El amor, ins­tru­men­to pa­ra la paz

TVyNovelas (México) - - En Portada -

Que­ri­do ami­go, te sa­lu­do con in­men­sa ale­gría. Es­ta se­ma­na quie­ro com­par­tir­te una prác­ti­ca es­pi­ri­tual pa­ra regresar a la paz, pa­ra tu pro­ce­so de que­rer la paz por en­ci­ma de to­do. Le pue­des pe­dir ayu­da a tus án­ge­les y de­cir­les:

“Án­ge­les míos, Án­ge­les de Dios, com­pa­ñe­ros her­mo­sos, ayú­den­me a ele­gir la paz por en­ci­ma del con­flic­to”.

Pue­des re­pe­tir la si­guien­te ora­ción pa­ra pe­dir su ayu­da:

“Hoy me reúno con us­te­des con el de­seo de que­rer y bus­car la paz, que se ha­ga su vo­lun­tad en mí, que la prác­ti­ca de pa­cien­cia y to­le­ran­cia que es­ta­ré ha­cien­do es­ta se­ma­na sea guia­da por us­te­des. Les pi­do su ayu­da en mi renacer, les en­tre­go mi do­lor, mi su­fri­mien­to, mis tris­te­zas y mis preo­cu­pa­cio­nes; hoy ven­go a en­tre­gar­les cual­quier sen­ti­mien­to de pre­sión y mie­do. A ti, Je­sús, her­mano ma­yor, acep­to tu ma­ni­fes­ta­ción, tu guía y los men­sa­jes que ten­gan pa­ra mí di­rec­to del mun­do es­pi­ri­tual. Sé que el amor siem­pre es­cu­cha.

“Án­ge­les y Ar­cán­ge­les que me acom­pa­ñan en es­te mo­men­to, pi­do me den las se­ña­les que ne­ce- si­to pa­ra en­ten­der el si­guien­te pa­so en mi ca­mino es­pi­ri­tual.

“Las acep­to. Así sea, así ya es”.

Re­cuer­da que en el si­len­cio en­cuen­tras a Dios, le­van­ta tu co­ra­zón al amor in­fi­ni­to y per­fec­to, ofré­ce­le tu co­ra­zón y és­te se­rá lle­na­do de amor, es­pe­ran­za, pa­cien­cia y to­le­ran­cia. Él te da­rá la opor­tu­ni­dad de ele­gir la paz, sin ol­vi­dar que la paz em­pie­za con­ti­go y ter­mi­na en ti.

Te com­par­to el si­guien­te men­sa­je de Ar­cán­gel Ga­briel:

“Es tiempo de Án­ge­les, es tiempo de amor; si aún no te sien­tes en esa con­di­ción por com­ple­to, de­bes ha­cer a un la­do el ego por un mo­men­to y com­pren­de­rás que esos ve­los que cie­gan tus ojos se­rán re­mo­vi­dos, y la ver­da­de­ra vi­sión de quien eres emer­ge­rá. Tu luz guia­rá a otros.

Te es­ta­mos lla­man­do… no pos­ter­gues más tu paz. Re­ci­bi­rás to­da la ayu­da que se re­quie­re. Tú ya eres nues­tra jo­ya más pre­cia­da. El amor te pu­lió”.

RE­CUER­DA:

Eres paz, eres amor, eres luz.

TA­NIA KARAM

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.