¡Triun­fó el AMOR!

VIO­LE­TA ISFEL y AR­CHIE BALARDI se dan una se­gun­da opor­tu­ni­dad, pe­ro aho­ra irán con cau­te­la y to­ma­rán te­ra­pia de pa­re­ja

TVyNovelas (México) - - Primero En TV Y Novelas -

Cuan­do hay amor, to­do se pue­de. Eso queda com­pro­ba­do con Vio­le­ta Isfel y Ar­chie Balardi, quie­nes es­tán nue­va­men­te jun­tos des­pués de can­ce­lar su compromiso de bo­da y se­pa­rar­se por unos me­ses. La pa­re­ja anun­ció su rup­tu­ra a tra­vés de un vi­deo, en con­si­de­ra­ción a sus se­gui­do­res que siem­pre los han apo­ya­do. Sin em­bar­go, la no­ti­cia desató va­rios chis­mes, en­tre ellos, que la cau­sa de su rom­pi­mien­to fue que la ac­triz lle­va­ba el ma­yor pe­so de los gas­tos de la ca­sa, si­tua­ción que des­min­tie­ron ro­tun­da­men­te. Por for­tu­na, am­bos le e d die­ro­ne o ca car­pe­ta­zo­pe­ta o al asu asun­to to y dec de­ci­die­ron­de od dar­se una nue­va­va opor­tu­ni­dad. En en­tre­vis­ta nos com­part com­par­tie­ron los de­ta­lles les de su re­gre­so.

“ME COS­TÓ MU­CHO TRA­BA­JO ACEP­TAR QUE ÉL ME SE­GUÍA AMAN­DO”: VIO­LE­TA

De­ci­die­ron dar­se una se­gun­da opor­tu­ni­dad...

VIO­LE­TA: Así es, el amor es­tá por en­ci­ma de to­do. Pue­de ha­ber pro­ble­mas y co­sas qué arre­glar, pe­ro el amor triun­fa siem­pre. Aun­que ya ha­bía­mos de­ci­di­do se­pa­rar­nos, siem­pre pen­san­do en nues­tros hi­jos, es­tos me­ses de le­ja­nía nos sir­vie­ron pa­ra dar­nos cuen­ta de que en ver­dad nos que­re­mos. Pe­ro bueno, co­mo en to­das las pa­re­jas, hay mu­cho tra­ba­jo per­so­nal qué ha­cer y es­ta­mos dis­pues­tos a echar­le ga­nas a nues­tra re­la­ción en pro de nues­tros hi­jos. La ver­dad, es­toy muy con­ten­ta.

¿Qué apren­die­ron de esta se­pa­ra­ción?

AR­CHIE: Mu­chas co­sas, nos dio una gran en­se­ñan­za de vi­da. Lo im­por­tan­te es que en es­tos me­ses que no es­tu­vi­mos jun­tos cre­ci­mos en pro­yec­tos in­di­vi­dua­les, y eso es­tu­vo muy bien. Además, la ver­dad, sí la ex­tra­ñé mu­cho. Los dos nos di­mos cuen­ta de que nos ama­mos y de que que­re­mos es­tar jun­tos en las bue­nas, en las ma­las y en las peo­res.

¿Quién dio el pri­mer pa­so?

V: A mí me cos­tó mu­cho tra­ba­jo acep­tar que él me se­guía aman­do. Por or­gu­llo qui­zás es di­fí­cil re­va­lo­rar las co­sas, más cuan­do se su­po­ne que una de­ci­sión es­tá to­ma­da. Pe­ro un día qui­si­mos ver­nos pa­ra pla­ti­car, nos de­bía­mos una char­la tran­qui­la pa­ra po­ner las co­sas cla­ras, y al ver­nos nos di­mos cuen­ta de que nos s ama­mos y que no te­nía ca­so que nos hi­cié­ra­mos ton­tos, que va­lía la pe­na po­ner­nos las pi­las y ha­cer la cham­ba que se ten­ga que ha­cer pa­ra no per­der­nos en el ca­mino y no te­ner que pa­sar por es­te mo­men­to tan du­ro.

¿ A qué te re­fie­res con eso?

