UNA CA... NIJA

CE­CI GALLIANOO dis­fru­ta tan­to la sol­te­ría que ad­vier­te: “MeMe ve­rán con mu­chos ami­gos, s, y es­ta vez no me in­tere­sa si son gua­pos, gor­dos, fla­cos o al­tos”

TVyNovelas (México) - - Detrás de -

Ce­ci­lia Ga­lliano cam­bió su ma­ne­ra anera de pen­sar res­pec­to a los ca­ba­lle­ros. En elloo no só­lo tu­vo que ver su in­gre­so a la obra de tea­tro atro ¿Por qué los hom­bres aman a las ca...?, don­de com­par­te om­par­te cré­di­tos con Ga­briel So­to e Iri­na Bae­va. Tam­bién se de­be a que lle­va ya un año sol­te­ra y, por pri­me­ra vez en 39 de vi­da, se ha de­di­ca­do tiem­po pa­ra ella, pa­ra dis­fru­tar su in­de­pen­den­cia,den­cia, re­fle­xio­nar acer­ca de sus re­la­cio­nes, , via­jar... In­clu­so se da­rá la opor­tu­ni­dad ad de sa­lir con per­so­nas con quie­nes ja- más lo hu­bie­ra he­cho, pues aho­ra noo se fi­ja­rá en el fí­si­co pa­ra enamorarse. . “Aho­ra só­lo tie­ne que ser un hom­bre e que, al mi­rar­lo, se dé una co­ne­xión in­creín­creí­ble,” ex­pre­só la ar­gen­ti­na en en­tre­vis­ta. sta.

“NO ME GUS­TAN LOLOS CA­NI­JOS, PRE­FIE­RO A LOS CARCARIÑOSOS” ¿Qué per­so­na­je in­ter­pre­ta­sin­ter­pre en Por qué­los­hom­bre­sa­ma­na­las­ca...?qué­los­hom­bre­sa­ma­na Ob­vio, a la ca... (ri­sas). Se lla­ma Bárbara y me gus­ta por­que­por­qu es una mu­jer de ca­rác­ter; fue dul­ce an­tes, pe­ro le hi­cie­ron tan­tas co­sas queq de­ci­dió cam­biar, y aho­ra quie­re ayu­da­ray a su ami­ga a no de­jar­se.

En la vi­da real, ¿te con­sid con­si­de­ras ca...?

Ten­go el fí­si­co y la ca­ra de ca..., pe­ro no. De he­cho, un gran amig ami­go me di­ce que soy co­mo un ga­ti­to. Lo que sí pue­do de­cir es que soy una mu mu­jer con ca­rác­ter pa­ra en­fren­tar la vi­da vi­da, tra­ba­jar y de­fen­der a mis hi­jos. En mi in­ti­mi­dad, con mis ami­gos y con la ge gen­te que quie­ro, soy to­do lo con­tra con­tra­rio. ¿Te gus­tan los hom­bre hom­bres ca­ni­jos? Creo que a las mu­je­res e en ge­ne­ral nos gus­ta la ma­la vi­da, por­que si te lla­ma la aten­ción u un hom­bre y no te ha­bla, te gus­ta más. En mi ca­so, un ca­ni­jo co co­mo tal no me gus­ta; pre­fier pre­fie­ro más un hom­bre ca­ri­ño­so. ¿Y te ha to­ca­do un hom­bre ca...? No hay ma­ne­ra ma­ne­ra. Si tra­to bien a mi pa­re­ja,par me gus­ta que él tam­bié­ntam lo ha­ga. La edu­ca­ció­ne­du­cac que le da una ma­dre a su hi­jo in­flu­ye pa­ra que é és­te sea un ca­ba­lle­ro; por ejem­plo,eje mi San­ti lo va a ser si yo así lo en­se­ño. De­pen­de de la mu­jerm per­mi­tir o no ese ti­po de co­sas; en mi ca­so, no lo per­mi­to. “NO ME AGRA­DA PE­DIR PER­MI­SO PA­RA LLE­GAR TTARDE” ¿Có­mo es­tás en el amor? Per­fec­ta. Ha­ce un año es­toy s so­la y me gus­ta. Al prin­ci­pio no sa­bí sa­bía qué ha­cer por­que siem­pre vi­ví en pa­re­ja; ade­más te­nía a Va­le, pe­ro aho aho­ra ella vi­ve en Tam­pa (Es­ta­dos Uni­do Uni­dos) y San­ti, en oca­sio­nes, se va los f fi­nes de se­ma­na con el pa­pá, así que so son mis pri­me­ros fi­nes de se­ma­na so­la des­pués de 39 años. ¿Los dis­fru­tas? Mu­cho. Des­cu­brí que po­día v ver se­ries, ir al ci­ne sin preo­cu­pa preo­cu­par­me de na­die y ha­cer va­rias c co­sas más. Eso me gus­tó. Aho­ra, n no sé si quie­ra que ven­ga un ga­lán a in­te­rrum­pir mi tiem­po. Me ag agra­da Te has vuel­to más exi­gen­te... Más bien creo que me he vuel­to más res­pe­tuo­sa con­mi­go, em­pe­cé a va­lo­rar lo que me ha­ce bien, y no ha­cer­lo por­que al otro le ha­ce bien. Es­te año fue de co­no­cer­me un po­co más, es­toy vi­vien­do otra eta­pa de mi vi­da y me he vuel­to más ce­lo­sa de mi tiem­po. Aun­que me gus­ta es­tar en pa­re­ja, aho­ra es di­fe­ren­te: “Tú en tu casa, yo en la mía y nos ha­bla­mos el fin de se­ma­na”. Es lo me­jor. ¿Te gus­ta ser in­de­pen­dien­te? Siem­pre lo he si­do. Me fui de mi casa a los 15 años, pe­ro no era in­de­pen­dien­te a ni­vel emo­cio­nal, y es­te año lo des­cu­brí. Me lo di de ré­lax, pe­ro aho­ra me van a ver con mu­chos ami­gos. ¿Có­mo se­ría aho­ra tu hom­bre ideal? An­tes de­cía: “Tie­ne que ser al­to y con mu­chas cua­li­da­des”, y bueno, tu­ve en mi vi­da hom­bres muy gua­pos, pe­ro no fue­ron los idea­les. Aho­ra só­lo creo que de­be ser un hom­bre que, al mi­rar­lo, se

ELEN­CO DE LU­JO. Com­par­ti­rár­ti­rá mar­que­si­na con Ga­briel So­to e Iri­na Bae­vaae­va en la obra de tea­tro ¿Por­qué­los­hom­bres­re­sa­ma­na­las­ca...?

SUS HI­JOS. Va­len­ti­na tie­ne 16 años, y su hi­jo Santiago sie­te. Am­bos pa­san mu­cho tiem­po con sus res­pec­ti­vos pa­dres, por que lo a la ac­triz le que­da tiem­po li­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.