¡‘Con uñas y dien­tes’!... Luz Blan­chet de­fien­de de dis­cri­mi­na­ción a uno de sus tri­lli­zos, quien tie­ne ne­ce­si­da­des es­pe­cia­les: “Es in­có­mo­do y di­fí­cil vi­vir­lo, pe­ro por des gra­cia hay pa­dres... ¡muy ig­no­ran­tes!”

TVNotas - - Los Lectores Prefieren -

“Mi tra­ba­jo es pri­vi­le­gia­do, me per­mi­te te­ner ho­ra­rio fle­xi­ble y pue­do es­tar con mis hi­jos el ma­yor

tiem­po po­si­ble”.

Aun­que Luz Blan­chet, de 51 años, ha lo­gra­do sa­lir ade­lan­te so­la con sus triates, nos con­fe­só que de­bi­do a que una de sus ni­ñas tie­ne ne­ce­si­da­des es­pe­cia­les, han si­do víc­ti­mas de dis­cri­mi­na­ción, si­tua­ción que ha si­do di­fí­cil, pe­ro que ve co­mo una lec­ción de vi­da que día a día su­pe­ran en fa­mi­lia. “SOY MA­MÁ DE CA­SA PE­RO TAM­BIÉN MA­MÁ QUE TRA­BA­JA POR­QUE LO NE­CE­SI­TO, ADE­MÁS DE QUE ME FAS­CI­NA LO QUE HA­GO”

-Luz, par­ti­ci­pas en con­fe­ren­cias don­de ha­blas de las ma­más que tra­ba­jan y las que se que­dan en ca­sa...

“El año pa­sa­do tu­ve el gus­to de que me in­vi­ta­ran y yo fe­liz por­que el te­ma siem­pre es­tá de moda, y me gus­ta em­po­de­rar a las mu­je­res”.

-¿Eres ma­má de ca­sa o ma­má que tra­ba­ja?

“Soy ma­má de ca­sa que ne­ce­si­ta tra­ba­jar; pe­ro apar­te de que lo ne­ce­si­to, me fas­ci­na

lo que ha­go”.

-En ese sen­ti­do, tu tra­ba­jo es ge­ne­ro­so...

“Sí, es pri­vi­le­gia­do, me per­mi­te te­ner un ho­ra­rio bas­tan­te fle­xi­ble, pue­do es­tar con mis hi­jos el ma­yor tiem­po po­si­ble”. “SER MA­MÁ ES AL­GO QUE SIEM­PRE DESEÉ, PE­RO SER­LO DE TRIATES ES AL­GO MUY EX­TRE­MO”

-Cuén­ta­nos có­mo te cam­bió la vi­da ser ma­dre...

“Es al­go que to­da la vi­da deseé, e ima­gí­na­te có­mo te la cam­bia ser ma­má de triates, eso sí es al­go muy ex­tre­mo, pe­ro te da más ra­zo­nes pa­ra vi­vir y sa­lir ade­lan­te, de nun­ca ti­rar la toa­lla”.

“PA­RA MÍ LO MÁS COM­PLE­JO HA SI­DO EN­TEN­DER QUE TEN­GO UNA GOR­DA CON NE­CE­SI­DA­DES

ES­PE­CIA­LES; MI MA­YOR PREO­CU­PA­CIÓN ES QUÉ VA A SER DE MIS HI­JOS EL DÍA

QUE YO YA NO ES­TÉ”

-Pla­tí­ca­nos, ¿qué ha si­do lo más com­ple­jo de ser ma­má?

“Pa­ra mí ha si­do en­ten­der que ten­go una gor­da con ne­ce­si­da­des es­pe­cia­les, y lue­go lle­gar a amar la si­tua­ción. Mi ma­yor preo­cu­pa­ción es qué va a ser de mis hi­jos el día que yo ya no es­té”.

-¿Qué le di­ces a tu pe­que­ña?

