CO­LO­RI­DAS Y RE­FRES­CAN­TES

Vamos (Cd. Juárez) - - #PELÍCULAS / JUÁREZ -

Es la pri­me­ra vez que es­cri­bo en es­te es­pa­cio, así que apro­ve­cha­ré pa­ra re­co­men­dar­les las ras­pas ca­se­ras de Ma­ría de la Luz, co­no­ci­das co­mo ras­pas de Do­ña Luz en la co­lo­nia don­de vi­vo.

Dia­ria­men­te veía mu­cha gen­te to­car la puer­ta de la úni­ca ca­sa mo­ra­da que se ubi­ca en la Ca­lle San­ta Alejandra de Mi­sio­nes del real y de la que sa­lían ni­ños con sus va­sos azu­les, ama­ri­llos, mo­ra­dos y ro­jos de 12 on­zas.

Es­to crea­ba en mí una cu­rio­si­dad enor­me de sa­ber por qué esas ras­pas eran tan re­co­no­ci­das, qué te­nían de es­pe­cial o de di­fe­ren­te pa­ra que in­clu­so per­so­nas de otros frac­cio­na­mien­tos lle­ga­ran a com­prar­las.

Un día pa­san­do por ahí, se me ocu­rrió sa­ciar esa in­tri­ga y de­ci­dí pro­bar­las. De co­co azul, de vai­ni­lla, de nuez, de fre­sa, de uva, te­nían mu­chos sa­bo­res. Nun­ca he si­do tan fan de lo dul­ce pe­ro de­ci­dí arries­gar­me y pe­dí una de nuez, ob­via­men­te re­zan­do pa­ra que no me em­pa­la­ga­ra… ¡La con­sis­ten­cia era tan ex­qui­si­ta que pa­re­cía nie­ve!

Ma­ría de la Luz es una se­ño­ra de 63 años que ha de­di­ca­do gran par­te

de su vi­da a las la­bo­res del ho­gar. Ha­ce va­rios años después de re­gre­sar de Ro­deo, Du­ran­go, su tie­rra na­tal, de­ci­dió em­pren­der un pues­to de ras­pas co­mo las que ha­bía pro­ba­do allá.

“El se­cre­to es­pe­cial de mis ras­pas es que a di­fe­ren­cia de aquí, que les po­nen cre­ma ba­ti­da, yo uso le­che­ra o ti­co y cha­moy co­mo la gen­te las pre­fie­ra”, pla­ti­ca do­ña Luz.

A di­fe­ren­cia de otros lu­ga­res don­de ven­den ras­pas Ma­ría de la Luz no uti­li­za el mis­mo pro­ce­di­mien­to que to­dos co­no­ce­mos: ras­par el hie­lo y lue­go agre­gar el ja­ra­be.

Ella ex­pli­ca que sus ras­pas ja­más pier­den el co­lor, ni el sa­bor, por­que con­ge­la el co­lo­ran­te jun­to con el agua en bol­si­tas y una vez he­chas hie­li­tos las aplas­ta con el pa­lo­te de ha­cer tor­ti­llas y las co­lo­ca en va­si­tos. De es­ta ma­ne­ra el hie­lo que­da mu­cho más fino y no pier­de el sa­bor.

Do­ña Luz no tie­ne nin­gún anun­cio co­lo­ca­do fren­te a su ca­sa por­que el ai­re se lo vue­la, pe­ro to­dos los ve­ci­nos la iden­ti­fi­can pues acu­den ella en cuan­to ba­ja el sol pa­ra sa­tis­fa­cer sus an­to­ji­tos.

Ma­ría de la Luz le da a la fron­te­ra una pro­ba­di­ta del sa­bor de su na­tal Ro­deo, Du­ran­go, a tra­vés de ras­pas ca­se­ras

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.