DO­BLE FES­TE­JO

SAN­DRA DE LA VE­GA, es­po­sa de AN­DRÉS GUAR­DA­DO, fes­te­ja su cum­plea­ños y la se­gun­da opor­tu­ni­dad que le dio la vi­da

TVyNovelas (México) - - Detras De... -

San­dra de la Ve­ga sa­be que tie­ne una mi­sión en la vi­da. Má­xi­mo, el hi­jo que tie­ne con An­drés Guar­da­do, tie­ne dos años, pe­ro ape­nas en lo que va de es­te 2017 co­men­zó a dis­fru­tar de él al cien por cien­to. Du­ran­te el par­to en Eind­ho­ven, Ho­lan­da, lu­gar don­de ra­di­can, la ta­pa­tía tu­vo una he­mo­rra­gia que afor­tu­na­da­men­te pu­die­ron con­tro­lar, pe­ro un des­cui­do de los doc­to­res oca­sio­nó que du­ran­te su re­cu­pe­ra­ción vol­vie­ra a su­frir la mis­ma reac­ción y con con­se­cuen­cias gra­ves. Fue­ron mo­men­tos muy di­fí­ci­les; por una par­te es­ta­ba la fe­li­ci­dad de con­ver­tir­se en ma­dre, pe­ro por otra, el te­mor de per­der la vi­da.

El cui­da­do, apo­yo y amor del fut­bo­lis­ta, la ben­di­ción de te­ner un be­bé y su va­len­tía hi­cie­ron que San­dra se afe­rra­ra a la vi­da. Hoy vi­ve un mo­men­to de gran ple­ni­tud y fes­te­ja sus 29 años lle­na de bie­nes­tar y sa­lud pa­ra ir de la mano en ca­da pa­so de su prín­ci­pe y prin­ci­pi­to. ¡Y va­ya sor­pre­sa que le or­ga­ni­zó el ju­ga­dor! Pues man­dó traer a

sus pa­dres y her­mano des­de Mé­xi­co pa­ra que pa­sa­ran unos días con ella.

¿Có­mo la pa­sas­te en tu cum­plea­ños?

Fue el cum­plea­ños per­fec­to. An­drés me dio el me­jor re­ga­lo al traer a mis pa­pás, mi her­mano, mi cu­ña­da y mis so­bri­nos des­de Mé­xi­co. No me lo es­pe­ra­ba.

¿Có­mo te dio la sor­pre­sa?

Lo pla­nea­ron muy bien, mi pa­pá fue su cóm­pli­ce. Mi ma­má me ha­bló an­tes de que lle­ga­ran y me di­jo que iría a un lu­gar don­de no ha­bía se­ñal, ese día via­ja­ron. Al si­guien­te, co­mo a las 8 de la ma­ña­na me avi­sa­ron que te­nía que ba­jar a la puer­ta por un pa­que­te pa­ra fir­mar. Al abrir vi a to­dos y gri­ta­ron: “¡Sor­pre­sa!”. Fue una emo­ción in­des­crip­ti­ble.

Pu­dis­te fes­te­jar en gran­de...

To­do se fue dan­do; es­pe­ra­ba a dos ami­gas en un prin­ci­pio, pe­ro des­pués vino mi fa­mi­lia, y los pa­pás de Héc­tor Mo­reno es­ta­ban de vi­si­ta. Mar­co Fa­bián ve­nía a co­no­cer la lo­ca­li­dad con su no­via y lo in­vi­ta­mos, tam­bién al Chi­cha­ri­to; fue sa­lien­do po­co a po­co. La pa­sé muy bien y muy con­ten­ta por­que lle­ga­ron con to­da la vi­bra de acom­pa­ñar­me.

Se jun­ta­ron los me­xi­ca­nos en Eu­ro­pa...

Sí, em­pe­za­mos ha­ce po­co con el gru­po. Aquí no hay mu­chos días de sol, y siem­pre que hay, An­drés quie­re ha­cer asa­dos. To­dos sa­ben que es el chef in­di­ca­do, y aho­ra ca­da que coin­ci­di­mos con días li­bres nos jun­ta­mos.

“SIEM­PRE BUS­CO LA RA­ZÓN DE NO HUNDIRME, Y AHÍ ERA MI HI­JO” ¿Có­mo han si­do es­tos 29 años?

No del to­do fá­ci­les. Cuan­do na­ció mi be­bé no hi­cie­ron bien el tra­ba­jo de par­to y per­dí mu­cha san­gre, en la re­cu­pe­ra­ción tam­bién. Es­tar fí­si­ca­men­te al cien me cos­tó mu­cho.

¿Qué fue lo que pa­só?

No sé si fue exac­ta­men­te un pro­ble­ma de la me­di­ci­na, aquí son muy na­tu­ra­les, la gen­te tie­ne a sus be­bés en la ca­sa. Yo lo tu­ve en un hos­pi­tal, pe­ro em-

No pen­sé que pu­die­ras vi­vir co­sas tan bo­ni­tas con una pa­re­ja y fue­ra tan fá­cil

“SI DIOS ME HA­BÍA DA­DO EL PO­DER DE RENACER TE­NÍA QUE RESPONDERLE”

“ELLOS ME DAN MU­CHO MÁS DE LO QUE YO LES PUE­DO DAR”

pe­cé a per­der mu­cha san­gre y no me po­dían con­tro­lar. A los 15 días me vol­ví a de­san­grar por­que me de­ja­ron pla­cen­ta. Mi cuer­po reac­cio­nó, tu­vie­ron que po­ner­me pla­que­tas cua­tro ve­ces, en­to­nes, en lo que mi cuer­po lo acep­tó, me cos­tó unos nue­ve me­ses.

