LA ATLÁN­TI­DA

TVyNovelas (México) - - Luce Como Estrella -

Que­ri­do lec­tor: es­ta se­ma­na com­par­to con­ti­go el po­lé­mi­co te­ma de la exis­ten­cia de la Atlán­ti­da. Se dice que tal vez no exis­tió y fue só­lo una in­ven­ción de Pla­tón pa­ra ex­pre­sar al­gu­nas de sus ideas po­lí­ti­cas. Re­gre­se­mos me­jor en el tiem­po a lo que se co­no­ce co­mo “La edad de oro” de es­te si­tio.

La Atlán­ti­da fue un lu­gar que se ex­ten­dió en un te­rri­to­rio por de­más gran­de al que se con­si­de­ró un con­ti­nen­te. Sus ha­bi­tan­tes fue­ron crea­do­res de la más alta tec­no­lo­gía y cul­tu­ra exis­ten­tes en ese mo­men­to; su ubi­ca­ción es­ta­ba en un lu­gar pri­vi­le­gia­do, al­gu­nos di­cen que en el Me­di­te­rrá­neo, otros que en el océano Atlán­ti­co y, por tal ra­zón, po­dían lle­gar a vi­si­tar cul­tu­ras que na­da te­nían que ver una con la otra, co­mo los egip­cios y los ma­yas. Fue­ron gran­des na­ve­gan­tes que con sus em­bar­ca­cio­nes pu­die­ron do­mi­nar los ma­res de to­do el mun­do. La pri­me­ra vez que se oye ha­blar de la Atlán­ti­da fue en los Diá­lo­gos de Timeo y Cri­tias, don­de Pla­tón des­cri­be una ci­vi­li­za­ción que vi­vía en una is­la “más allá de las Co­lum­nas de Hér­cu­les” que era el nom­bre que an­ti­gua­men­te re­ci­bía el Es­tre­cho de Gi­bral­tar. Esa ciu­dad go­ber­na­da por re­yes tenía un do­mi­nio ab­so­lu­to so­bre el ma­ne­jo de los me­ta­les con los que cons­truían ver­da­de­ras obras de ar­te. Su tec­no­lo­gía era ca­paz de ha­cer milagros con los mé­to­dos de sa­na­ción que te­nían: gran­des cá­ma­ras de cris­tal don­de te­nían cuar­zos de to­dos co­lo­res y ta­ma­ños de la me­jor ca­li­dad, por don­de la luz po­día pa­sar y ac­tuar co­mo un con­duc­tor de ener­gía so­bre el cuer­po de la per­so­na y traer­le ali­vio.

Sus tác­ti­cas de gue­rra los vol­vie­ron so­fis­ti­ca­dos, con­quis­tan­do mu­chos te­rri­to­rios en poco tiem­po y sin mu­cho es­fuer­zo, por lo que fue­ron te­mi­dos y, a la vez, res­pe­ta­dos. Las mu­je­res no se que­da­ban atrás: eran gran­des gue­rre­ras que po­dían ma­ne- jar el ar­co y la fle­cha con la ma­yor pre­ci­sión po­si­ble cuan­do que­rían ata­car a su opo­nen­te, así co­mo ex­ce­len­tes ama­zo­nas que do­mi­na­ban las ar­tes ecues­tres y sa­bían man­te­ner una co­mu­ni­ca­ción te­le­pá­ti­ca en­tre sí por la evo­lu­ción que ha­bían lo­gra­do. Fue­ron tan­tos los abu­sos en que in­cu­rrie­ron, que se dice que su dios, Po­sei­dón, al es­tar ya can­sa­do de estas fal­tas de respeto, tra­jo un ca­ta­clis­mo a la is­la y ter­mi­nó con to­do co­mo un cas­ti­go a la desobe­dien­cia de sus ha­bi­tan­tes.

Si bien es cier­to, exis­ten mu­chas teo­rías so­bre la Atlán­ti­da; sin em­bar­go, que­dé­mo­nos con es­ta, que ha­bla de una so­cie­dad al­ta­men­te desa­rro­lla­da que un día pu­do lle­var a sus ha­bi­tan­tes al más al­to gra­do de evo­lu­ción nun­ca an­tes ima­gi­na­do. Es un pla­cer po­der ser­vir­te Dios ben­di­ga tu se­ma­na. Geor­get­te Ri­ve­ra

DESCUBRETUPODERFEMENINO, 24 DE JU­NIO, CIU­DAD DE MÉ­XI­CO TA­LLER

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.