¡Se ar­mó un za­fa­rran­cho!... En la au­dien­cia de pa­ter­ni­dad de Car­los Sal­ce­do, sus pa­pás fue­ron gol­pea­dos y ade­más, el fut­bo­lis­ta los cul­pó por per­der el jui­cio; su mamá nos di­ce: “Su guar­daes­pal­das nos agre­dió, y en­ci­ma Car­los le gri­tó a su pa­pá ‘me la vas

TVNotas - - Los Lectores Prefieren -

Ha­ce unos me­ses di­mos a co­no­cer que Car­los Sal­ce­do, de 25 años, fue de­man­da­do por su ex pa­re­ja, Ivan­na Si­güen­za, de 22, pues tu­vie­ron una hi­ja jun­tos y él no la que­ría re­co­no­cer. El 9 de oc­tu­bre, am­bos asis­tie­ron al Juz­ga­do Fa­mi­liar en Ja­lis­co, pa­ra afi­nar de­ta­lles so­bre el re­co­no­ci­mien­to de la ni­ña y acor­dar una pen­sión ali­men­ti­cia; sin em­bar­go, al sa­lir del lu­gar, el fut­bo­lis­ta se en­fren­tó con sus pa­dres, pues los cul­pa por es­te pro­ce­so. Pla­ti­ca­mos con do­ña Isa­bel Her­nán­dez, ma­dre del ju­ga­dor, quien nos con­tó a qué se de­be es­te pro­ble­ma: “ME DI­JO QUE NO LO HA­RÍA Y QUE YO NO ME METIERA, Y BUS­QUÉ A MI NIE­TA

PA­RA APOYARLA”

“Es­toy dis­tan­cia­da de Car­los des­de 2016; él se enojó por­que le di­je que se hi­cie­ra car­go de su hi­ja, a quien tu­vo

con su ex no­via”.

“Es­pe­ro que mi hi­jo reac­cio­ne pron­to y se dé cuen­ta del da­ño que nos es­tá ha­cien­do”, agre­gó do­ña Isa­bel

-Do­ña Isa­bel, ¿ha­ce cuán­to

es­tá dis­tan­cia­da de Car­los?

“Des­de 2016. To­do em­pe­zó cuan­do Ivan­na, la ex no­via de mi hi­jo, me con­tac­tó pa­ra de­cir­me que te­nía una hi­ja con él y que exis­tía una prue­ba de ADN que lo de­mos­tra­ba; al sa­ber és­to, le di­je a Car­los que se hi­cie­ra car­go, pe­ro él se enojó y me di­jo que no lo ha­ría y que no me metiera en sus asun­tos. Mi es­po­so, mi hi­ja y yo bus­ca­mos a la

ni­ña pa­ra apoyarla, y Car­los nos de­jó de ha­blar de­fi­ni­ti­va­men­te”. “A PAR­TIR DE ESO, CAR­LOS SE FUE CON SU TÍA GABRIELA Y ELLA CO­MEN­ZÓ A IN­VEN­TAR CO­SAS DE NO­SO­TROS PA­RA PO­NER­LO EN NUES­TRA CON­TRA

Y SA­CAR­LE PRO­VE­CHO”

-Por fa­vor, con­ti­núe...

“A par­tir de eso, Car­los se fue con Gabriela Sal­ce­do, her­ma­na de mi es­po­so, y ella co­men­zó a in­ven­tar co­sas de no­so­tros pa­ra po­ner­lo en nues­tra con­tra... lo ha mal acon­se­ja­do pa­ra sa­car­le pro­ve­cho”. “ADE­MÁS, MI CU­ÑA­DA ME EM­PU­JÓ Y ME TI­RÓ AL SUE­LO; MI HI­JA IN­TER­VINO PA­RA DEFENDERME Y HU­BO AGRE­SIO­NES VER­BA­LES”

-Y ha­ce unos días que se vol­vie­ron a ver en los juz­ga­dos se ar­mó el plei­to, ¿qué pa­só?

