En es­ta fron­te­ra, al­gu­nas de las fies­tas que con­me­mo­ran la efe­mé­ri­de son las si­guien­tes

Vamos (Cd. Juárez) - - #GUÍA - Na­bil Valles/el Dia­rio

El 2 de no­viem­bre es, por tra­di­ción, la fe­cha en que vi­vos y muertos se reúnen: a de­cir de al­gu­nos -so­lo en la me­mo­ria y en la ce­le­bra­ción- y en un au­tén­ti­co en­cuen­tro es­pi­ri­tual, se­gún con­si­de­ran otros.

En cual­quier ca­so, los al­ta­res que se mon­tan en es­ta fe­cha con­fir­man la ne­ce­si­dad de sen­tir que re­gre­san los que se han ido. Sus ele­men­tos com­par­ti­dos cum­plen la fun­ción de pro­te­ger la ofren­da del ace­cho de otros es­pí­ri­tus y mos­trar al di­fun­to el ca­mino de lle­ga­da a su an­ti­gua ca­sa o de re­gre­so al mun­do de los muertos.

Las ve­la­do­ras, flo­res de cem­pa­sú­chil y ca­mi­nos de sal son ejem­plos de lo an­te­rior, pe­ro tam­bién es­tán pre­sen­tes en la ofren­da otros ob­je­tos, co­mo fo­to­gra­fías, per­te­nen­cias de va­lor sen­ti­men­tal u otros ar­tícu­los per­so­na­les.

En ese úl­ti­mo es­pa­cio en el mun­do, se dis­po­nen tam­bién las co­mi­das fa­vo­ri­tas del di­fun­to; su mú­si­ca, li­bros y co­lo­res pre­di­lec­tos. Ese día, sus se­res que­ri­dos pre­pa­ran una fies­ta en su ho­nor, que en to­do Mé­xi­co se tra­du­ce en mu­chas ce­le­bra­cio­nes que pa­re­cen dar a los muertos la bien­ve­ni­da a la vi­da y a los vi­vos, la cer­te­za de es­tar, cuan­do se mar­chen, en la me­mo­ria de sus se­res que­ri­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.