Ha­bla­con SU HER­MA­NA

“Me pi­de que ya no le llo­re”, nos cuen­ta PATY NA­VI­DAD; aún sien­te la pre­sen­cia de IT­ZEL, quien la se­ma­na pa­sa­da cum­plió un año de fa­lle­ci­da

TVyNovelas (México) - - Detrás de -

Con voz en­tre­cor­ta­da, Paty Na­vi­dad nos com­par­te el do­lor que aún sien­te por la pér­di­da de su her­ma­na It­zel, quien fa­lle­ció el 11 de fe­bre­ro de 2016 a causa del cán­cer de ma­má que le diag­nos­ti­ca­ron dos años an­tes. El su­ce­so no ha si­do na­da fá­cil pa­ra la ac­triz, pe­ro ha que­ri­do hon­rar­la de­di­cán­do­le su ac­tual tra­ba­jo en la te­le­no­ve­la Mi ado­ra­ble mal­di­ción, pro­duc­ción de Ig­na­cio Sa­da, don­de da vi­da a Apo­lo­nia Ortega viu­da de Ga­li­cia, mu­jer de fuer­te ca­rác­ter y enér­gi­ca. El re­cuer­do de su her­ma­na es tan gran­de que nos com­par­tió que aún sien­te su pre­sen­cia e in­clu­so pla­ti­ca con ella en cuan­ta opor­tu­ni­dad tie­ne. “HU­BO UNA MI­ME­TI­ZA­CIÓN MUY FUER­TE CON ELLA” ¿ Qué tan fan eres de la ma­gia? Mu­cho. Me gus­ta por­que creo que la vi­da es má­gi­ca, tie­ne co­sas ma­ra­vi­llo­sas, más bue­nas que ma­las.

¿ Tie­nes al­gún amu­le­to?

Sí, los trai­go en mi car­te­ra y en otras par­tes que no se ven. So­bre to­do, ten­go la pro­tec­ción di­vi­na de los re­zos de mi ma­dre, por­que una nun­ca sa­be de quién vie­ne la ener­gía ne­ga­ti­va. Por eso tam­bién trai­go mis cuar­zos, imá­ge­nes re­li­gio­sas, el oji­to de ti­gre, el Sa­gra­do Co­ra­zón de Je­sús, la Vir­gen de Gua­da­lu­pe... En fin.

¿Crees en el kar­ma?

¡Pro­fun­da­men­te!¡ Pro­fu Lo que da­mos es lo que va­mosv a re­ci­bir, aun­que a ve­ces uno da co­sas bue­nas y no re­ci­bes tan­ta bue­nas. Creo que na­die nos va­mosv de aquí sin pa­gar fac­tu­ras.

¿Ha­blas con los se­res que ya n no es­tán con­ti­go?

S Sí, en es­pe­cial con mi her­ma­na; se fue ha­ce un año. Su re­cuer­do qued que­da en ca­da uno de los in­te­gran­tes de la fa­mi­lia, so­bre to­do en mí, por­que te­nía­mos mu­chas co­sas en co­mún y al final hu­bo una mi­me­ti­za­ción muy fuer­te.

¿Es­tu­vis­te con ella has­ta el final?

(Con lá­gri­mas en los ojos.) Así es, es­tu­ve a su la­do los úl­ti­mos me­ses con cui­da­dos pa­lia­ti­vos. Te­nía­mos la mis­ma pro­fe­sión, los mis­mos gus­tos por la mú­si­ca. Aho­ri­ta ella ya no es­tá fí­si­ca­men­te, pe­ro es un án­gel que me pro­te­ge y me cui­da hoy más que nun­ca.

“PIEN­SO EN ELLA CUAN­DO HA­GO MIS ES­CE­NAS” ¿La has so­ña­do?

Sí. Por lo ge­ne­ral la sue­ño en mi ca­ma di­cién­do­me: “Ya no llo­res. To­do es­tá bien, tran­qui­la. Ya no me llo­res, por­que así no pue­do es­tar en paz”. Le si­go ha­blan­do co­mo si es­tu­vie­ra en otra ha­bi­ta­ción. Uno de­be ha­cer­lo, aun­que ya no pue­das abra­zar­los; hay que en­viar­les paz y tran­qui­li­dad.

¿Le ha­blas­te de tu in­gre­so a la no­ve­la Mia­do­ra­ble­mal­di­ción?

Sí. Es­te pro­yec­to lo es­toy ha­cien­do pen­san­do en ella, por­que era una mu­jer de ca­rác­ter, fuer­te, in­do­ma­ble, re­gia. Pien­so mu­cho en ella cuan­do ha­go mis es­ce­nas.

¿Has sen­ti­do su pre­sen­cia?

Sí, des­de ni­ños sa­be­mos lo que es la vi­da y la muer­te, pe­ro es al­go que cues­ta tra­ba­jo acep­tar. Ella es­tá en un lu­gar me­jor, lo ten­go que acep­tar y man­dar­le luz. En al­gún mo­men­to nos va­mos a en­con­trar.

¿Có­mo es­tá tu ma­má?

Bien, es una mu­jer fuer­te. Aun­que a ve­ces llo­ra, tra­ta­mos de es­tar con ella, con mis dos vie­jos, y apa­pa­char­los y dar­les mo­ti­vos pa­ra se­guir ade­lan­te. Ob­via­men­te nos due­le a to­dos, pe­ro las de­ci­sio­nes de Dios no de­ben po­ner­se en jui­cio. La ma­yor de las ben­di­cio­nes es la sa­lud, así es que hay que cui­dar­nos mu­cho.

¿Qué tal es­tás de sa­lud?

Muy bien. Tu­ve pro­ble­mas hor­mo­na­les y se di­je­ron mu­chas co­sas que no eran cier­tas: que yo te­nía cán­cer y ¡no! Lo peor fue que al po­co tiem­po ese fue el diag­nós­ti­co de mi her­ma­na. Den­tro de to­do, agra­de­ce­mos a Dios que no su­frió, se fue rá­pi­do, y en los úl­ti­mos 10 días to­dos tra­ta­mos de es­tar con ella. Nos des­pe­di­mos bien.

Paty es­tu­vo con su LA ACOM­PA­ÑÓ HAS­TA EL FIN. siem­pre her­ma­na has­ta su úl­ti­mo mo­men­to de vi­da, y apro­ve­chó pa­ra de­cir­le lo mu­cho que la ama­ba.

en­te ve­mos Ac­tualm a Paty en In­ter­pre ta Ortega, a Apo­lo­ni a je pa­ra el per­so­na en cual se ins­pi­ra . her­ma­na su LA EN­FER­ME­DAD Y EL ADIÓS. A su her­ma­na It­zel le fue diag­nos­ti­ca­do cán­cer de ma­ma en 2014 y fa­lle­ció en fe­bre­ro de 2016. El de­ce­so lo dio a...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.