¡Su ar­te le cues­ta san­gre!... Es­ta pin­to­ra me­xi­ca­na des­ta­ca por rea­li­zar re­tra­tos con... ¡su flui­do mens­trual!

Es­ta san­gre es un buen ma­te­rial pa­ra pin­tar y en­tre más fres­ca, es me­jor; por eso he te­ni­do que es­pe­rar has­ta ocho ci­clos mens­trua­les pa­ra ter­mi­nar una obra.

TVNotas - - Gente Como Uno -

La ar­tis­ta plás­ti­ca Tri­xia La­ra es una de las po­cas crea­do­ras que uti­li­za su pro­pia san­gre mens­trual pa­ra rea­li­zar su ar­te. Con­si­de­ra que a es­te flui­do, la so­cie­dad le ha crea­do muy ma­la fa­ma, cuan­do es un re­cur­so na­tu­ral muy va­lio­so. Sus imá­ge­nes son re­fe­ren­tes a la se­xua­li­dad, ella mis­ma, y a las víc­ti­mas de los fe­mi­ni­ci­dios y vio­len­cia. Es­to fue lo que nos con­tó:

“EM­PE­CÉ A REA­LI­ZAR MIS PINTURAS CUAN­DO NO EXIS­TÍA LA CO­PA MENS­TRUAL Y USA­BA LOS TAMPONES CO­MO BROCHA”

-¿Có­mo ini­cias­te con el ar­te mens­trual?

“Em­pe­cé a ex­pe­ri­men­tar y rea­li­zar mis pinturas cuan­do aún no exis­tía la co­pa mens­trual, la cual aho­ra uti­li­zo pa­ra re­ci­bir el lí­qui­do. Los tampones ya los usa­ba co­mo brocha y pues se me hi­zo fá­cil pin­tar con uno usa­do; en ese mo­men­to fue cuan­do me li­be­ré ”.

“DE NI­ÑA ODIABA MI CI­CLO MENS­TRUAL,

DESEABA QUE NO ME BAJARA”

-¿En qué sen­ti­do te li­be­ras­te? “En el que de­ja­ra de dar­me as­co mi san­gre y te­mor a man­char­me, por­que de ni­ña odiaba la mens­trua­ción, deseaba que no me bajara”.

“AHO­RA LA SAN­GRE LA RECOLECTO CON UNA CO­PA MENS­TRUAL Y DE AHÍ LA

PUE­DO VERTIR EN UN CONTENEDOR, PA­RA ASÍ PO­DER VER SU TEXTURA Y TONOS PA­RA MIS PINTURAS”

-¿Có­mo re­co­lec­tas la san­gre?

“Con una co­pa mens­trual, pe­ro lo co­men­cé a ha­cer en 2009 cuan­do tu­ve mi pri­me­ra co­pa. És­ta ya la uti­li­cé co­mo un me­dio de re­ci­bir el eli­xir, por­que de ahí ya la pue­des ver­ter en al­gún contenedor; de es­ta for­ma ya pu­de ver su textura, su tonos y su den­si­dad, y así co­men­zar a rea­li­zar mis tra­ba­jos”. “Mis obras es­tán de­di­ca­das

prin­ci­pal­men­te a mu­je­res des­apa­re­ci­das, se­cues­tra­das y víc­ti­mas de fe­mi­ni­ci­dio”.

-¿Cuá­les son los te­mas de tu obra?

“Es­tán de­di­ca­dos a las mu­je­res des­apa­re­ci­das, se­cues­tra­das y víc­ti­mas de fe­mi­ni­ci­dio, y tam­bién ten­go una se­rie de au­to­rre­tra­tos en los que me pin­to en di­fe­ren­tes es­ta­dos de áni­mo”. “CONFORME PA­SAN LOS DÍAS SE VA DILUYENDO, POR ELLO HE TE­NI­DO QUE ES­PE­RAR HAS­TA 8 CI­CLOS MENS­TRUA­LES PA­RA

TER­MI­NAR UNA OBRA”

-¿La san­gre mens­trual es un buen ma­te­rial?

“La del pri­mer día es muy di­fe­ren­te a la de los de­más por­que sa­le más con­cen­tra­da; si po­nes una go­ta en un lien­zo, la pue­des es­ti­rar y rin­de mu­cho. Conforme pa­san los días se va diluyendo, por ello he te­ni­do que es­pe­rar has­ta ocho ci­clos mens­trua­les pa­ra ter­mi­nar una obra. Hay gen­te que pa­ra pin­tar cuan­do no mens­trúa, la se­ca al sol y cuan­do ya es pol­vo, le agre­gan agua co­mo si fue­ran acua­re­las”.

¿Cúan­to rin­de?

“A la co­pa mens­trual le ca­ben 15 mi­li­li­tros, y en un día pue­des jun­tar 45, eso te du­ra mu­cho”. “A MÍ NO ME DA AS­CO, POR­QUE ES MI SAN­GRE; DES­DE QUE APREN­DÍ A CO­NO­CER­ME Y EXPLORARME, MI VI­DA ES ME­NOS COM­PLI­CA­DA

Y SOY MÁS FE­LIZ”

-¿Có­mo reac­cio­nan las mu­je­res?

“A al­gu­nas les da as­co por­que aso­cian la mens­trua­ción, con su­cie­dad y en­fer­me­dad. A mí no me da as­co por­que es mi san­gre. Yo las in­vi­to a re­con­ci­liar­se con su cuer­po. Des­de que apren­dí a explorarme, mi vi­da es me­nos com­pli­ca­da y más fe­liz”, fi­na­li­zó.

EN 2012, TRI­XIA CO­MEN­ZÓ A USAR SU SAN­GRE PA­RA PIN­TAR

Pa­ra ha­cer sus pinturas só­lo uti­li­za pin­ce­les de di­fe­ren­tes formas y una por­ción de san­gre.

A es­ta pin­tu­ra la ti­tu­ló La mons­trua­ción.

HA REA­LI­ZA­DO MÁS DE 50 OBRAS Y ÉSTAS SON AL­GU­NAS DE LAS MÁS IM­POR­TAN­TES De­di­ca su obra a las víc­ti­mas de fe­mi­ni­ci­dio, des­apa­re­ci­das y vio­len­ta­das.

En 2016 pre­sen­tó sus cua­dros en Co­yoa­cán; su in­ten­ción no es ven­der­los, sino ex­pre­sar al­go que po­cas ha­cen: el do­lor ajeno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.