¡Fue mi­lu­sos!

MAR­CE­LO CÓR­DO­BA repartió ca­ri­ño a sus fans: “Me cos­tó mu­cho co­lo­car­me co­mo ac­tor, no pue­do des­pre­ciar a al­guien”

TVyNovelas (México) - - ¡Fue Milusos! -

Mar­ce­lo Cór­do­ba ofre­ció una fir­ma de au­tó­gra­fos en una plaza co­mer­cial de San Juan del Río, Que­ré­ta­ro, lu­gar al que lle­gó al tér­mino de sus gra­ba­cio­nes en la te­le­no­ve­la Ena­mo­rán­do­me de Ra­món. Ahí da vi­da a Ju­lio, quien pa­de­ce lu­do­pa­tía (adic­ción a los jue­gos de azar). Ha­bla­mos con el ac­tor de es­te te­ma y de la con­vi­ven­cia con sus fans. “LLE­GUÉ A VEN­DER OLLAS” ¿Qué te ha de­ja­do dar vi­da a un adic­to al jue­go? Mu­chí­si­mo apren­di­za- je. An­tes de gra­bar in­ves­ti­gué a es­te ti­po de per­so­nas; es un mal tre­men­do que te de­ja en la na­da eco­nó­mi­ca y aními­ca­men­te. Son men­ti­ro­sos pro­fe­sio­na­les, pier­den su dig­ni­dad... Es lo que pu­de apren­der de los tes­ti­mo­nios que es­cu­ché. De esos ca­sos, ¿cuá­les te im­pac­ta­ron más? To­dos fue­ron tre­men­dos, pe­ro los que más son aque­llos que usa­ron pa­ñal pa­ra no mo­ver­se de las má­qui­nas tra­ga­mo­ne­das. Ahí co­men y ha­cen sus ne­ce­si­da­des, por­que tie­nen la creen­cia de que, si se van, al­guien va a lle­gar y les va a ga­nar. ¡No se des

pe­gan porp ho­ras! ¿Qué¿Q tal te fue ene la fir­ma de au­tó­gra­fos que dis­te re­cien­te­men­te? Muy bien; es muy lin­do el con­tac­to con la gent te. A ve­ces uno es­tá me­tid ti­do en el fo­ro y no sa­be del i im­pac­to de nues­tro tra­ba­jo; cu cuan­do vas a la tien­da, a la pla­ya, a la plaza, te das cuen­ta de lo que de­jas en el pú­bli­co. A mí me tra­tan muy bien y lo agra­dez­co. ¿Có­mo te com­por­tas con tus fans? Yo no soy tan so­cia­ble, pe­ro con las que se acer­can siem­pre ten­go tiem­po y una son­ri­sa. Me cos­tó mu­chí­si­mo tra­ba­jo lle­gar has­ta don­de es­toy, y es di­fí­cil des­pre­ciar a al­guien. ¿A qué te en­fren­tas­te al prin­ci­pio de tu ca­rre­ra? Al re­cha­zo de pro­duc­to­res, di­rec­to­res, pren­sa, etc. Son años de es­tar pe­lean­do. An­tes es­tu­ve en cien­tos de tra­ba­jos: fui ca­de­ne­ro de an­tro, ven­de­dor de ollas, di­bu­jan­te de pla­nos de cons­truc­ción, pro­fe­sor de in­glés... ¡de to­do!

EL EVENTO. La fir­ma se lle­vó a ca­bo en un cen­tro co­mer­cial de San Juan del Río, Que­ré­ta­ro, don­de aten­dió a to­das sus fans con una gran son­ri­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.