MA­MÁ CO­NE­JA SEXY

La con­duc­to­ra BELINDA URÍAS nos con­fe­só to­do lo que tie­ne que ha­cer pa­ra di­vi­dir­se en­tre sus tres hi­jos, es­po­so, tra­ba­jo y man­te­ner ese cuer­pa­zo

TVyNovelas (México) - - Estrellas En Acción -

Asie­te me­ses de ha­ber na­ci­do su ter­ce­ra hi­ja, de nom­bre Mía, la con­duc­to­ra Belinda Urías, del pro­gra­ma Vá­mo­nos­re­cio, de Ban­da­max, re­cu­pe­ró su her­mo­sa fi­gu­ra co­mien­do ca­da tres ho­ras, evi­tan­do gra­sas, re­fres­cos y ha­ri­nas, pues no pue­de des­cui­dar a tres hi­jos, su tra­ba­jo y a su es­po­so, Jo­sé Sme­ke, pe­ro gra­cias a ello ha te­ni­do que cre­cer más co­mo mu­jer pa­ra con­ver­tir­se en una ex­ce­len­te “ma­dre co­ne­ja”.

¿Cuán­to tiempo lle­vas con tu pro­gra­ma Vá­mo­nos­re­cio?

Ten­go sie­te años en el ca­nal Ban­da­max, so­mos de “las ol­dies”; ha ha­bi­do mu­chos cam­bios, pe­ro se­gui­mos y se­gui­re­mos.

¿Có­mo te di­vi­des en­tre tus hi­jos, tra­ba­jo, pre­sen­ta­cio­nes y es­po­so?

Aga­rras ca­llo; a ve­ces es com­pli­ca­do, so­bre to­do des­de que mi her­ma­na, Cynt­hia Urías, y yo nos de­di­ca­mos a te­ner tan­tos hi­jos, ya has­ta nos bau­ti­za­mos co­mo las “ma­más co­ne­jas”, pe­ro al ser una bue­na ma­dre te or­ga­ni­zas más.

Con tan­tos hi­jos, pa­sa­rás muy alegre es­te pró­xi­mo Día del Ni­ño...

Sí, cla­ro, aun­que Mía, mi be­bi­ta de sie­te me­ses, aún es­tá muy chi­qui­ta y no

“ES­PE­RO CON TAN­TO HI­JO ES­TAR MUY APAPACHADA, CONSENTIDA Y REGALADA”

me pi­de na­da, pe­ro mis otros dos cha­pa­rri­tos sí ten­drán sus re­ga­los y fies­ta, a ver qué or­ga­ni­za­mos. Tam­bién vie­ne el Día de la Ma­dre; es­pe­ro con tan­to hi­jo es­tar muy apapachada, consentida y regalada.

¿Qué tan­to te ha cam­bia­do la vi­da ser ma­má?

Mu­chí­si­mo; tu­ve a mi pri­mer hi­jo, Juan Luis Pra­do, a los 23 años, me ol­vi­dé por com­ple­to de mí pa­ra ver por su bie­nes­tar, trans­for­mó mi es­pa­cio to­tal­men­te. Vas re­co­no­cien­do cuá­les son las co­sas ver­da­de­ra­men­te im­por­tan­tes.

Des­pués de 10 años lle­gó tu se­gun­da hi­ja, Ca­mi­la...

Sí, lo es­tu­vi­mos pen­san­do mu­cho mi es­po­so, Jo­sé Sme­ke, y yo, por­que se su­po­ne que ya no po­día te­ner más hi­jos de­bi­do a que só­lo ten­go un ova­rio y pa­dez­co de en­do­me­trio­sis, ¡pe­ro lle­gó! Y lue­go ca­si ca­si re­ci­bi­mos a Mía; fue­ron una ben­di­ción, son mis be­bés mi­la­gro. Es­toy muy fe­liz y agra­de­ci­da.

¿Có­mo fue pa­ra ti regresar a los pa­ña­les con dos ne­ni­tas ca­si de la mis­ma edad?

Ha si­do me­dio com­pli­ca­do, no creas, se me va el avión; una no­che le te­nía que dar una me­di­ci­na a Ca­mi y se la di a mi otra ne­na, ca­si me in­far­to, has­ta la asus­té por­que le me­tí la toa­lli­ta a la bo­ca pa­ra lim­piar­le el me­di­ca­men­to. De re­pen­te me ha­go bo­las con las dos.

“CO­MO CA­DA TRES HO­RAS” ¿Qué más te ha pa­sa­do?

Les cam­bio los pa­ña­les que no son de su ta­lla, por­que es­tán ca­si en la mis­ma eta­pa; es un ro­llo, pe­ro eso me ha he- cho es­tar más des­pier­ta, po­ner­me al tan­to de ellas, es­tar con un ojo al ga­to y otro al ga­ra­ba­to pa­ra ha­cer el me­jor pa­pel po­si­ble.

A es­ca­sos me­ses de ha­ber na­ci­do tu ter­ce­ra ne­na re­cu­pe­ras­te muy rá­pi­do tu fi­gu­ra...

Ahí le es­ta­mos ha­cien­do la lu­cha; que tam­bién esa es otra, no ten­go tiempo pa­ra ir al gim­na­sio, así que me­dio me or­ga­ni­zo: voy un día y ter­mino to­da mo­li­da, no pue­do ir tres, y lue­go re­gre­so, por eso tra­to de cui­dar mi ali­men­ta­ción.

¿Cuál es tu die­ta?

Ten­go una nu­trió­lo­ga que me tie­ne mu­cha pa­cien­cia; co­mo ca­da tres ho­ras, evi­to re­fres­cos, gra­sas, pa­nes, tor­ti­llas y to­das esas co­sas que son tan ri­cas pe­ro, ¡ah, có­mo en­gor­dan!

¿Te gus­ta­ría ha­cer una se­sión de fo­tos sexys aho­ra con ese cuer­pa­zo?

Cla­ro que me en­can­ta­ría; de he­cho, me han ofre­ci­do ha­cer­las, pe­ro no re­cuer­do bien qué pa­só con las ne­go­cia­cio­nes. Es­pe­ro que sea una se­sión de fo­tos sen­sua­les sin en­se­ñar de­ma­sia­do, por­que ya con tres hi­jos no me gus­ta­ría que les hi­cie­ran bull­ying en sus es­cue­las.

Te­ner dos ne­nas ca­si de la mis­ma edad me ha he­cho es­tar más des­pier­ta, con un ojo al ga­to y otro al ga­ra­ba­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.