¡QUIE­RE ASUHIJO LE­JOS DE SU PA­DRE!

MARJORIE­bus­ca MAR­JO­RIE bus­ca li­mi­tar has­ta don­de pue­da el con­tac­to de JU­LIÁN GIL con MA­TÍAS. ¡No per­mi­te ni que ue­duer­ma­co­nél! duer­ma con él!

TVyNovelas (México) - - Primero En TV Y Novelas -

Mar­jo­rie de Sou­sa y Ju­lián Gil vol­vie­ron a ver­se las ca­ras. Am­bos asis­tie­ron el pa­sa­do 16 de ma­yo a la au­dien­cia que te­nían en el Juzgado Fa­mi­liar No. 12 de la Ciu­dad de Mé­xi­co pa­ra fi­jar sus de­re­chos so­bre su hi­jo, Ma­tías. A pe­sar de que días an­tes ma­ni­fes­ta­ron su de­seo de lle­gar a un acuer­do por el bien del pe­que­ño, no lo lo­gra­ron. Él no es­tá dis­pues­to a pa­gar los 200 mil pe­sos que la ac­triz pide de pen­sión pa­ra el be­bé de tres me­ses de edad, y ella bus­ca con­tra vien­to y ma­rea li­mi­tar la con­vi­ven­cia de és­te con su pa­dre.

LA BA­TA­LLA LE­GAL

El tra­go amar­go que vi­ven co­men­zó le­gal­men­te en abril pa­sa­do. La ve­ne­zo­la­na ini­ció una de­man­da por la cus­to­dia de Ma­tías en la que des­ta­ca­ron los 200 mil pe­sos que pide de ma­nu­ten­ción men­sual. El ac­tor au­to­má­ti­ca­men­te se ne­gó a pa­gar di­cha can­ti­dad, por lo que co­men­za­ron una ba­ta­lla en la que am­bos se nie­gan a per­der.

Al co­no­cer la ne­ga­ti­va de Ju­lián, las acu­sa­cio­nes co­men­za­ron a ser más fuer­tes. Además de ase­gu­rar que Ju­lián no ha si­do un pa­dre res­pon­sa­ble, Mar­jo­rie so­li­ci­tó al juez que se le prac­ti­ca­ran prue­bas psi­co­ló­gi­cas y t to­xi­co­ló­gi­cas, pues lo acu­sa de vio­len­to y de con­su­mir sus­tan­cias ile­ga­les. Só­lo de esa m ma­ne­ra, él iba a po­der vol­ver a ver a su hi­jo.

¡BUS­CA HA­CER­LE EL CA­MINO DI­FÍ­CIL!

Mar­jo­rie no va a ce­der. Las co­sas de­ben s ser a su ma­ne­ra o no ha­brá acuer­do. El cam mino sano pa­ra po­der lo­grar una con­vi­ven­cia pa­dre e hi­jo co­mien­za a lle­nar­se de más ob obs­tácu­los, pues du­ran­te la au­dien­cia de la se­ma­na pa­sa­da nos en­te­ra­mos de que so­li­ci­tó al juez una cláu­su­la más: Ma­tías no pue­de que­dar­se a dor­mir con su pa­dre.

JU­LIÁN NO VE A SU HI­JO DES­DE EL 27 DE MAR­ZO

Con­for­me pa­sa el tiem­po, esta re­la­ción se ve ca­da vez más li­mi­ta­da. Ha­ce 15 días, du­ran­te la en­tre­vis­ta que nos con­ce­dió

Ju­lián Gil, ase­gu­ró que lo úni­co que desea­ba era ver a su hi­jo y po­der com­par­tir momentos con él sin es­tar vigilado: “Quie­ro que res­pe­ten mi re­la­ción pa­terno-fi­lial. Yo soy pa­dre, no de hoy, no es mi pri­mer hi­jo. Lo soy ca­si des­de que ten­go uso de ra­zón. He si­do pa­pá gran par­te de mi vi­da, y es lo me­jor que me ha pa­sa­do. Eso es lo que he ve­ni­do pe­lean­do, pe­lea­ré y lo de­fen­de­ré a muer­te, por­que es mi san­gre”.

LA AU­DIEN­CIA

Mar­jo­rie de Sou­sa lle­gó al Juzgado 12 de lo Fa­mi­liar a las 9:20 de la ma­ña­na, y es­tu­vo cus­to­dia­da des­de esa ho­ra has­ta su sa­li­da. Me­dia ho­ra des­pués se­ría la ci­ta. Ju­lián lle­gó mi­nu­tos an­tes acom­pa­ña­do de su re­pre­sen­tan­te y dos abo­ga­dos.

En los pri­me­ros 50 mi­nu­tos, am­bos se que­da­ron so­los pa­ra apor­tar prue­bas con las que el juez dic­ta­mi­na­rá si es ne­ce­sa­ria la pen­sión que pide la ac­triz. Pos­te­rior­men­te lle­ga­ron los abo­ga­dos de las dos par­tes, y a las 11:38 ho­ras se des­pi­die­ron de ma­ne­ra cor­dial.

An­tes de su sa­li­da, Ju­lián se en­fren­tó con uno de los tes­ti­gos de la ac­triz, su cho­fer; cru­za­ron un par de pa­la­bras y, mo­les­to, el ac­tor sa­lió del lu­gar.

Afue­ra de las ins­ta­la­cio­nes co­men­tó: “No pu­di­mos lle­gar a acuer­dos fi­na­les, así que se ve­rá más ade­lan­te en un jui­cio. Es­to ha si­do muy des­gas­tan­te”.

Por su par­te, Mar­jo­rie fue acom­pa­ña­da por su gen­te has­ta el es­ta­cio­na­mien­to, don­de la es­pe­ra­ba un au­to­mó­vil di­fe­ren­te al que la ha­bía lle­va­do. En el tra­yec­to se li­mi­tó a de­cir: “Del fu­tu­ro, so­bre to­do de Ma­tías, no pue­do de­cir aho­ri­ta na­da y no lo voy a ha­cer. No lo he di­cho has­ta aho­ra”.

CON MU­CHA SE­GU­RI­DAD. Mar­jo­rie lle­gó al Juzgado Fa­mi­liar No. 12 cus­to­dia­da de cua­tro es­col­tas. A su sa­li­da, la acom­pa­ña­ron has­ta el es­ta­cio­na­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.