¿Có­mo vi­vis­te esos me­ses?

Fue­ron muy di­fí­ci­les por­que es­ta­ba muy dé­bil, de­ci­di­mos via­jar a Mé­xi­co pa­ra que me re­vi­sa­ran. An­drés es­tu­vo unos días, pe­ro des­pués tu­vo que ir­se con la Se­lec­ción. Yo es­ta­ba dé­bil, con anemia, no lo dis­fru­ta­ba por­que no lo po­día cui­dar y mi ma­má era quien me ayu­da­ba con el be­bé. Por un la­do era acep­tar que me ha­bía pa­sa­do lo me­jor del mun­do, y al mis­mo tiempo en­ten­der que es­tu­ve a pun­to de morir. Gra­cias a Dios es co­sa del pa­sa­do.

¿De dón­de sa­ca­bas fuer­za?

Siem­pre bus­co la ra­zón de no hundirme, y ahí era mi hi­jo, al ver­lo me lle­na­ba de ga­nas pa­ra sa­lir ade­lan­te. An­drés siem­pre es­tu­vo al pen­dien­te, me ayu­da­ba, ha si­do un gran pa­pá y pa­re­ja.

¿Ya te en­cuen­tras to­tal­men­te re­cu­pe­ra­da?

Sí, vi­ví una tor­men­ta mu­cho tiempo. A par­tir de es­te año em­pe­cé a dis­fru­tar a Má­xi­mo y aho­ra es­toy ple­na en to­dos los sen­ti­dos. Hoy sa­bo­reo más y me sien­to in­men­sa­men­te fe­liz con mi fa­mi­lia, mi pa­re­ja y mi hi­jo.

¿ Qué apren­di­za­je te de­jó es­to?

Hu­bo un mo­men­to en que es­ta­ba muy mal y de­cía que me iba a morir por­que ya me ha­bía de­san­gra­do dos ve­ces, que la ter­ce­ra iba a ser la ven­ci­da. Un ami­go de mis pa­pás me di­jo que me­jor me pre­gun­ta­ra cuál era mi mi­sión en la vi­da, por­que Dios me ha­bía de­ja­do vi­vir por al­go.

¿Ya la en­con­tras­te?

Sí, pen­sé en que si Dios me ha­bía da­do el po­der de renacer te­nía que responderle. Ha­blé con An­drés y le di­je que me en­car­ga­ría de la Fun­da­ción que te­ne­mos en Ja­lis­co (Fun­da­ción An­drés Guar­da­do). Me apo­yó y ahí em­pe­cé a tra­ba­jar en ello. Es­ta­mos muy con­ten­tos ha­cien­do co­sas pa­ra la gen­te. Apren­dí a va­lo­rar to­do lo que ten­go.

¿Có­mo es An­drés de pa­pá?

In­creí­ble, des­de que Má­xi­mo es­ta­ba en la pan­za le ha­bla­ba mu­chí­si­mo, aho­ri­ta los ves y tie­nen una co­ne­xión im­pre­sio­nan­te. De be­bé le ha­bla­ba y se po­nía in­me­dia­ta­men­te fe­liz, y aho­ra cuan­do se va con la Se­lec­ción se po­ne tris­te, in­quie­to, le pe­sa mu­cho que no es­té. Es un pa­pá que le de­di­ca tiempo y jue­ga con él to­dos los días.

¿Les gus­ta­ría te­ner la pa­re­ji­ta?

Sí. An­drés me lo di­ce, pe­ro por los tiem­pos lo te­ne­mos que or­ga­ni­zar pa­ra es­tar tran­qui­los. Si no, va a na­cer y des­pués va a ser el Mun­dial. Es­ta­mos dis­fru­tan­do mu­cho a Má­xi­mo, que­re­mos dar­le tiempo pa­ra que cuan­do ven­ga la ni­ña no lo re­sien­ta. Ya des­pués de esas fe­chas bus­ca­re­mos a la prin­ce­sa.

¿ Có­mo han si­do es­tos seis años de pa­re­ja?

Muy pa­dres, nos aco­pla­mos bien, he­mos apren­di­do a res­pe­tar­nos el uno al otro por­que a ve­ces so­mos muy di­fe­ren­tes. Yo apren­do de él lo que no ten­go, y él de mí, eso nos ha ayu­da­do a que ca­da año sea me­jor pa­ra no­so­tros. La lle­ga­da de Má­xi­mo nos lle­nó de más amor y unión.

¿Qué te gus­ta­ría de­cir­les?

Que es­toy agra­de­ci­da con ellos por­que de al­gu­na ma­ne­ra de­ci­die­ron ha­cer su vi­da con­mi­go. Es­toy fe­liz de que me ha­yan es­co­gi­do pa­ra ca­mi­nar en es­ta vi­da jun­tos, y creo que ellos me dan mu­cho más de lo que yo les pue­do dar. Me ha­cen la mu­jer más fe­liz, los amo mu­cho.

EL CHEF DE LA CA­SA en­can­ta le An­drés asa­dos, “A ha­cer los de la en­car­gó él se y le que­dó co­mi­da El po­bre muy bien. ago­ta­do ter­mi­nó no pa­ró”. por­que

Chi­cha­ri­to, ME­XI­CA­NOS EN EU­RO­PA. he­cho Mar­co Fa­bián y Héc­tor Mo­reno han un gran equi­po jun­to a An­drés.

BENDECIDA. “Es­toy agra­de­ci­da con ellos por­que de al­gu­na ma­ne­ra de­ci­die­ron ha­cer su vi­da con­mi­go”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.