AL OCIO

Vamos (Cd. Juárez) - - #TIEMPO LIBRE - Gladys Cas­ti­llo / El Dia­rio

¿

Cuán­tas ve­ces he­mos re­pe­ti­do la fra­se no ten­go tiem­po ni para leer? ¿Pues que crees? No de la mejor ma­ne­ra, pe­ro lle­gó el tiem­po li­bre que ne­ce­si­ta­bas para em­pe­zar el libro que siempre ha­bías que­ri­do leer y que no has po­di­do em­pe­zar.

Tener una téc­ni­ca di­dác­ti­ca que te va a per­mi­tir leer te ayu­da­rá a ha­cer­lo tan fá­cil que ha­rás de la lec­tu­ra, un há­bi­to.

El pri­mer pa­so es sen­tar­se en el co­me­dor o en un escritorio, que te per­mi­ta es­tar có­mo­do (ojo, no te va­yas a la sa­la o en la ca­ma a leer­lo).

El se­gun­do es to­mar una plu­ma o un lá­piz que te per­mi­ta sa­car las ideas que más te gus­ta­ron del au­tor y trans­cri­bir­las en for­ma or­de­na­da, in­clu­so pue­des agre­gar el nú­me­ro de pá­gi­na de don­de lo sa­cas­te.

Otro “tip” in­tere­san­te es que de­bes dar­te un tiem­po de­ter­mi­na­do para leer, co­mo pue­de ser me­dia ho­ra ca­da día o bien dos o tres tiem­pos que su­men ho­ras de lec­tu­ra dia­ria­men­te. Al­gu­nos do­cen­tes uni­ver­si­ta­rios re­co­mien­dan que la lec­tu­ra se ha­ga por ca­pí­tu­lo y se pon­gan co­mo me­ta un ca­pí­tu­lo dia­rio. Otros es­pe­cia­lis­tas en edu­ca­ción su­gie­ren que la lec­tu­ra sea por un nú­me­ro de­ter­mi­na­do de pá­gi­nas.

Si com­bi­nas la lec­tu­ra con un aro­má­ti­co ca­fé, un té de man­za­ni­lla o hier­ba­bue­na te ayu­da­rá a re­te­ner las ideas principale­s del libro. Pro­cu­ra que el lugar es­té muy bien ilu­mi­na­do y evi­ta pren­der la te­le­vi­sión o cual­quier otro dis­trac­tor que le ro­be tiem­po e ideas a tu lec­tu­ra dia­ria. El

Leer es un há­bi­to que po­de­mos re­to­mar o ini­ciar para ocu­par las ho­ras en ca­sa en al­go pro­ve­cho­so

área de­be es­tar lim­pia para que dis­fru­tes la pa­sión de la lec­tu­ra y te ase­gu­ro que des­pués de tres o cua­tro días no de­ja­rás el libro has­ta ter­mi­nar de leer su úl­ti­ma pá­gi­na.

Pue­des hacer con tus hi­jos, pa­re­ja o bien con la fa­mi­lia un pe­que­ño club de lec­tu­ra y para ello ten­drás las ideas principale­s o fra­ses que es­cri­bis­te para com­par­tir. Así for­ma­rás un club de lec­tu­ra que com­par­ta ex­pe­rien­cias y pun­tos de vis­ta di­fe­ren­tes. Es­ta ac­ti­vi­dad que pue­de ser semanal o bien ca­da tres o cua­tro días, per­mi­ti­rá ver avan­ces en la lec­tu­ra y lo más im­por­tan­te, vas a po­ner­le en la men­te de tu fa­mi­lia la im­por­tan­cia de un buen há­bi­to que ya se ha per­di­do den­tro de la so­cie­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.