SE SU­PERA POR SUS HI­JOS

LE­TI­CIA CAL­DE­RÓN es­tu­dia­rá Psi­co­lo­gía pa­ra co­mu­ni­car­se me­jor con LU­CIANO y CAR­LO

TVyNovelas (México) - - ¡Boda -

Fe­liz y ple­na se en­cuen­tra Le­ti­cia Cal­de­rón, dis­fru­tan­do co­mo­siem­pre a sus hi­jos, Lu­ciano, de 13 años, y Car­lo, de 12. Ade­más, se con­sien­te to­man­do va­rios cur­sos, en­tre ellos de fran­cé­se in­glés, y ahora quie­re es­tu­diar Psi­co­lo­gía pa­ra lo­grar una­me­jor co­mu­ni­ca­ción con sus pe­que­ños y no re­pe­tir pa­tro­nes que ella vi­vió con su­ma­má. De és­tos y otros te­mas pla­ti­ca­mos con la ac­triz, cu­ya ca­rre­ra es­tá en re­ce­so.

la te­le­vi­sión?

Por ahora no hay pro­yec­to en puer­ta. Es­toy de­di­ca­da amis ni­ños, a sus ta- reas, a pre­pa­rar las va­ca­cio­nes, que ya vie­nen pron­to... En Se­ma­na San­ta es­tu­vi­mos en Chia­pas y la pa­sa­mos sen­sa­cio­nal. Quie­ro que Lu­ciano y Car­lo co­noz­can per­fec­ta­men­te su país.

¿ Ya sa­ben a dón­de se van a ir?

Aún no, pe­ro­quie­ro que sea al­go­pa­dre, en­tre cul­tu­ral y di­ver­ti­do.

¿ Qué les has in­cul­ca­do?

Pa­ra em­pe­zar, la co­mu­ni­ca­ción. Siem­pre te­ne­mos que ha­blar las co­sas, qué les gus­ta y qué no. Lue­go les di­go: “¡ No ti­ren la ro­pa!” y la si­guen ti­ran­do. Car­lo es más des­or­de­na­do y dis­traí­do; me he en­con­tra­do cal­ce­ti­nes en la des­pen­sa, pe­ro bueno... Al­gún día en­ten­de­rá.

¿ Tu ma­má te ha com­par­ti­do con­se­jos pa­ra edu­car­los?

Mu­chos, desde los re­ga­ños y la nal­ga­da. Mi­ma­má se enoja­mu­cho cuan­do di­go es­to, pe­ro­yo se lo agra­dez­co por­que su­po­po­ner lí­mi­tes. Cuan­do yo era chi­ca a lo­me­jor no en­ten­día­por qué­me re­ga­ña­bao­me ha­cía ojos­pa­ra con­tro­lar­me, pe­ro hoy en día se lo agra­dez­co, ymu­chas co­sas las es­toy si­guien­do con­mis hi­jos, otras no.

apli­ca­rías con ellos?

Los gol­pes. Has­ta aho­ri­ta, no les he pe­ga­do amis hi­jos. Ya di­je que voy a em­pe­zar. Lo que sí es que les gri­to mu­cho, pe­ro gol­pes no, por­que el golpe en sí no es for­ma­ti­vo desde mi pun­to de vis­ta. Ha­blo­mu­cho con ellos, les ex­pli­co las co­sas y no son ton­tos. Tam­bién me sien­to muy afor­tu­na­da por­que son muy bue­nos ni­ños.

“CAR­LO ES DIS­TRAÍ­DO; HE EN­CON­TRA­DO SUS CAL­CE­TI­NES ¡EN LA DES­PEN­SA!” ¿ Cuán­do te vol­ve­re­mos a ver en “NO LES HE PE­GA­DO A MIS HI­JOS, HAS­TA AHO­RI­TA” ¿ Cuá­les son las co­sas que no

¿ Tu ma­má te dio más allá de una nal­ga­da?

