PRO­NÓS­TI­CO DE LI­BRA MES A MES

TVNotas Especial Horoscopos - - Signos Occidentales -

Enero ES­TA­RÁ DI­FÍ­CIL LA CUES­TA DE ENERO, PE­RO LLE­GA­RÁ AL­GUIEN QUE TE AMARÁ

La cues­ta de enero no se­rá fá­cil, pe­ro un ami­go te con­se­gui­rá un tra­ba­jo que te aco­mo­da­rá.

No ha­brá mu­cho dis­po­ni­ble, así que pre­vé y guar­da lo más po­si­ble. Ana­li­za una for­ma có­mo­da de ga­nar di­ne­ro; al­guien ven­drá a sal­var­te.

De­ci­di­rás que quie­res pa­re­ja y ha­rás to­do lo po­si­ble pa­ra te­ner­la. A tra­vés de un ami­go, co­no­ce­rás a tu al­ma ge­me­la; via­ja­rás mu­cho con él o ella.

Es­ta­rás muy ner­vio­so pen­san­do en el fu­tu­ro. Ade­más, se­gui­rán tus acha­ques y aho­ra sí ha­brá que ir a un mé­di­co es­pe­cia­lis­ta.

Ha­cia fi­na­les de mes, cuan­do ha­ya lle­ga­do al­guien que te amará,

sa­bo­rea­rás las de­li­cias del se­xo sa­gra­do ín­ti­mo. Re­ju­ve­ne­ce­rás y vol­ve­rás a te­ner pa­sión por la vi­da.

Ju­lio HA­BRÁ MU­CHA SEN­SUA­LI­DAD Y AMO­RES LO­COS; TEN­DRÁS QUE VEN­CER LA APA­TÍA Y AVAN­ZAR

Ten dis­ci­pli­na y qué­da­te en tu lu­gar de tra­ba­jo; es lo me­jor pa­ra ti. Qui­zá no es­ta­rás en un lecho de ro­sas, pe­ro se­rá un buen ni­cho.

Ha­brá, aun­que no el que qui­sie­ras; sin em­bar­go, po­drás rea­li­zar un tra­ba­jo al­terno, mis­mo que po­drás lle­var a ca­bo en ca­sa.

Si es­tás so­lo, atrae­rás ro­man­ces lo­cos y fu­ga­ces; si es­tás en pa­re­ja, lo­gra­rán gran in­ti­mi­dad.

Ten­drás que ven­cer la apa­tía, bus­ca mo­ti­va­ción, en lo es­pi­ri­tual, cul­tu­ral o ar­tís­ti­co. Ali­mén­ta­te bien pa­ra es­tar fuer­te, te ur­gi­rá ha­cer cam­bios.

Tu cuer­po es­ta­rá muy dis­pues­to al pla­cer y a nue­vas for­mas de ha­cer el amor. Es­ta­rás de bue­nas y no pon­drás pre­tex­tos, no im­por­ta la ho­ra ni el día.

Fe­bre­ro SE­RÁ TIEM­PO DE RE­CO­BRAR LA AU­TO­ES­TI­MA Y ABRIR­LE LA PUER­TA AL AMOR

Es­ta­rás en tra­tos y acuer­dos con la nue­va em­pre­sa pa­ra la que la­bo­ra­rás. Se­rá di­fí­cil por­que ha­brá que rein­ven­tar­se, pe­ro con or­den y dis­ci­pli­na lo lo­gra­rás.

Has­ta la úl­ti­ma se­ma­na de fe­bre­ro em­pe­za­rá a en­trar po­co a po­co, mien­tras, al­guien ten­drá que pres­tar­te. Es­te año lo­gra­rás vi­vir me­jor que an­tes.

Si em­pie­zas una re­la­ción, sur­gi­rán dis­gus­tos le­ves; si es­tás so­lo, desin­hí­be­te y sal al mun­do.

Ali­mén­ta­te sa­na­men­te, pa­ra re­co­brar ener­gía y las ga­nas de

co­mer­te el mun­do; ade­más de vi­ta­mi­nas, mí­ni­mo ca­mi­na.

