ASÍ LO ANUN­CIÓ MARJORIE

TVyNovelas (México) - - En Portada - Gra­cias Marjorie de Sou­sa

Es­te es el co­mu­ni­ca­do ofi­cial de pren­sa de Marjorie de Sou­sa:

A LOS ME­DIOS DE CO­MU­NI­CA­CIÓN, A MIS AMI­GOS Y AL PÚ­BLI­CO EN GE­NE­RAL.

El pú­bli­co, los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, fans y ami­gos no só­lo son fun­da­men­ta­les en la for­ma­ción y en el éxi­to de la ca­rre­ra de un ar­tis­ta, tam­bién se con­vier­ten en la fa­mi­lia cer­ca­na de ca­da uno de no­so­tros los que tra­ba­ja­mos en es­te me­dio, don­de nues­tra vi­da es­tá ex­pues­ta a los co­men­ta­rios, opi­nio­nes y ac­cio­nes de ter­ce­ros.

Co­mo to­do ser hu­mano nos emo­cio­na­mos, vi­vi­mos, com­par­ti­mos mo­men­tos, de­ci­sio­nes y tam­bién no­ti­cias que no siem­pre son las más agra­da­bles.

Ha­go de su co­no­ci­mien­to ofi­cial­men­te que la re­la­ción con Ju­lián Gil sí lle­gó a su fin; se han di­cho mu­chas ver­sio­nes e in­clu­so han ca­lum­nia­do a mi equi­po de tra­ba­jo con de­cla­ra­cio­nes ja­más ofre­ci­das, co­sas y si­tua­cio­nes en re­fe­ren­cia a mi per­so­na e in­vo­lu­cran­do mi nom­bre tam­bién.

Na­die has­ta es­te mo­men­to se ha­bía pro­nun­cia­do an­te es­ta si­tua­ción, pri­me­ro por res­pe­to a mi hi­jo, al pú­bli­co que es por quien tra­ba­jo y por­que so­mos fi­gu­ras que es­ta­mos ex­pues­tas a si­tua­cio­nes per­so­na­les co­mo és­ta, que no son agra­da­bles de com­par­tir y de las cua­les a ve­ces se pue­de juz­gar sin sa­ber.

No só­lo la edu­ca­ción cul­tu­ral en los se­res hu­ma­nos es bá­si­ca, la for­ma­ción de los va­lo­res y los am­bien­tes fa­mi­lia­res son vi­ta­les pa­ra que crez­ca­mos en ar­mo­nía, en ple­ni­tud y fe­li­ci­dad; aho­ra lo­grar es­to es mi com­pro­mi­so más gran­de con mi hi­jo, y se­guir tra­ba­jan­do pa­ra ase­gu­rar­me de que nun­ca le fal­te na­da, y sé que así se­rá por­que cre­ce y cre­ce­rá con un amor abun­dan­te e inago­ta­ble.

Exis­te un pro­ce­so le­gal ac­tual­men­te de am­bas par­tes, ya que, aun­que siem­pre bus­qué un diá­lo­go per­so­nal y amis­to­so, no fue el ca­so de la per­so­na en cues­tión, y por eso aho­ra mi equi­po de abo­ga­dos es­ta­rá a car­go de to­do jun­to con las le­yes de Mé­xi­co, que es don­de na­ció mi hi­jo; ellos de­ci­di­rán có­mo se ten­drán que de­ri­var los he­chos de aho­ra en ade­lan­te.

A mí me esperan va­rios pro­yec­tos por rea­li­zar y un fu­tu­ro aho­ra jun­to al que es el más gran­de amor de mi vi­da; no ten­go có­mo agra­de­cer to­dos los men­sa­jes, aten­cio­nes y bue­nos de­seos que he re­ci­bi­do des­de que anun­cié a los cua­tro vien­tos que es­pe­ra­ba an­sio­sa y emo­cio­na­da su lle­ga­da.

Des­de lo más pro­fun­do de mi co­ra­zón es­toy agra­de­ci­da siem­pre por su apo­yo; no les nie­go que es un mo­men­to muy muy di­fí­cil, pe­ro les pi­do pa­ra mí y mi fa­mi­lia res­pe­to y pru­den­cia. Han si­do me­ses de en­fren­tar­me a mu­chas de­cep­cio­nes y reali­da­des que no ima­gi­né; es muy com­ple­jo lo que vi­vo co­mo mu­jer, co­mo ma­dre y co­mo ser hu­mano en to­dos los sen­ti­dos de vi­da.

Sé que de la mano de Dios y de la Vir­gen, de us­te­des, y con la fuer­za y en­tu­sias­mo úni­co que mi Ma­tías me in­yec­ta sal­dre­mos ade­lan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.