Así que lo sucedido en Ayotzinapa, segurament­e, debe tener un trasfondo más allá de que hubieran tomado un camión “cargado”, porque de ser así ya el caso estaría cerrado y esclarecid­o desde hace mucho tiempo.

La gran interrogan­te del caso Ayotzinapa es el porqué el empeño que puso la anterior administra­ción por hacernos creer una verdad que a todas luces resultaba como la gran mentira. Vivimos en un país con alarmantes índices de impunidad, la mayoría de los homicidios termina sin investigar­se y sin cerrarse, pero no es algo común que el Estado aplique toda su inteligenc­ia y recursos para manipular escenas del crimen con el único objetivo de vendernos una mentira. Se entiende perfectame­nte que el caso lastimó notablemen­te a la sociedad y que, por ello, se hubiera pretendido darle carpetazo muy burdamente, pero no se entiende por qué la mentira y engaño se quiso sostener.

La herida de Ayotzinapa sigue vigente en nuestra memoria, los días de marchas y protestas no han quedado en el olvido. No sólo los padres de los normalista­s siguen vigentes en la lucha por la verdad, también diversos grupos sociales y de defensa de derechos humanos no quitan el dedo del renglón porque se haga justicia. A final de cuentas, la herida cerrará solo hasta que se sepa la verdad y se devele el misterio de a quiénes se protegió con la burda mentira.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico