La era de la COSMO VI­SIÓN LA VI­SIÓN DEL MUN­DO

Con el tér­mino de 2018, co­mien­za la opor­tu­ni­dad del ac­tuar de la hu­ma­ni­dad co­mo par­te de un mo­vi­mien­to co­lec­ti­vo, pe­ro que da la po­si­bi­li­dad de cre­cer a ni­vel in­di­vi­dual en con­cien­cia

TVNotas Especial Horoscopos - - Introducción. Lo Colectivo E Individual - POR: MÓ­NI­CA CAS­TI­LLA

El año que ter­mi­na es un puen­te que da con­ti­nui­dad a los ci­clos ener­gé­ti­cos ocu­rri­dos en años an­te­rio­res y que han im­pac­ta­do a ni­vel glo­bal; pe­ro tam­bién es el na­ci­mien­to del víncu­lo don­de se co­nec­tan las ener­gías del des­per­tar con una ne­ce­si­dad de re­gre­sar al ori­gen y ello im­pli­ca in­terio­ri­za­ción.

ES TIEM­PO DE AC­TUAR EN CO­LEC­TI­VO Y DE CRE­CER EN LO IN­DI­VI­DUAL

Es de­cir, es és­te el mo­men­to don­de con­ver­gen la opor­tu­ni­dad de ac­tuar co­mo par­te de un mo­vi­mien­to co­lec­ti­vo, con la opor­tu­ni­dad de cre­cer a ni­vel in­di­vi­dual en con­cien­cia.

TO­DOS PO­DE­MOS ME­JO­RAR EL MUN­DO, SIEN­DO PAR­TE DE LAS AC­CIO­NES PA­RA HA­CER CAM­BIOS PRO­FUN­DOS

Al re­vi­sar los re­cien­tes acon­te­ci­mien­tos mun­dia­les: even­tos geo­ló­gi­cos que cau­sa­ron de­vas­ta­cio­nes; gue­rras, cam­bios po­lí­ti­cos, ac­cio­nes pro­gre­sis­tas pa­ra la in­clu­sión, la equi­dad e igual­dad en de­re­chos hu­ma­nos; el na­ci­mien­to de co­mu­ni­da­des con la mi­sión de pro­te­ger la Tie­rra, los re­cur­sos na­tu­ra­les, fau­na y flo­ra; y el sur­gi­mien­to de ali­men­tos cu­yo ob­je­ti­vo es vol­ver al ori­gen pa­ra re­cu­pe­rar la sa­lud, pre­ve­nir en­fer­me­da­des y me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da, ha­cien­do cons­cien­te la ver­da­de­ra ne­ce­si­dad de con­su­mo... po­de­mos dar­nos cuen­ta del im­por­tan­te rol que te­ne­mos, ya sea que es­te­mos cons­cien­tes de ello o no, ya que pa­sa­mos de ser sim­ples testigos a ser cóm­pli­ces en las ac­cio­nes pa­ra que los cam­bios pro­fun­dos sur­jan.

Po­de­mos ver có­mo en la an­ti­güe­dad, lo que ocu­rría en una par­te del mun­do, no afec­ta­ba de ma­ne­ra di­rec­ta lo que su­ce­día en otra. Los con­flic­tos eran por te­rri­to­rio y su­per­vi­ven­cia, mien­tras que aho­ra es por po­der y con­trol, y lo que ocu­rra en Asia afec­ta­rá a ca­da rin­cón del pla­ne­ta y vi­ce­ver­sa. Es así que es­ta era de la glo­ba­li­za­ción trae co­mo en­se­ñan­za la for­zo­sa ne­ce­si­dad de apren­der a co­mu­ni­car­nos, no con un mis­mo idio­ma, sino con un mis­mo len­gua­je: la co­ne­xión.

"To­do nos co­nec­ta con el to­do": re­co­no­cer que la ma­ne­ra en que yo vi­va mi vi­da pue­de afec­tar la de otros, des­de có­mo pro­te­jo los re­cur­sos del pla­ne­ta, has­ta có­mo res­pe­to las creen­cias de los otros.