Pon lu­ces te­nues o de co­lo­res, qui­ta la mo­no­to­nía de la os­cu­ri­dad. Eres her­mo­so.

Agos­to LA PRE­SIÓN ECO­NÓ­MI­CA DIS­MI­NUI­RÁ Y TE SEN­TI­RÁS MÁS ALIVIADO; CUI­DA TU SA­LUD

Ya no te sen­ti­rás pre­sio­na­do ni ob­ser­va­do en el tra­ba­jo, es­ta­rás a tus an­chas. Ha­rás las co­sas a gus­to y a tu tiem­po.

Agra­de­ce­rás te­ner tu suel­do quin­ce­nal por­que ya irás al día con tus cuen­tas. Tu re­fri­ge­ra­dor es­ta­rá lleno y pa­ga­rás al­go de lo que de­bías. Se te ve­rá más fe­liz.

Si tie­nes pa­re­ja, es­ta­rás muy a gus­to, aun­que que­rrás tu es­pa­cio. Es­ta­rás atrac­ti­vo y muy sexy.

Pue­de que ha­ya res­fria­dos o tos, si fu­mas; te ur­ge de­jar los vi­cios. Es­tar al ai­re li­bre te da­rá una nue­va pers­pec­ti­va de vi­da.

Se­rá una de­li­cia, sin pri­sa ni ho­ra­rios. Te sen­ti­rás her­mo­so y sen­sual, y to­dos lo no­ta­rán. Es­ta­rás co­que­to y bas­tan­te pro­vo­ca­ti­vo.

Mar­zo EL YO­GA KUN­DA­LI­NI SE­RÁ UNA HE­RRA­MIEN­TA PER­FEC­TA PA­RA TI Y TE ABRIRÁS AL BUEN AMOR

Las co­sas han me­jo­ra­do y te sien­tes a gus­to en tu lu­gar de tra­ba­jo; no es la gran co­sa, pe­ro si lo com­bi­nas con otro pro­yec­to per­so­nal crea­ti­vo, se­rá su­fi­cien­te. Ha­brá di­ne­ro, pe­ro co­mo de­bes, ten­drás que pa­gar, así que no te sen­ti­rás aún a tus an­chas has­ta el mes que en­tra.

Se­rá un año ro­mán­ti­co en el que no es­ta­rás so­lo; se es­tá vol­vien­do a abrir tu co­ra­zón. Ha­brá al­gu­nas aler­gias, ya que no te es fá­cil abrir­te a lo nue­vo. El yo­ga kun­da­li­ni se­rá una he­rra­mien­ta for­mi­da­ble.

Me­jo­ra­rá el se­xo sus­tan­cial­men­te. La ro­pa ín­ti­ma her­mo­sa y sexy, así co­mo el de­pi­la­do, ma­ni­cu­re y pe­di­cu­re, te de­ja­rán ver­te be­llo.

Sep­tiem­bre HA­BRÁ SEN­SUA­LI­DAD SANA Y PLE­NA; LO­GRA­RÁS GRAN­DES CO­SAS CON CREA­TI­VI­DAD

Te en­fo­ca­rás en tu tra­ba­jo y lo­gra­rás gran­des co­sas en po­co tiem­po. Tu crea­ti­vi­dad aflo­ra­rá y plas­ma­rá be­lle­za y per­fec­ción. Ha­lla­rás la fór­mu­la per­fec­ta pa­ra que mes a mes en­tre el di­ne­ro que pre­ci­sas. Vol­ve­rás a re­sur­gir fuer­te.

Si es­tás em­pe­zan­do una re­la­ción, irás des­pa­cio pa­ra no su­frir de­cep­cio­nes, pe­ro te gus­ta­rá y la pa­sa­rás bien; si es­tás en pa­re­ja, te re­la­ja­rás pa­ra amar­la.

La gim­na­sia men­tal se­rá be­ne­fi­cio­sa pa­ra apren­der co­sas nue­vas y ha­cer to­do aque­llo que te da­ba mie­do.

Tu sana sen­sua­li­dad se­rá el in­di­ca­ti­vo más cla­ro de que lo­gra­rás ven­cer mie­dos y com­ple­jos, y te ve­rás con nue­vos ojos. Acep­ta­rás tu cuer­po y el de tu ama­do.

