Vein­te años pa­ra vol­ver a be­sar­se… Ma­rio Iván Mar­tí­nez y To­más Go­ros

TVyNovelas (México) - - Detras De... - @FGu­din­ni POR MAES­TRO GUDINNI

EMOTIVA FUN­CIÓN

No se in­vi­tó a me­dios ni se hi­zo pu­bli­ci­dad. El ac­tor Ma­rio Iván Mar­tí­nez re­gre­só a su exi­to­so mu­si­cal y mul­ti­pre­mia­do La­jau­la­de­las lo­cas tras la la­men­ta­ble pér­di­da de su ma­dre, Mar­ga­ri­ta Isa­bel, una ac­triz muy que­ri­da e inol­vi­da­ble. No se di­vul­gó su fa­lle­ci­mien­to en el mo­men­to en que ocu­rrió. Días des­pués de su “adiós” se in­for­mó de la in­ci­ne­ra­ción de sus res­tos. Pe­se al due­lo, no se sus­pen­dió la fun­ción tea­tral, por­que el show de­be se­guir. ¡Y qué triun­fal re­torno! Ma­rio Iván, en el fas­tuo­so Tea­tro Hi­dal­go, de­mos­tró que la san­gre ac­to­ral flu­ye por to­das sus ve­nas en su obra más po­pu­lar, lo­gra­da con ba­se en un es­tu­pen­do equi­po de ac­to­res, bai­la­ri­nes, mú­si­cos y un pro­duc­tor que cre­yó en las “lo­cas” des­de el prin­ci­pio, Juan To­rres.

HO­ME­NA­JE SIM­BÓ­LI­CO

Al ter­mi­nar la fun­ción de los en­re­dos de una pa­re­ja gay ma­du­ra con un hi­jo ca­sa­de­ro, los fu­tu­ros sue­gros y los tra­ves­tis “lo­cas” de un an­tro fran­cés en un de­li­ran­te mu­si­cal, ca­da uno de los com­pa­ñe­ros de Ma­rio Iván, en­tre ova­cio­nes y pú­bli­co de pie, le en­tre­gó una ro­sa blan­ca y un be­so fra­ter­nal y optimista. Al jun­tar to­das las ro­sas blan­cas, Ma­rio Iván las ele­vó en se­ñal de “ma­dre mía, es­tás en los cie­los”. No se di­jo pa­la­bra al­gu­na y es­ta­lla­ron aplau­sos in­ter­mi­na­bles. ¡El te­lón ba­jó!

RO­MAN­CE ES­CÉ­NI­CO

Ad­mi­ra­ble cuan­do los se­ño­res ac­to­res se atre­ven a tra­ba­jos muy com­pli­ca­dos que exi­gen po­ner­se los ta­co­nes, li­gue­ros, fa­jas, pe­lu­cas… ¡a ser unas se­ño­ras ve­det­tes! No se tra­ta de sa­lir a es­ce­na na­da más a jo­tear. En La jau­la de las lo­cas, Ma­rio Iván Mar­tí­nez es to­da una di­va de shows pa­ri­si­nos, pi­ca­ro­na, gua­pa, ma­du­ra e in­tere­san­te. Hay un mo­men­to en que se trans­for­ma en hom­bre ru­do, pe­ro vuel­ven los ta­co­nes en la ma­gia de un vo­de­vil con el ma­ne­jo de dos per­so­na­li­da­des: el se­ñor Al­bán y la di­va Za­za, ma­dre y pa­dre a la vez de un cha­ma­co­te que no es gay y quie­re ca­sar­se con su no­via de fa­mi­lia de­cen­te. En es­ta nue­va tem­po­ra­da, Ma­rio Iván Mar­tí­nez tie­ne un com­pa­ñe­ro ex­qui­si­to, en­can­ta­dor ac­tor y mu­cho me­jor que otros, To­más Go­ros, co­mo Geor­ge. Los dos ha­cen una quí­mi­ca ex­tra­or­di­na­ria y ne­ce­sa­ria pa­ra que to­do flu­ya en una his­to­ria de amor de dos hom­bres que sos­tie­nen su re­la­ción an­te las ad­ver­si­da­des del pa­so del tiempo. Uno de los pri­me­ros tex­tos gay que abrió bre­chas de li­ber­tad de ex­pre­sión y res­pe­to, aun­que en el tí­tu­lo es­té la pa­la­bra “lo­cas”. Al­bán de­ja los pan­ta­lo­nes y los cam­bia por los ves­ti­dos de ca­ba­ret y se trans­for­ma en la in­tere­san­te Za­za, con har­ta dig­ni­dad por­que así se lo de­ci­de el des­tino ar­tís­ti­co. Su ado­ra­do Geor­ge, su pa­re­ja de años, es el ani­ma­dor del ca­ba­ret y lo ado­ra­mos… ¡le aguan­ta a la “di­va” to­do por amor!

EL AMOR GAY NO ES PE­CA­DO

No hay mie­dos es­cé­ni­cos de to­mar­se de la mano de par­te de Ma­rio Iván y Go­ros, el ma­cho­te de se­ries de nar­co­te­rror, más tierno que una ro­sa por­que ado­ra a su “ves­ti­da”. Cul­mi­nan en un be­so de pi­qui­to en­tre arru­ma­cos y acor­deo­nes ro­mán­ti­cos. No es el be­so­te ar­dien­te que se die­ran ha­ce 20 años en el mu­si­cal dra­má­ti­co El­be­so­de­la­mu­je­ra­ra­ña, pe­ro vuel­ven a jun­tar sus la­bios. Nun­ca han si­do pa­re­ja ro­mán­ti­ca en la vi­da real y sí es­tu­pen­dos ac­to­res. Vol­ver­se a jun­tar en un tea­tro tras una se­pa­ra­ción de 20 años, y cul­mi­nar­la con un be­so, es his­tó­ri­co.

NO PODRÁS ES­CA­PAR NUN­CA DE MIS BE­SOS

En El­be­so­de­la­mu­je­ra­ra­ña (1997), Mo­li­na (Ma­rio Iván Mar­tí­nez) es un ho­mo­se­xual ama­ne­ra­do y qui­sie­ra ser co­mo una di­va del Holly­wood. ¡Lo acu­san de ha­ber vio­la­do a un me­nor! Mo­li­na le cuen­ta pe­lí­cu­las fa­mo­sas a un pre­so idea­lis­ta que quie­re so­lu­cio­nar to­do con ar­mas, Va­len­tín Arre­gui (To­más Go­ros). En­tre las re­jas y plá­ti­cas se­duc­to­ras sur­ge un ro­manc ce clan­des­tino con­de­na­do a la tra­ge­dia por­que tar­de o tem­prano en la ca­ma se en­con­tra­rán. Re­unir nue­va­men­te a es­tos dos ex­tra­or­di­na­rios ac­to­res, y que sea en otro mu­si­cal y vo­de­vil a la vez, y gay… ¡Guau! Y es La­jau­la­de­las­lo­cas to­tal­men­te di­fe­ren­te al dra­ma de El­be­so­de­la mu­je­ra­ra­ña, pe­ro con al­go en co­mún: un be­so y con los mis­mos ac­to­res.

DUE­LO AC­TOR AL Esun­pla­cer es­ce­na ve­ren el tra­ba­jo Ma­rioI­ván de y Go­ros. To­más No se los pue­den per­der.

EN LA­JAU­LA­DE­LAS­LO­CAS. Ma­rio Iván Mar­tí­nez mos­tró pro­fe­sio­na­lis­mo lue­go de la muer­te de su ma­má.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.