Com­pa­ñe­ros de vi­da

TVNotas - - Para Reflexionar -

Du­ran­te una cla­se de psi­co­lo­gía pa­ra adul­tos, el pro­fe­sor le di­jo a su gru­po: “ju­gue­mos un jue­go”. So­li­ci­tó un vo­lun­ta­rio, y un hom­bre

lla­ma­do Is­sac se ofre­ció. El pro­fe­sor le pi­dió que es­cri­bie­ra en el pi­za­rrón los nom­bres de las 30 per­so­nas más im­por­tan­tes

en su vi­da. Is­sac es­cri­bió los nom­bres de sus fa­mi­lia­res, pa­rien­tes, ami­gos, com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo y ve­ci­nos. En­ton­ces, el pro­fe­sor le pi­dió que bo­rra­ra los ocho nom­bres me­nos im­por­tan­tes. Is­sac bo­rró los nom­bres de sus co­le­gas y ve­ci­nos.

Es­to con­ti­nuó has­ta que só­lo que­da­ban cua­tro nom­bres en el pi­za­rrón: sus pa­pás, su es­po­sa y su hi­ja.

El pro­fe­sor le pi­dió que qui­ta­ra dos nom­bres más.

Is­sac du­dó, pe­ro bo­rró el nom­bre de sus pa­dres. Lue­go, el pro­fe­sor le di­jo:

“por fa­vor, bo­rra uno más”. Llo­ran­do, Is­sac bo­rró

el nom­bre de su hi­ja... En el pi­za­rrón só­lo que­da­ba el nom­bre

de su es­po­sa.

El pro­fe­sor le pre­gun­tó: “¿Por qué tu es­po­sa? Tus pa­dres te cria­ron y tu hi­ja le dio luz a tu vi­da. Siem­pre pue­des en­con­trar

otra es­po­sa”.

To­dos te­nían cu­rio­si­dad por es­cu­char la ex­pli­ca­ción;

e Is­sac con­tes­tó: “un día mis pa­dres van a fa­lle­cer y mi hi­ja se mar­cha­rá pa­ra se­guir con su vi­da; la que real­men­te com­par­ti­rá to­da su vi­da con­mi­go es mi es­po­sa”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.