LOS TATUAJES Y EL PLA­CER

TVNotas - - Para Vivir Mejor -

De­trás de un ta­tua­je se en­cuen­tra un gri­to vi­sual que la ma­yo­ría de las ve­ces es­con­de vi­ven­cias que no pue­den ser ver­ba­li­za­das y ne­ce­si­tan man­te­ner­se en la piel de esa per­so­na. Sin em­bar­go, las ra­zo­nes que lle­van a al­guien a ta­tuar­se pue­den ser mu­chas.

AL TA­TUAR­SE SE LI­BE­RAN EN EL CE­RE­BRO SUS­TAN­CIAS

CO­MO LA DOPAMINA, LA CUAL GE­NE­RA PLA­CER, POR ELLO ES QUE AL­GU­NAS

PER­SO­NAS LO HA­CEN

Hay quie­nes en­cuen­tran en el ta­tua­je su pro­pia au­ten­ti­ci­dad, se sien­ten atrac­ti­vos o buscan co­mo re­com­pen­sa la sen­sa­ción de pla­cer que el do­lor les ge­ne­ra. Al ta­tuar­se se li­be­ran sus­tan­cias co­mo la dopamina, que pro­du­cen pla­cer; de ahí que re­pi­tan la ex­pe­rien­cia.

LOS ADO­LES­CEN­TES LOS UTILIZAN CO­MO UNA FOR­MA DE EX­PRE­SAR SU PRO­PIA IDEN­TI­DAD

Los ado­les­cen­tes, por ejemplo, los utilizan co­mo una for­ma de ex­pre­sar su iden­ti­dad o in­de­pen­den­cia; sin em­bar­go, su ce­re­bro aún no ha ma­du­ra­do del to­do, por lo que sus de­ci­sio­nes tam­po­co se­rán ma­du­ras. En es­tos ca­sos, en lu­gar de en­trar en dis­cu­sio­nes, se les de­be ex­pli­car to­do lo que un ta­tua­je im­pli­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.