Abril LLE­GA­RÁ UN CON­TRA­TO JUS­TO A TU ME­DI­DA Y SU­BI­RÁ SUS­TAN­CIAL­MEN­TE TU ECO­NO­MÍA

Hay un área la­bo­ral que rea­li­zas muy bien, so­bre to­do lo re­la­cio­na­do con las co­mu­ni­ca­cio­nes, te­ra­pias, ar­te y es­té­ti­ca; ¡des­ta­ca­rás!

Se da­rá una subida fe­no­me­nal en tus fi­nan­zas, te re­cu­pe­ra­rás por com­ple­to y te pon­drás al día en tus cuen­tas.

Ya te ade­cuas­te al rit­mo de tu pa­re­ja, se es­tán en­ca­ri­ñan­do más. Si es­tás sol­te­ro, encontrarás a al­guien que te da­rá mu­cha paz y pro­tec­ción. Se­rá im­por­tan­te to­mar al­go de sol y vitamina “D” pa­ra fi­jar el cal­cio en los hue­sos.

Has re­cu­pe­ra­do la sen­sua­li­dad y la pa­sión que lle­vas den­tro. Te sen­ti­rás me­jor con tu cuer­po y sa­lud, y ren­di­rás más.

La gim­na­sia se­xual te man­ten­drá en bue­na for­ma.

Oc­tu­bre SE­RÁ UN PE­RIO­DO DE EX­CE­LEN­CIA, PRO­DUC­TI­VI­DAD Y RE­CO­NO­CI­MIEN­TOS

En­tra­rás en un pe­rio­do de ex­ce­len­cia y pro­duc­ti­vi­dad. Cru­za­rás an­sie­dad y re­ci­bi­rás re­co­no­ci­mien­to.

La eco­no­mía lle­ga­rá cons­tan­te y cam­bia­rá el sa­bor y co­lor de tu vi­da. Or­de­na­rás tus co­bros y pa­gos; ya no es­ta­rás preo­cu­pa­do.

Lle­ga­rá un amor­ci­to; no jue­gues al co­que­to con otros, pues se po­dría de­rrum­bar to­do. Si es­tás ca­sa­do, se­gui­rás con­ten­to.

Se te ve­rá más tran­qui­lo y me­nos ner­vio­so. Ya no que­rrás es­con­der­te del mun­do ni que­dar­te en tu ca­ma.

Es­tá bien que te gus­ten los jue­gos

subidos de co­lor en el se­xo, pe­ro ten cui­da­do de no en­trar en zo­nas os­cu­ras que ten­gas que la­men­tar. Go­za y ex­pe­ri­men­ta, pe­ro siem­pre sa­na­men­te.

Ma­yo TO­DO MARCHARÁ BIEN EN EL TRA­BA­JO, SI ERES PUN­TUAL, OR­DE­NA­DO Y NO FAL­TAS

Es im­por­tan­te que seas coope­ra­ti­vo y ser­vi­cial con je­fes y com­pa­ñe­ros, ya que de ello de­pen­de­rá tu es­tan­cia. Tam­po­co pi­das per­mi­sos pa­ra fal­tar.

Se­gui­rá lle­gan­do pun­tual. Ve me­tién­do­le pin­tu­ra e im­per­mea­bi­li­za­ción a tu ho­gar.

No es un buen mo­men­to pa­ra re­la­cio­nes su­per­fi­cia­les, só­lo te frus­tra­rías. Si tie­nes pa­re­ja, to­do flui­rá y se di­ver­ti­rán mu­cho.

Tie­nes más con­fian­za en ti mis­mo y has erra­di­ca­do mie­dos; tu sa­lud es­ta­rá mu­cho me­jor. Co­me me­nos car­ne ro­ja.

Ha­brá buen se­xo y rei­nau­gu­ra­rás mu­chas zo­nas eró­ti­cas ol­vi­da­das de tu cuer­po. Tu aman­te se­rá apli­ca­do pa­ra sa­tis­fa­cer­te, y tú de­di­ca­rás lar­gas ho­ras a go­zar su cuer­po.