“Es mi san­ta ado­ra­ción; apren­des a dar­te cuen­ta de que es un ángel en tu vi­da, amor to­tal; mis tres hi­jos tie­nen co­sas ver­da­de­ra­men­te im­por­tan­tes y par­ti­cu­la­res de las que apren­do to­dos los días”. “LO QUE TIE­NE ES UNA CON­DI­CIÓN, MAS NO

UNA EN­FER­ME­DAD, Y PRE­FIE­RO NO AHON­DAR

EN EL TE­MA, LO IM­POR­TAN­TE ES QUE ELLA ES FE­LIZ, NO LE DUE­LE NA­DA, EN­TIEN­DE CA­SI TO­DO LO QUE LE DI­GO, SE EX­PRE­SA, LE FAS­CI­NA ES­TAR CON SUS HER­MA­NOS Y ELLOS LA AMAN”

“Mi pe­que­ña es mi san­ta ado­ra­ción; apren­des a dar­te cuen­ta de que es un ángel

en tu vi­da”.

-¿Qué has apren­di­do de ella?

“Que es una ni­ña sa­na; lo que tie­ne es una con­di­ción, mas no una en­fer­me­dad”.

-¿A qué te re­fie­res con con­di­ción es­pe­cial?

“La ver­dad pre­fie­ro no ahon­dar en el te­ma; lo im­por­tan­te es que ella es fe­liz, no le due­le na­da, en­tien­de ca­si to­do lo que le di­go, se ex­pre­sa, le fas­ci­na es­tar con sus her­ma­nos y ellos la aman”. “POR DES­GRA­CIA, ES­TA­MOS EN UNA SO­CIE­DAD QUE NO EN­TIEN­DE A LOS NI­ÑOS CON CA­PA­CI­DA­DES ES­PE­CIA­LES,

NO SA­BE CÓ­MO TRA­TAR­LOS”

-Son peques que de­jan lec­cio­nes de vi­da...

“To­tal­men­te; por des­gra­cia, es­ta­mos en una so­cie­dad que no en­tien­de a los ni­ños con ca­pa­ci­da­des es­pe­cia­les, no sa­be có­mo tra­tar­los. Cuan­do voy a Es­ta­dos Uni­dos sien­to li­ber­tad, allá na­die la juz­ga y no se le que­dan vien­do con ca­ra de lás­ti­ma ni cu­rio­si­dad. Son los men­sa­jes

que vie­ne a en­se­ñar Ai­ta­na; to­dos so­mos di­fe­ren­tes y eso nos ha­ce igua­les”. “LA DIS­CRI­MI­NA­CIÓN NO ES CO­SA DE LOS NI­ÑOS, ES POR CUL­PA DE PA­DRES QUE NO HA­BLAN CON SUS HI­JOS DE QUE HAY NI­ÑOS A LOS QUE LES

CUES­TA MÁS APREN­DER”

-¿Has su­fri­do dis­cri­mi­na­ción?

“Sí, es muy in­có­mo­do; cues­ta mu­cho ha­cer­te

e ig­no­rar ese ti­po de co­sas. A sus

ca­lli­to her­ma­nos les enoja que al­gún ni­ño se le que­de vien­do a su her­ma­na; aun­que no es co­sa de los pe­que­ños, es por pa­dres ig­no­ran­tes que no tie­nen vi­sión de hablar con sus hi­jos de que hay ni­ños a quie­nes les cues­ta más apren­der”.

-¿Y qué le di­ces a tus hi­jos cuan­do se enojan?

“Les di­go: ‘Tie­nen que apren­der a que no les afec­te; hay gen­te más inteligente y con me­jor co­ra­zón que otra, y hay ni­ños a los que no les to­có una bue­na ma­má, por lo que hay que pe­dir pa­ra que Dios los ilu­mi­ne’”.

