LA MUER­TE LE DA SEN­TI­DO A LA VI­DA

TVNotas Especial Horoscopos - - LA EVOLUCIÓN DEL ALMA -

Si la idea de muer­te no exis­tie­ra, se per­de­ría el sen­ti­do de vi­vir, es sim­ple:

¿QUÉ PA­SA­RÍA SI NUN­CA MO­RI­MOS?

Si su­pie­ras que nun­ca vas a mo­rir, no ten­drías mie­dos a na­da, no te preo­cu­pa­ría ex­pre­sar lo que sien­tes por al­guien; no te im­por­ta­rían las en­fer­me­da­des ni lo que su­ce­da en el mun­do o a los de­más; no pa­sa­ría na­da, na­die mo­ri­ría y só­lo ha­bría na­ci­mien­tos. Vi­vi­rías una eter­ni­dad sin te­mor a en­ve­je­cer o su­frir. Co­mo na­die mo­ri­ría, no ten­drías que ex­tra­ñar ni ex­pe­ri­men­tar el va­cío... la pér­di­da. Pa­re­ce un mun­do ideal y per­fec­to, pe­ro sin sen­ti­do de pér­di­da no se va­lo­ra­ría la vi­da, el res­pi­rar, el sen­tir, no ha­bría des­ape­go, no sa­brías sol­tar ni agra­de­cer. Se­ría­mos se­res sin sen­ti­do de per­te­nen­cia, in­sen­si­bles, au­tó­ma­tas ma­te­ria­les sin la lla­ma de la ex­pe­rien­cia es­pi­ri­tual.

EL APE­GO NOS HA­CE PER­DER EL SEN­TI­DO DE LA VI­DA

La apa­ren­te muer­te, el su­fri­mien­to y la idea

de se­pa­ra­ción y fi­ni­tud le dan sen­ti­do al vi­vir. Pe­ro la emo­ción del ape­go nos ha­ce ol­vi­dar que el cuer­po de­be ser­vir al al­ma y no al re­vés; es­to ha­ce per­der el sen­ti­do de vi­da, ya que el ape­go crea la fal­sa ilu­sión de pér­di­da, de va­cío. El ape­go ma­te­rial: al di­ne­ro, la be­lle­za, la ju­ven­tud, el es­ta­tus, a un lu­gar.

Es­to da pa­so a la en­vi­dia, la va­ni­dad, el cla­sis­mo, el ma­te­ria­lis­mo, et­cé­te­ra. El ape­go emo­cio­nal, es de­cir, ha­cia las per­so­nas o creen­cias; lo que ha­ce sur­gir los ce­los, el con­trol, abu­so, ra­cis­mo, en­tre otros. El ape­go y el su­fri­mien­to van de la mano. El ape­go es res­pon­sa­ble de que la muer­te due­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.