No­viem­bre RE­CO­BRA­RÁS LA FUER­ZA DE LOS TRIUN­FA­DO­RES Y LLE­GA­RÁ EL AMOR DE TU VI­DA

Te en­tra­rá la hor­mi­gui­ta tra­ba­ja­do­ra y lle­va­rás muy buen rit­mo; re­co­bra­rás la fuer­za de los triun­fa­do­res. Se­rá un mes eco­nó­mi­co es­te­lar, te irá de ma­ra­vi­lla y sur­gi­rán pro­yec­tos o in­vi­ta­cio­nes la­bo­ra­les tem­po­ra­les que ha­rán de tu car­te­ra una de­li­cia.

To­do es­ta­rá en paz, la con­vi­ven­cia se­rá sua­ve, tran­qui­la, apa­sio­na­da y amo­ro­sa. Si es­tás sol­te­ro, es­te mes po­drás co­no­cer al amor de tu vi­da. Tu ra­pi­dez men­tal, as­tu­cia, in­te­li­gen­cia y ha­bi­li­da­des crea­ti­vas se da­rán a bor­bo­to­nes y en cas­ca­da.

Es­ta­rás su­ma­men­te atrac­ti­vo pa­ra el se­xo opues­to o pre­fe­ren­cia se­xual; tus fe­ro­mo­nas son fuer­tes y atrae­rán a más de uno. No jue­gues con el amor, no ha­gas su­frir a na­die.

Ju­nio DE LA RI­SA AL LLANTO Y DEL AMOR AL ARRE­BA­TO; TEN­DRÁS BUE­NOS AMI­GOS CER­CA

Te cho­ca sa­lir a tra­ba­jar con un ho­ra­rio, pe­ro no ha­brá de otra. Em­pe­za­rás a de­ses­pe­rar­te, ¡cui­da­do!, sé cohe­ren­te y con­ser­va tu em­pleo.

Es­tás ga­nan­do bien, pe­ro an­da­rás ago­bia­do. Qué­da­te con lo que más te dé di­ne­ro y te gus­te.

No que­rrás te­ner pe­ga­do co­mo mué­gano a tu amor­ci­to, sino con­tar con tu pro­pio es­pa­cio y tiem­po li­bre; se lo ha­rás sa­ber.

Pue­de ha­ber ner­vio­sis­mo y que duer­mas po­co, lo que te des­equi­li­bra­rá; no lo to­mes co­mo pre­tex­to pa­ra fal­tar al tra­ba­jo. Duer­me a tus ho­ras y or­ga­ní­za­te.

No ha­brá tan­to por­que an­da­rás

ro­ño­so y quis­qui­llo­so, pe­ro cuan­do ha­ya, se­rá dul­ce y tierno, ade­más de sen­sual. Tu pa­re­ja es sen­ti­men­tal.

Di­ciem­bre CON­VEN­DRÁ CON­SER­VAR EL TRA­BA­JO AC­TUAL PA­RA EM­PE­ZAR 2019 CON EL PIE DE­RE­CHO

Qui­zá sien­tas que ya no ha­brá na­da nue­vo que apren­der ahí, pe­ro te pa­gan y no es buen mo­men­to pa­ra moverte; es­pe­ra.

Lle­ga­rá tu suel­do a tiem­po. Si tie­nes pa­re­ja, po­drán caer en una ma­la ra­cha eco­nó­mi­ca; sé su pi­lar aho­ra, más tar­de lo se­rá pa­ra ti. Con­ser­va el tra­ba­jo, ¡ojo!

Pue­de que sea un mes muy fes­ti­vo, di­ver­ti­do y amo­ro­so si te qui­tas las te­la­ra­ñas de la ca­be­za. Con­fía cuan­do al­guien te diga que te quie­re.

Tu sa­lud no se­rá la me­jor, ya sea por se­den­ta­ris­mo, vi­cios o acha­ques que no has re­suel­to.

Con fes­te­jos, buen vino, bai­le y plá­ti­ca di­ver­ti­da, la en­tre­ga sen­sual se­rá más sa­bro­sa y es­pon­tá­nea, en el co­che y las es­ca­le­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.