El aho­ra o nun­ca de nues­tra vi­da

TVNotas Especial Horoscopos - - LOS CAMBIOS -

LA EX­PE­RIEN­CIA DE LA VI­DA

es ra­di­cal, de­ja que te pa­ra­li­ces y que eva­das has­ta que el en­fren­ta­mien­to se ha­ce fron­tal y no hay es­pa­cio pa­ra la co­bar­día. Es co­mún que has­ta que su­ce­de un even­to trau­má­ti­co o ines­pe­ra­do, co­mo una en­fer­me­dad o ac­ci­den­te, la muer­te de un ser que­ri­do, una se­pa­ra­ción, cam­bio de país o si­tua­ción eco­nó­mi­ca, la gen­te se cues­tio­na so­bre su pro­pio va­lor, sen­ti­do de vi­da y exis­ten­cia. El cam­bio es el pro­ce­so de ajus­te cuan­do co­mien­zas a asi­mi­lar las nue­vas cir­cuns­tan­cias, a ser más

fle­xi­ble an­te las po­si­bi­li­da­des pre­sen­tes que de­ter­mi­na­rán el fu­tu­ro. Pe­ro es­to es lle­gar al ex­tre­mo, no es ne­ce­sa­rio es­pe­rar a que al­go per­tur­ba­dor te sa­cu­da; de­bes com­pren­der que to­do lo que te su­ce­de en ca­da ins­tan­te es pa­ra tu bien, pa­ra tu cre­ci­mien­to y pa­ra re­co­no­cer quién eres. Los acon­te­ci­mien­tos glo­ba­les de los que so­mos tes­ti­gos, no son cas­ti­go de Dios, del Uni­ver­so, ni de al­gu­na en­ti­dad que quie­re pro­vo­car­nos da­ño. Tal es el ca­so de los fe­nó­me­nos na­tu­ra­les que tie­nen una fun­ción evo­lu­ti­va y son cí­cli­cos. El cam­bio cli­má­ti­co, te­rre­mo­tos, hu­ra­ca­nes, et­cé­te­ra, ayu­dan a com­pren­der que so­mos par­te de la ener­gía ac­ti­va del Uni­ver­so, el cual si­gue ex­pan­dién­do­se, por lo que re­quie­ren de ener­gías que co­li­sio­nan pa­ra po­der crear más ener­gía y, con ello, pro­crear más vi­da. Cuan­do pre­sen­cia­mos fe­nó­me­nos na­tu­ra­les, so­cia­les, po­lí­ti­cos o eco­nó­mi­cos pro­vo­ca­dos por el hom­bre, co­mo la ex­plo­ta­ción de los re­cur­sos na­tu­ra­les o de las co­mu­ni­da­des vul­ne­ra­bles, que traen co­mo con­se­cuen­cia

Re­cha­zar los cam­bios es ir con­tra nues­tra evo­lu­ción; en­tre más te re­sis­tes, más re­pi­tes erro­res... ven­ce mie­dos y cum­ple tus sue­ños. NO ES NE­CE­SA­RIO ES­PE­RAR A QUE AL­GO PER­TUR­BA­DOR TE SA­CU­DA PA­RA CAM­BIAR, DE­BES COM­PREN­DER QUE TO­DO LO QUE TE SU­CE­DE ES PA­RA TU CRE­CI­MIEN­TO TO­DO FE­NÓ­MENO NA­TU­RAL TIE­NE UNA FUN­CIÓN EVO­LU­TI­VA, MIEN­TRAS QUE LOS PRO­VO­CA­DOS POR EL HOM­BRE, CO­MO LOS SO­CIA­LES, PO­LÍ­TI­COS Y ECO­NÓ­MI­COS, AYU­DAN A VINCULARNOS CON LOS DE­MÁS “Eres co­mo te pien­sas, lo que te ocu­rre es co­mo te sien­tes”

LOS CAM­BIOS

gue­rra, po­bre­za y en­fer­me­dad, y que tie­nen co­mo fin el con­trol de las ma­sas por el po­der de unos cuan­tos a ni­vel mun­dial, bus­can­do ge­ne­rar mie­do, caos, cul­pa, an­sie­dad o enojo; es­ta­mos an­te prue­bas

maes­tras que ocu­rren a ni­vel co­lec­ti­vo, más que in­di­vi­dual. Es­tas ex­pe­rien­cias nos vin­cu­lan con los de­más, tan­to con quie­nes ama­mos, co­mo con aque­llos a quie­nes no co­no­ce­mos o re­cha­za­mos. Hay que des­ha­cer­se del mie­do, que es una lu­cha con­tra nues­tra pro­pia exis­ten­cia. Hay que des­ha­cer­se del mie­do, que es una lu­cha con­tra nues­tra pro­pia exis­ten­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.