¡¿QUIE­RES LI­GAR?!

To­ma no­ta: en ex­clu­si­va, ALBERTANO nos com­par­te sus 10 con­se­jos in­fa­li­bles pa­ra con­quis­tar es­te 14 de fe­bre­ro

TVyNovelas (México) - - Detrás de -

El ar­te de se­du­cir es do­mi­na­do a la per­fec­ción por el sim­pá­ti­co Albertano San­ta­cruz, per­so­na­je in­ter­pre­ta­do por Ariel Mi­ra­mon­tes. No por na­da es con­si­de­ra­do uno de los galanes de la te­le­vi­sión. Es­ta vez des­ta­pó sus más ín­ti­mos se­cre­tos… Sí, esos que lo han he­cho acree­dor a esa fa­ma de don­juán que lo ca­rac­te­ri­za. “¡Qué tal mu­cha­chos! Se­du­cir a una hem­bra no es na­da fá­cil, pe­ro es­to ocu­rre en to­das las es­pe­cies; las aves, por ejem­plo, com­pi­ten con otros ma­chos pa­ran­do su exu­be­ran­te plu­ma­je, es­pon­jan­do el bu­che y ha­cien­do alar­de de su vi­ri­li­dad. In­clu­so se ri­fan un ti­ro con el ad­ver­sa­rio y es­to es com­ple­ta­men­te inú­til, por­que la ma­ne­ra en que las hem­bras eli­gen al ma­cho ja­más la en­ten­de­re­mos, ya que na­die sa­be qué es lo que pa­sa en la in­com­pren­si­ble men­te de ellas, ¡ni ellas, pues, pa’ que me en­tien­dan! To­da su vi­da las mu­je­res se la pa­san es­pe­ran­do que lle­gue su prín­ci­pe azul, y ya que lle­gó di­cen: ‘¡Ay, es que no es del tono de azul que yo que­ría!’. De to­dos mo­dos, hay que se­du­cir­las. Aquí les presento 10 con­se­jos prác­ti­cos pa’ se­du­cir a una fé­mi­na. Sí­gue­los to­dos, el or­den no es im­por­tan­te. Si los si­gues to­dos, ten­drás más po­si­bi­li­da­des de te­ner éxi­to”. 1 “Ya que ten­gas en la mira a la dama en cues­tión, pri­me­ro y an­tes que na­da de­bes es­tar se­gu­ro de que es ma­yor d de edad, na­da de que ‘17 años, amo su inocencia, amo sus erro erro­res’. ¡Ni mais! Acuér­da­te de Ka­lim­ba, po­bre­ci­to; ¡se las vio ne­gras! Una vez co­rro­bo­ra­do es­te pa­so, pue­des se­guir al dos”.

2 “No me­no­sin­dis­cri­mi­nes a nin­gu­na fé­mi­na por su ee­dad; agua­ca­tes y mu­je­res ma­du­ran a apre­to­nes, y no ol­vi­des que ‘ga­lli­na vie­ja ha­ce buen cal­do’. Lo im­por­tan­tei es que te gus­te. Ca­da edad tie­ne su chis­te; una cha­ma­ca siem­pre tie­ne la gra­cia de la ju­ven­tud, y una ma­du­ra pue­de sor­pren­der­te con las ma­ñas que ha ad­qui­ri­do con el tiem­po. Só­lo fí­ja­te que no sea la je­fa de un ami­go”.

3 “Muy sen­ci­llo y no me­nos im­por­tan­te: c chú­pa­te tus la­bios par pa­ra ver­te fres­co sin lle­gar al pun­to que se te vean con bri­llo ar­ti­fi­cial o que se te cuar­tién y pa­rez­cas ni­ño de Tres Ma­rías. Unos la­bios re­se­cos no son ape­te­ci­bles pa­ra un be­so; man­ten­los lu­bri­ca­dos sin exa­ge­rar. Si usa­ras al­gún lu­bri­can­te, fí­ja­te que no sea de ce­re­za… Que­re­mos que te veas ma­chín”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.