PRO­NÓS­TI­CO DE LEO MES A MES

TVNotas Especial Horoscopos - - Signos Occidentales -

Enero INICIARÁS EL AÑO GA­NAN­DO BIEN

Des­ta­ca­rás des­de los pri­me­ros días del año, con me­tas cla­ras y ob­je­ti­vas. Se te da ser je­fe y ten­drás un ex­ce­len­te equi­po.

Lo­gra­rás que te pa­guen bien, ya sea que te ha­yas que­da­do en el mis­mo em­pleo o es­tés en­tran­do a al­go nue­vo.

Ve­nus se en­con­tra­rá en Es­cor­pio, lo que pon­drá las co­sas ten­sas con tu pa­re­ja. Si apa­re­ce un pre­ten­dien­te, ten­drás mo­ti­vos pa­ra ir­te.

Trae­rás tus acha­ques en­ci­ma, por lo que deberás re­gre­sar a la bue­na ali­men­ta­ción y a los me­di­ca­men­tos na­tu­ris­tas que tan­to te sir­ven.

No ha­brá tan­to, ya que es­ta­rás más in­tere­sa­do en sa­lir con tus ami­gos y eso no le gus­ta­rá na­da a tu pa­re­ja.

Ju­lio PENSARÁS EN COM­PRAR UNA CA­SA, ¡Y SE­RÁ UNA BUE­NA IDEA!

Te ade­lan­ta­rás a los he­chos y eso te per­mi­ti­rá ver de an­te­mano las ju­ga­das de los otros pa­ra es­tar un pa­so ade­lan­te de ellos.

Te em­pe­za­rás a cues­tio­nar as­pec­tos de vi­vien­da, ren­tas o com­pra de un ho­gar, y se­rá una ex­ce­len­te idea.

En oca­sio­nes es­ta­rás sú­per amo­ro­so con tu pa­re­ja y en otras dis­tan­te y dis­per­so, lo que pue­de exas­pe­rar a tu amor­ci­to, quien ya no sa­brá qué es­pe­rar de ti.

La ma­la po­si­ción afec­ta­rá gra­dual­men­te tu es­pal­da, por lo que deberás ir con un hue­se­ro u or­to­pe­dis­ta pa­ra que te ni­ve­le.

De­ci­di­rás co­que­tear fue­ra del ni­do, pe­ro no re­sul­ta­rá y vol­ve­rás a lo co­no­ci­do y có­mo­do.

Fe­bre­ro LA RE­LA­CIÓN DE PA­RE­JA ES­TA­RÁ TEN­SA

Jú­pi­ter te ofre­ce­rá po­der y éxi­tos pro­fe­sio­na­les, los cua­les de­ja­rán a mu­chos con la bo­ca abier­ta.

Te encontrarás den­tro de una tran­si­ción la­bo­ral y pue­de que tu suel­do lle­gue re­tra­sa­do por una nue­va ad­mi­nis­tra­ción. Ten­drás que ser cau­to y no gas­tar tan­to.

Se­gui­rás en una re­la­ción que po­co a po­co se debilita; oja­lá que no lle­gues a amar­gas con­se­cuen­cias. Si te ha­lla­ras so­lo des­de ha­ce mu­cho, ten la se­gu­ri­dad de que lle­ga­rá tu pa­re­ja.

Te encontrarás abru­ma­do y can­sa­do, así que ten­drás que to­mar vi­ta­mi­nas y mag­ne­sio.

Tu pa­re­ja desea­rá más y más, y tú no con­ta­rás ni con el tiem­po ni con la ener­gía pa­ra ello.

Agos­to TEN­DRÁS VA­CA­CIO­NES, PE­RO AL VOL­VER IRÁS CON EL DOC­TOR

Te irás de va­ca­cio­nes, pe­ro te da­rás cuen­ta de que los otros en­tra­ron en pau­sa, y les va­le. Se­rá me­jor que te ocu­pes de ello has­ta tu re­gre­so.

Gas­ta­rás bo­ni­to en tus días de des­can­so, no obs­tan­te, ten­drás to­do pre­su­pues­ta­do. Deberás es­for­zar­te por pa­gar tus ser­vi­cios y tar­je­tas pa­ra no te­ner re­car­gos.

Tú y tu pa­re­ja ne­ce­si­ta­rán tiem­po so­li­tos pa­ra se­re­nar­se. Si te en­con­tra­ras so­lo, lle­ga­rá amor­ci­to.

Se­gu­ra­men­te ten­drás que ir al mé­di­co por tus acha­ques y te me­te­rá en un ré­gi­men ali­men­ti­cio.

Ha­brá com­pe­ne­tra­ción con tu pa­re­ja. Re­co­no­ce­rás que te has vuel­to flo­jo en el se­xo, por lo que te pon­drás las pi­las.