“Ha­ce un mes me es­cri­bió y me pi­dió una

“Ha­ce un mes, Car­los me pi­dió una in­for­ma­ción y pen­sé que po­día dár­se­la en los juz­ga­dos, pe­ro cuan­do me acer­qué a él, su guar­daes­pal­das me de­tu­vo”.

“Mi hi­jo vio que nos es­ta­ban las­ti­man­do y no se de­tu­vo en nin­gún mo­men­to pa­ra de­fen­der­nos”.

in­for­ma­ción; yo la con­se­guí y pen­sé que se­ría bue­na idea lle­vár­se­la a los juz­ga­dos, pe­ro cuan­do me acer­qué a él, su guar­daes­pal­das me de­tu­vo y me las­ti­mó la mano”.

-¿Por qué em­pe­zó to­do? “De la na­da, mi cu­ña­da Gabriela in­ter­vino, se me echó en­ci­ma, me em­pu­jó y me ti­ró”. “AL SA­LIR, MI CU­ÑA­DA Y LOS GUAR­DAES­PAL­DAS NOS AME­NA­ZA­RON

DE MUER­TE”

-Su hi­ja Pao­la tam­bién se me­tió a la dis­cu­sión...

“Sí, se enojó mu­cho e in­ter­vino de in­me­dia­to pa­ra defenderme; cuan­do sa­li­mos del juz­ga­do, hu­bo agre­sio­nes ver­ba­les de mi cu­ña­da y los guar­daes­pal­das ha­cia no­so­tros, y nos ame­na­za­ron de muer­te. Mi hi­jo vio que es­ta­ban las­ti­man­do a su pa­pá, a su her­ma­na y a mí, y no se de­tu­vo en nin­gún mo­men­to pa­ra de­fen­der­nos, al con­tra­rio, le gri­tó a su pa­dre ‘me la vas a pa­gar, ve­te a la ve$%&’... ¡fue al­go muy tris­te!” “LOS DO­CU­MEN­TOS QUE LE QUE­RÍA EN­TRE­GAR A CAR­LOS ERAN FO­TOS

QUE DE­MUES­TRAN QUE SU ES­PO­SA LE ES IN­FIEL, Y QUE SU TÍA Y SUS PRI­MOS LE ES­TÁN

VIEN­DO LA CA­RA”

-¿Qué in­for­ma­ción le ha­bía pe­di­do Car­los?

“Fo­tos que de­mues­tran que An­drea Na­va­rro, su es­po­sa, le es in­fiel, y al­gu­nos do­cu­men­tos que prue­ban que su tía y sus pri­mos le es­tán vien­do la ca­ra y abu­san de su con­fian­za; yo só­lo me ha­bía acer­ca­do a él pa­ra en­tre­gar­le to­da esa in­for­ma­ción”.

-Co­mo ma­dre, ¿qué le di­ce su co­ra­zón?

“Le pi­do a Dios que lo cui­de mu­cho y que lo ben­di­ga siem­pre (llo­ra). Lo amo mu­cho y es­pe­ro que reac­cio­ne pron­to, que se dé cuen­ta de to­do lo ma­lo que nos es­tá ha­cien­do, y lo que le es­tán ha­cien­do a él”, fi­na­li­zó.

Do­ña Ma­ría Isa­bel Her­nán­dez,mamá del fut­bo­lis­ta. Ivan­na, la ma­dre de su hi­ja (der.), lle­gó al lu­gar acom­pa­ña­da porsu abo­ga­da.

Gabriela y dos ami­gos de Car­los, no de­ja­ron de in­sul­tar a la mamá y a la her­ma­na del fut­bo­lis­ta. Car­los Sal­ce­do (pa­dre)de­tu­vo a su hi­ja pa­ra ter­mi­nar con la dis­cu­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.