TAR­DE O TEM­PRANO TO­DO SE RE­VE­LA

La Ley de la Trans­pa­ren­cia es­ta­ble­ce que to­do tar­de o tem­prano se re­ve­la: las ver­da­de­ras in­ten­cio­nes, ac­cio­nes y pen­sa­mien­tos sa­len a la luz; y más aho­ra, con el avan­ce tec­no­ló­gi­co po­co que­da sin ser re­ve­la­do, só­lo aque­llo que por in­tere­ses de al­gu­nos con­vie­ne que si­ga ocul­to.

Es­ta era de la glo­ba­li­za­ción trae co­mo en­se­ñan­za la for­zo­sa ne­ce­si­dad de apren­der a co­mu­ni­car­nos, no con un mis­mo idio­ma, sino con un mis­mo len­gua­je: la co­ne­xión”

EN NU­ME­RO­LO­GÍA, 2019 RE­PRE­SEN­TA EL 3, QUE ES EL NÚ­ME­RO DE LAS AC­CIO­NES CREA­TI­VAS, PRO­YEC­CIO­NES DE SUE­ÑOS Y LA ALE­GRÍA DE COM­PAR­TIR

En nu­me­ro­lo­gía, 2019 re­pre­sen­ta el 3, que es el nú­me­ro de las ac­cio­nes crea­ti­vas, ideas no­ve­do­sas, la co­mu­ni­ca­ción ex­te­rior, las pro­yec­cio­nes de sue­ños, los pro­yec­tos, el mo­vi­mien­to y la ale­gría de com­par­tir es­pa­cio y tiem­po.

Es el re­to de ac­tuar con dis­ci­pli­na, ya que el 3 es un nú­me­ro ai­re, que ne­ce­si­ta de raí­ces pa­ra con­cre­tar to­do lo que desea.

• La dis­ci­pli­na se­rá la cla­ve pa­ra que ten­ga sen­ti­do to­da la ener­gía que re­quie­re el pro­ce­so de idea­li­zar y el de cons­truir.

• La dis­ci­pli­na es la fuer­za crea­do­ra sin­cro­ni­za­da con la ac­ción.

A ni­vel kár­mi­co, 2019 re­pre­sen­ta el ci­clo del des­pren­di­mien­to y la en­tre­ga, que se­rá la ba­se del año 2020.

• El des­pren­di­mien­to de uno mis­mo pa­ra sa­lir del in­di­vi­dua­lis­mo al bie­nes­tar co­mún, don­de ca­da una de las in­ten­cio­nes de nues­tros ac­tos es­tén ali­nea­das en con­gruen­cia con el equi­li­brio in­di­vi­dual, pa­ra ser ejem­plo, ins­pi­ra­ción y ele­men­to cla­ve en el equi­li­brio de los de­más y del mun­do en ge­ne­ral.

• Es­pi­ri­tual­men­te, sa­lir del nar­ci­sis­mo y ego­cen­tris­mo pa­ra mi­rar­se en el otro, re­co­no­cien­do que tam­bién és­te es yo: si yo las­ti­mo al otro, en con­se­cuen­cia in­frin­jo una agre­sión a mi pro­pia exis­ten­cia.

Al ha­cer cons­cien­te es­ta re­fle­xión, se pa­sa del nar­ci­sis­mo al amor pro­pio, ya que na­ce el amor in­di­vi­dual que quie­re ex­pe­ri­men­tar­se en el otro, el amar a otro, y por tan­to, a la hu­ma­ni­dad.

Con­gruen­cia, ho­nes­ti­dad, dis­ci­pli­na, en­tre­ga, agra­de­ci­mien­to y re­co­no­ci­mien­to del otro y del bie­nes­tar co­mún son las lla­ves pa­ra abrir las puer­tas que es­tán ce­rra­das.

Aun­que apa­ren­te­men­te na­da cam­bie, si yo cam­bio… to­do se trans­for­ma

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.