Mar­zo EL TRA­BA­JO SE PON­DRÁ PE­SA­DO Y BUSCARÁS OTRAS OP­CIO­NES

Ha­brá vien­tos hu­ra­ca­na­dos en tu em­pleo, gue­rras de po­der; por tan­to, aguan­ta­rás y sal­drás de ello ha­cia fi­na­les del mes.

No te es­ta­rán pa­gan­do a tiem­po, ya que te ha­lla­rás en­tran­do a una nue­va em­pre­sa o em­pleo. Se­rá me­jor gas­tar po­qui­to.

La pri­ma­ve­ra pro­me­te mu­cho co­que­teo y nue­vas con­quis­tas. Urano apa­re­ce­rá con mu­chas sor­pre­sas bue­nas y ma­las ba­jo la man­ga. Ha­brá so­bre­sal­tos y tan­tas co­sas que asi­mi­lar, que es pro­ba­ble que te sien­tas muy dé­bil y abru­ma­do.

La pri­ma­ve­ra su­bi­rá tu li­bi­do, así que de en­con­trar­te pa­san­do una rup­tu­ra amo­ro­sa, que­rrás ex­pe­ri­men­tar con al­guien nue­vo.

Sep­tiem­bre TEN­DRÁS QUE INVERTIRLE TIEM­PO Y DI­NE­RO A TU SA­LUD

Sa­turno te sa­ca­rá de tus ca­si­llas cuan­do al re­gre­sar de va­ca­cio­nes en­cuen­tres las co­sas ato­ra­das en tu em­pleo. Pon­drás a tra­ba­jar a to­dos ho­ras ex­tras. Ten­drás que me­ter­le di­ne­ro al co­che, pa­gar aná­li­sis o mé­di­cos, te­ra­pias, et­cé­te­ra, tan­to tu­yas co­mo de fa­mi­lia­res.

Tu amor­ci­to que­rrá es­tar pe­ga­do a ti o vi­vir con­ti­go; tú no, pe­ro encontrarás có­mo te­ner es­pa­cio pa­ra ti so­li­to, aun­que no se­rá na­da fá­cil. Ten­drás que re­co­no­cer que no te sien­tes del to­do bien y deberás cui­dar­te lo ne­ce­sa­rio.

Tu pa­re­ja se da­rá cuen­ta de que ha­ces el amor con un de­jo de obli­ga­ción y des­gano, así que ten­drás que me­ter­le sa­bor al cal­do.

Abril EL DI­NE­RO Y EL AMOR SE­RÁN OPOR­TU­NOS

Ha­brá di­fi­cul­ta­des, pe­ro te su­birás en tu ego y sor­pren­de­rás al mos­trar de lo que eres ca­paz de ha­cer gra­cias a tu ta­len­to. Por fin lle­ga­rá jun­to to­do el di­ne­ro que te de­ben; re­cuer­da que deberás pa­gar pri­me­ro las deu­das que creas­te. De ahí en ade­lan­te, arri­ba­rá pun­tual y opor­tuno.

Se­rá has­ta la úl­ti­ma se­ma­na del mes cuan­do me­jo­re tu re­la­ción sen­ti­men­tal. Si es­tu­vie­ras co­men­zan­do un nue­vo ro­man­ce, vi­vi­rás mo­men­tos má­gi­cos. Ten­drás que or­ga­ni­zar tus ho­ra­rios y de­jar tiem­po su­fi­cien­te pa­ra dor­mir y des­can­sar.

Es­ta­rás más ja­ca­ran­do­so, pe­ro deberás ha­cer­le sen­tir a tu pa­re­ja que só­lo tie­nes ojos pa­ra ella/él.

Oc­tu­bre SE TE PRE­SEN­TA­RÁN PRO­YEC­TOS INES­PE­RA­DOS, PE­RO BUE­NOS

Lle­ga­rán opor­tu­ni­da­des; si­gue tus co­ra­zo­na­das y én­tra­le, ya que tra­ba­ja­rás con éxi­to pa­ra dos ins­ti­tu­cio­nes a la vez.

Los nue­vos em­pleos o pro­yec­tos te da­rán los ex­tras que es­ta­bas ne­ce­si­tan­do pa­ra se­guir ayu­dan­do a los tu­yos y con­ti­nuar con el tren de vi­da que te gus­ta.

Ha­brá es­ta­bi­li­dad en tu re­la­ción, si quie­res se­guir con ella, si no, arri­ba­rá un amor que se­rá tu án­gel pro­tec­tor, y ade­más muy sexy.

Siem­pre es­tás can­sa­do y de pri­sa, así que se­rá in­dis­pen­sa­ble que le per­mi­tas a tu cuer­po des­can­sar.

Te da­rás cuen­ta de que deberás es­for­zar­te más en lo se­xual, o bien, ten­drás que bus­ca pa­re­jas que no es­tén tan in­tere­sa­das en el se­xo.