V: Es­ta­mos pen­san­do en ir a te­ra­pia de pa­re­ja y per­so­nal, to­mar de­ci­sio­nes en con­jun­to, che­car bien nues­tros acuer­dos

y po­ner los pun­tos cla­ros pa­ra que no ha­ya ma­los en­ten­di­dos, por­que creo que el amor que nos te­ne­mos y que le te­ne­mos a nues­tros hi­jos va­le cual­quier es­fuer­zo. “ELLA ES­TÁ EN SU CA­SA Y YO EN LA MÍA”: AR­CHIE Se es­pe­cu­la­ron mu­chas co­sas so­bre su rom­pi­mien­to...

V: La ver­dad es que no­so­tros ter­mi­na­mos nues­tra re­la­ción de co­mún acuer­do; de he­cho, gra­ba­mos un vi­deo pa­ra nues­tros se­gui­do­res en el que de­ja­mos cla­ros los mo­ti­vos de nues­tra se­pa­ra­ción. Des­afor­tu­na­da­men­te, las re­vis­tas ama­ri­llis­tas in­ven­ta­ron chis­mes sin

El amor es­tá por en­ci­ma de to­do; pue­de ha­ber pro­ble­mas y co­sas qué arre­glar, pe­ro el amor ga­na siem­pre VIO­LE­TA

fun­da­men­to y oca­sio­na­ron que le can­ce­la­ran dos shows a Ar­chie.

¿Re­to­ma­rán sus pla­nes de bo­da? V:

Si hay al­go en lo que no­so­tros re­pa­ra­mos es que hay mu­chas eta­pas que, sin que­rer, nos brin­ca­mos. Es por eso que aho­ra desea­mos to­mar te­ra­pia de pa­re­ja pa­ra no co­me­ter los mis­mos erro­res, y ya bien ate­rri­za­dos to­mar esa de­ci­sión, pe­ro que­re­mos que sea más pen­sa­da pa­ra que fun­cio­ne.

¿ Viv Vi­ven jun­tos nue nue­va­men­te? A:

No,N ese fue uno de nues­tros­nue pri­me­ros acuer­dos:dos ella es­tá en su ca­sa y yo en la mía, así va­mos a es­ta­rest un tiem­po. Aho­ra sa­be­mos­sab que las re­la­cio­nes­ne de pa­re­ja no só­lo se nu­tren de amor, sino que­qu hay to­do un tra­ba­jo per­so­nal­pe y en co­mún qué­qu ha­cer. V:V Es co­mo vol­ver a em­pe­zar de ce­ro, pe­ro con la a di­fe­ren­cia de que ya n nos co­no­ce­mos y na­die n nos pue­de con­tar na­da d del otro. Ya nos enoja­mos, nos con­ten­ta­mos y nos co­no­ci­mos en el peor es­ta­do de áni­mo, en­ton­ces, re­to­mar esta re­la­ción con to­do eso nos da otro panorama. Y co­mo que­re­mos que las co­sas real­men­te fun­cio­nen, tu­vi­mos un inicio di­fe­ren­te: él en su ca­sa y yo en la mía, re­con­quis­tán­do­nos, ex­tra­ñán­do­nos, apo­yán­do­nos.

Ima­gino que los más fe­li­ces fue­ron sus hi­jos… V:

Sí, ellos nun­ca per­die­ron con­tac­to. En mi ca­so siem­pre le he ex­pli­ca­do a mi hi­jo que una co­sa es la re­la­ción que pue­das te­ner con tu pa­re­ja, y otra la que lle­vas con la fa­mi­lia, y yo no per­dí con­tac­to con la de Ar­chie, así que fue muy pa­dre ver es­te re­en­cuen­tro en­tre nues­tros hi­jos, por­que tam­bién se ex­tra­ña­ban.

Es­toy muy fe­liz; ten­go tra­ba­jo, a mis hi­jas y só­lo me fal­ta­ba Vio­le­ta, pe­ro ya me sien­to com­ple­to. Se lo pe­dí al uni­ver­so y me lo con­ce­dió AR­CHIE

ENAMO­RA­DOS. La pa­re­ja aho­ra vi­ve en plenitud su re­la­ción, ba­sa­da en el ca­ri­ño, el res­pe­to y la ma­du­rez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.