“PE­RO TAM­BIÉN HAY NI­ÑOS HERMOSÍSIMOS; EL OTRO DÍA EN UNA REUNIÓN DE MI OTRA HI­JA CON SUS AMIGUITAS, TRAÍAN A AI­TA­NA DE LA MANO, JU­GA­RON CON ELLA Y ES DE LOS ME­JO­RES MO­MEN­TOS QUE HE TE­NI­DO, ¿POR QUÉ LA VI­DA NO PUE­DE SER ASÍ TO­DO EL TIEM­PO?”

-Afor­tu­na­da­men­te los tie­ne a us­te­des pa­ra de­fen­der­la...

“Así es, y tam­bién hay ni­ños hermosísimos. El otro día se me sa­lían las lá­gri­mas: fui­mos a una reunión de mi otra hi­ja con to­das sus amiguitas y cuan­do lle­gó Ai­ta­na pa­re­cía la mu­ñe­qui­ta de la fies­ta, to­das la traían de la mano, ju­ga­ron con ella. Es de los me­jo­res mo­men­tos que he te­ni­do, lo ten­go has­ta gra­ba­do, y pien­so: ‘¿Por qué la vi­da no pue­de ser así to­do el tiem­po?’” “LO­REA ES UNA NI­ÑA MUY CREA­TI­VA

Y QUIE­RE SU CA­NAL DE YOU­TU­BE; LAN­DER ES UN AL­MA LI­BRE, LA VI­DA LE IM­POR­TA UN PE­PINO; Y AI­TA­NA ES TO­DA SA­BI­DU­RÍA, AMOR Y CO­RA­ZÓN”

-¿Tus ni­ños ya han mos­tra­do in­te­rés por la ac­tua­ción o por otra co­sa?

“Lo­rea es una ni­ña muy crea­ti­va, to­do el tiem­po quie­re sa­lir en mis vi­deos, desea te­ner su ca­nal de You­Tu­be, es una geek de la compu­tado­ra.

Lan­der es un al­ma li­bre y ca­ris­má­ti­co, la vi­da le im­por­ta un pe­pino y tie­ne muy bue­na suer­te. Y Ai­ta­na es to­da sa­bi­du­ría, amor y co­ra­zón, te la pa­sas bien con ella”.

“LOS DE­JO QUE TO­MEN

SUS PRO­PIAS DE­CI­SIO­NES, HAS­TA EN LAS PE­QUE­ÑAS CO­SAS,

PA­RA CREARLES SE­GU­RI­DAD”

-¿Qué con­se­jos les das a tus pe­que­ños?

“Que to­do lo que se pro­pon­gan lo pue­den con­se­guir y los de­jo que to­men sus pro­pias

“Ten­go bue­na relación con mi ex, es un pa­pá muy res­pon­sa­ble que ha vis­to por sus hi­jos; aun­que yo lle­vo el

día a día, él me apoya”.

de­ci­sio­nes, has­ta en las pe­que­ñas co­sas, pa­ra crearles se­gu­ri­dad”.

-Di­nos, ¿có­mo es la relación con tu ex ma­ri­do?

“Bue­na, la ver­dad es que siem­pre he­mos si­do un buen equi­po, él es un pa­pá muy res­pon­sa­ble que ha vis­to por sus hi­jos; aun­que yo lle­vo el día a día, él me apoya. Es un gran ser hu­mano, tra­ba­ja­dor y res­pe­ta­ble”, con­clu­yó.

“A mis hi­jos les di­go: ‘Tie­nen que apren­der a que no les afec­te, hay gen­te con me­jor

co­ra­zón que otra’”.

SUS HI­JOS SON SU MA­YOR MO­TI­VA­CIÓN PA­RA SA­LIR ADE­LAN­TE“Los 3 tie­nen co­sas ver­da­de­ra­men­te par­ti­cu­la­res de las que apren­do to­dos los días”.

EN VA­CA­CIO­NESLa con­duc­to­ra se con­vir­tió en ma­má en di­ciem­bre de 2006.

“Siem­pre les di­go a mis hi­jos que to­do lo que se pro­pon­gan lo pue­den con­se­guir, que no sede­jen in­ti­mi­dar”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.