Ma­yo SI ERES JO­VEN, SE­RÁ UN BUEN MO­MEN­TO PA­RA TE­NER HI­JOS

Mar­te en Gé­mi­nis pro­vo­ca­rá que pro­pon­gas en tu em­pre­sa al­go "im­po­si­ble", pe­ro que an­te el asom­bro de to­dos, ten­drá éxi­to. Tus fi­nan­zas me­jo­ra­rán por nue­vos pro­yec­tos in­de­pen­dien­tes, los cua­les se aco­pla­rán per­fec­ta­men­te con el sec­tor don­de te en­cuen­tres.

Ve­nus en Aries te trae­rá la fuer­za in­ter­na pa­ra ex­pre­sar abier­ta­men­te lo que sien­tes por el otro. Se­rá un buen mo­men­to pa­ra bus­car te­ner hi­jos, si aún eres jo­ven.

Te encontrarás más amo­ro­so que se­xual, con ga­nas de pla­ti­car mu­cho y que te es­cu­chen; eso se­rá lo más sexy pa­ra ti, pe­ro no pa­ra el otro, por lo que deberás to­mar­lo en cuen­ta y po­ner­te en sus za­pa­tos.

No­viem­bre HA­BRÁ QUE ESMERARSE CON LA PA­RE­JA... Y EN LA SA­LUD

Urano en Tau­ro te ayu­da­rá a ha­cer mo­di­fi­ca­cio­nes, a com­pa­gi­nar tus la­bo­res y a ha­cer­te de un equi­po más gran­de y em­pren­de­dor. Lle­ga­rá en abun­dan­cia, por lo que se­rá el mo­men­to pa­ra ha­cer­te de una pro­pie­dad. Tam­bién ten­drás que in­ver­tir más en tu sa­lud.

Se­rá me­jor que te ocu­pes más del ho­gar, de en­cen­der el fo­gón con pa­la­bras, be­sos y pre­sen­cia. Es­ta­rás crean­do bas­tan­te con tu men­te y ha­brá po­ca ener­gía en tu cuer­po. Deberás to­mar agua con mi­ne­ra­les, vi­ta­mi­nas y es­pi­ru­li­na.

Te es­me­ra­rás más en la in­ti­mi­dad con tu pa­re­ja, quien es­tá fran­ca­men­te ham­brien­ta de se­xo, ca­ri­cias y de que la mi­res só­lo a ella/él.

Ju­nio RE­GRE­SA­RÁ LA TRAN­QUI­LI­DAD LA­BO­RAL Y HA­BRÁ DI­NE­RO

Ha­brá ar­mo­nía en tu tra­ba­jo, ya se ha­brán acos­tum­bra­do a tu pre­sen­cia o man­do. Las co­sas se des­li­za­rán fá­cil y pro­duc­ti­va­men­te.

Lle­ga­rá cons­tan­te y vi­vi­rás bien; po­drás dar­le a los tu­yos, aun­que ha­brá que ad­ver­tir­les que ya te vie­ron ca­ra de che­que al por­ta­dor, que se tie­nen que me­dir.

Se­rá com­pli­ca­do com­pa­gi­nar ho­ra­rios y fe­chas con tu pa­re­ja; le que­da­rás mal y que­rrá pa­gar­te con la mis­ma mo­ne­da.

No ten­drás mu­cha ener­gía en el cuer­po, pe­ro tu men­te irá muy rá­pi­do y eso te ago­ta­rá aún más. Deberás to­mar un des­can­so.

Tra­ta­rás de en­con­ten­tar a tu pa­re­ja con buen se­xo, pues le ha­rá mu­cha fal­ta.

Di­ciem­bre SE­RÁS BEN­DE­CI­DO CON UN SIN­FÍN DE PRO­YEC­TOS

Urano te trae­rá sor­pre­sas la­bo­ra­les en ám­bi­tos que nun­ca ha­bías sos­pe­cha­do que se die­ran.

Ha­brá su­fi­cien­te di­ne­ro pa­ra ter­mi­nar el año y em­pe­zar el si­guien­te. Irás al al­za, pe­ro mu­cho ojo, se­rá im­por­tan­te gas­tar y aho­rrar con sa­bi­du­ría.

El Sol en Sa­gi­ta­rio te trae­rá ga­nas de es­tar en fa­mi­lia y re­unir a la tri­bu. Tam­bién le ha­rás mu­cho ca­so a tu amor­ci­to.

Tu sa­lud no se­rá la me­jor, deberás acu­dir con un mé­di­co in­ter­nis­ta pa­ra que él te man­de con los es­pe­cia­lis­tas ne­ce­sa­rios.

Co­mo te es­ca­pa­rás a un si­tio con pla­ya, los ma­ris­cos, el cli­ma, to­do se com­pa­gi­na­rá pa­ra que le des rien­da suel­ta a tu se­xua­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.