Los tor­men­tos

Si al­guien tie­ne una idea to­tal­men­te equi­vo­ca­da de ti, ¿eres de los que ha­cen to­do, has­ta lo im­po­si­ble, por de­mos­trar­les quién eres en reali­dad?

Unis y Mas - - #YouOnlyLiveOnce! -

Cre­ce­mos con una enor­me car­ga de obli­ga­cio­nes… exi­gen­cias va­rias pa­ra unos ni­ños que ape­nas que­ría­mos com­pren­der por qué no po­día­mos to­car las nu­bes: “De­bes ser es­to y aque­llo”; una y otra y otra vez. Un por­cen­ta­je muy im­por­tan­te de la hu­ma­ni­dad, tra­ta­mos de ser lo que se es­pe­ra de no­so­tros: bue­nos hi­jos, bue­nas pa­re­jas, bue­nos pa­dres, bue­nos em­plea­dos, je­fes y et­cé­te­ras, pe­ro la reali­dad es que no po­de­mos ser bue­nos en to­do… en al­go ha­bre­mos de fa­llar o sim­ple­men­te no lle­nar las ex­pec­ta­ti­vas de pa­pá, ma­má, her­ma­nos, com­pa­ñe­ros, pa­re­ja… y eso es lo que –con esa ma­nía que te­ne­mos de eti­que­tar- nos ha­brá de mar­car en al­gún mo­men­to: “Si ma­tas­te un pe­rro, ¡eres ma­ta­pe­rros!”. Es­te di­cho apli­ca per­fec­to a esas cir­cuns­tan­cias don­de, si lle­gas­te tar­de, te cla­si­fi­can de im­pun­tual y pa­ra al­gu­nas per­so­nas ce­rra­das, ya no ha­brá for­ma de reivin­di­car­te. Ah, y es­to es só­lo un ejem­plo; en la vi­da su­ce­den mi­les de pe­que­ñas y gran­des ano­ma­lías dia­rias, co­mo una dis­trac­ción al con­du­cir un au­to (“No sa­be ma­ne­jar”); hoy es­tás enoja­do (“Tie­ne mal ca­rác­ter”) y así, pe­ro el pro­ble­ma es cuan­do tra­ta­mos de qui­tar cier­tas ideas a las per­so­nas que nos juz­gan co­mo ellos han que­ri­do. Con sin­ce­ri­dad, de­ter­mi­na­dos en nues­tra vi­da, no val­drán la pe­na el es­fuer­zo. Pién­sa­lo… y es­crí­be­me...........

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.