Sí, por­que éramos tre­men­dos. Ten­go tres her­ma­nos y yo soy la úni­ca mu­jer, ¡ pe­ro éramos co­mo el dia­blo! Un día nos es­ca­pa­mos sin avi­sar a lo que era Reino Aven­tu­ra, lle­ga­mos has­ta la no­che y ob­via­men­te nos dio una ma­dri­na. No os pu­so a es­cri­bir mil ve­ces: “No de­bo sa­lir­me de mi ca­sa sin per­mi­so”. Yo tenía co­mo 14 años.

La tenía di­fí­cil tu ma­má…

Sí, yo me pe­lea­ba con mis her­ma- nos a gol­pes; en vez de es­tu­diar ba­llet qui­se es­tu­diar ka­ra­te pa­ra de­fen­der­me. En­tien­do a mi ma­má y a to­das las ma­más de esa épo­ca en n ese pun­to. Ade­más, una nal­ga­da a tiem­po es vá­li­da.

¿ Tus hi­jos to­man cla­ses de ka­ra­te co­mo tú lo hi­cis­te?

Sí, van a ka­ra­te y yo tam­bién ya es­toy to­man­do de­fen­sa per­so­nal, por­que­me dan unas vol­te­re­tas es­pan­to­sas. Ya no ju­ga­mos tan­to a lu­chi­tas co­mo an­tes, pe­ro es­co­gie­ron el ka­ra­te. Tam­bién es­tán en fut­bol. Lu­ciano si­gue con sus te­ra­pias y yo es­toy ahí con ellos.

¿ Có­mo quie­res que tus hi­jos te re­cuer­den?

Lu­ciano un día­me di­jo: “Ma­má, yo le pe­dí a Dios una ma­má lo­ca co­mo tú”, y la ver­dad, soy así, ha­go lo­cu­ras. No soy una ma­má nor­mal, ha­go mu­chas co­sas di­ver­ti­das con­mis hi­jos y tra­to de ser su ami­ga.

Co­men­tas que tie­nes mu­cha ha co­mu­ni­ca­ción con ellos…

Sí, pla­ti­ca­mos de mu­chas co­sas. Tam­bién pa­ra eso es­tu­dié Fi­lo­so­fía y quie­ro es­tu­diar Psi­co­lo­gía, pa­ra po­der co­mu­ni­car­nos y ayu­dar­los a for­mar su pro­pio ca­rác­ter, su pro­pio ser. El día de­ma­ña­na ellos for­ma­rán su ca­mino, yo ya só­lo es­pe­ra­ré que me bus­quen tres días: el 10 de­ma­yo, mi cum­plea­ños y Na­vi­dad, por­que no quie­ro ser de esas ma­más que es­tán siem­pre de­trás de sus hi­jos; yo tam­bién quie­ro ha­cer­mi vi­da.

¿ Es­tu­dia­rás Psi­co­lo­gía pron­to?

Es­toy en eso. Es­tu­dié fran­cés, aho­ri­ta es­tu­dio in­glés, he es­ta­do en al­gu­nos cur­sos de Psi­co­lo­gía, pe­ro sí quie­ro ir a la uni­ver­si­dad a es­tu­diar, y no pa­ra dar te­ra­pias a to­do el mun­do, aun­que me gus­ta mu­cho el com­por­ta­mien­to del ser hu­mano.

¿ Ahora tie­nes pa­re­ja?

No, es­toy de­di­ca­da a mis hi­jos com­ple­ta­men­te. Lu­ciano ya quie­re que me ca­se, y Car­lo dice que no quie­re que ten­ga no­vio. Aho­ri­ta no es­toy bus­can­do, pe­ro si lle­ga se­ría ma­ra­vi­llo­so.

“NO SOY UNA MA­MÁ NOR­MAL, HA­GO MU­CHAS CO­SAS DI­VER­TI­DAS CON MIS HI­JOS”

con­se­jos; Do­ña Car­men, ma­má de Lety, le ha da­do gran­des SU MENTORA. hi­jos son los gol­pes. lo úni­co que la oji­ver­de no re­pe­ti­ría con sus

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.