Ser fe­liz traerá pros­pe­ri­dad a tu vi­da

TVyNovelas (México) - - Pasatiempos -

Que­ri­do ami­go: hoy, co­mo ca­da se­ma­na, me lle­na de ale­gría en­trar en con­tac­to con­ti­go y en­viar­te ben­di­cio­nes y Án­ge­les ex­tras que acom­pa­ñen tu ca­mino.

En es­ta oca­sión quie­ro re­cor­dar­te lo importante que es pa­ra los Án­ge­les que tu vi­da es­té lle­na de pros­pe­ri­dad. Por lo tan­to, es mo­men­to de que ha­gas una pau­sa y te for­mu­les la si­guien­te pre­gun­ta: ¿Qué pue­do ha­cer pa­ra que crez­ca la pros­pe­ri­dad en mí?

El pri­mer pun­to pa­ra que pue­das me­jo­rar­la va a de­pen­der de cuá­les sean tus pro­pó­si­tos; es de­cir, si quie­res que se te abran los ca­mi­nos pa­ra te­ner ma­yo­res in­gre­sos, acuér­da­te de que el di­ne­ro es com­ple­ta­men­te un efec­to de lo que es­tás ha­cien­do. Los Án­ge­les me han en­se­ña­do que si es­tás en­fo­ca­do en con­se­guir y no en dar, la abun­dan­cia o pros­pe­ri­dad pue­de ser a cor­to pla­zo. Si es­tás ha­cien­do las co­sas en cons­cien­cia, con el pro­pó­si­to de dar, de com­par­tir tus co­no­ci­mien­tos a la em­pre­sa en la que la­bo­ras, ayu­dar en su cre­ci­mien­to, ofre­cer me­jo­ras, etc., en­ton­ces el di­ne­ro pue­de ma­ni­fes­tar­se co­mo una con­se­cuen­cia na­tu­ral.

Pa­ra un co­mien­zo más pro­duc­ti­vo y ge­ne­ro­so, pue­des re­pe­tir lo si­guien­te:

“Hoy me en­fo­co en la voz del maes­tro que quie­ro es­cu­char y en la voz del amor, pa­ra que an­te cual­quier si­tua­ción que se me es­té pre­sen­tan­do pue­da se­guir la guía ha­cia lo que me traerá ma­yor paz, pues Dios, que da a to­dos por igual, co­no­ce mis más gran­des an­he­los, por lo que me traerá ma­yor fe­li­ci­dad. Así sea, así ya es”. Ar­cán­gel Mi­guel trae pa­ra ti es­te men­sa­je: “Yo, Ar­cán­gel Mi­guel, te es­toy guian­do a tra­vés de sen­sa­cio­nes, im­pul­sos, ‘em­pu­ján­do­te’ a que con­ti­núes ha­cia tu in­de­pen­den­cia fi­nan­cie­ra. Us­te­des los hu­ma­nos dan mu­cha im­por­tan­cia al di­ne­ro; lo importante es la fe­li­ci­dad que sen­ti­rán acep­tan­do los re­tos que es­ta­ré tra­yen­do a ti, dán­do­te cuen­ta de que, al acep­tar­los, tie­nes to­da la ca­pa­ci­dad pa­ra cum­plir­los. Tus do­nes cre­ce­rán, se re­ve­la­rán y los com­par­ti­rás aún más”. AR­CÁN­GEL MI­GUEL Acep­ta estas le­tras que han traí­do a ti, cie­rra tus ojos, abre tu co­ra­zón y da­te per­mi­so de de­cir “Sí, acep­to. La pros­pe­ri­dad ya es en mí. Así sea, así ya es”. Con amor, TA­NIA KA­RAM

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.