Mi­tad de ca­mino

Es jus­to ahí cuan­do ne­ce­si­ta­mos es­ta­cio­nar­nos, ba­jar­nos un ra­to del ca­rro y re­vi­sar lo que lle­va­mos en nues­tra ma­le­ta.

Vanguardia - Circulo 360 - - DE MUCHAS FORMAS - Ma­ria­na Ca­be­llo

De mu­chas for­mas los via­jes en ca­rre­te­ra siem­pre han for­ma­do par­te de mí y des­de pe­que­ña ten­go re­cuer­dos de lar­gos tra­yec­tos ya sea en tren; que to­da­vía me to­có su­bir­me, en au­to­bús o au­to­mó­vil.

Apro­xi­ma­da­men­te nues­tros re­co­rri­dos eran de unas 12 ho­ras y pa­ra ha­cer­los más di­ver­ti­dos car­ga­ba siem­pre con mi al­moha­da, co­bi­ja, dul­ces y mu­ñe­cas.

La pri­me­ra par­te siem­pre la go­za­ba más, te­nía to­do el áni­mo pa­ra ju­gar, can­tar e ima­gi­nar pe­ro con­for­me avan­zá­ba­mos mi hu­mor iba ca­yen­do, me sen­tía can­sa­da y ago­ta­da de ir úni­ca­men­te sen­ta­da.

Las ho­ras se pa­sa­ban muy len­tas, la im­pa­cien­cia por lle­gar a la ca­sa de los abue­los em­pe­za­ba al mo­men­to de par­tir y te­nía la ilu­sión de que co­rrie­ra el tiem­po más rá­pi­do si pre­gun­ta­ba a ca­da ra­to “¿cuán­to fal­ta?”, “¿Por dón­de va­mos?”, ¿ya ca­si lle­ga­mos?

A la mi­tad del ca­mino siem­pre pa­rá­ba­mos y nos ba­já­ba­mos a es­ti­rar las pier­nas, to­mar aire, aga­rrar fuer­za, des­pe­jar­nos un po­co y se­guir.

Des­pués del des­can­so y re­to­mar el ca­mino, to­do era dis­tin­to me sen­tía re­no­va­da y lista pa­ra go­zar de las úl­ti­mas ho­ras de via­je, el re­loj ca­mi­na­ba más de pri­sa y mi hu­mor sin du­da me­jo­ra­ba.

Esos po­cos mi­nu­tos que nos da­ban, sin du­da ha­cían el tra­yec­to más li­ge­ro, re­car­ga­ba la pi­la que ya ha­bía per­di­do y es­ta­ba co­mo nue­va pa­ra las 6 ho­ras res­tan­tes.

No sé por qué, pe­ro el úl­ti­mo tra­mo se pa­sa­ba más de pri­sa y en un abrir y ce­rrar de ojos es­tá­ba­mos co­rrien­do a los bra­zos de to­da la fa­mi­lia.

Creo que así tam­bién su­ce­de con el trans­cur­so del año, al prin­ci­pio es­ta­mos muy emo­cio­na­dos con nues­tros pro­pó­si­tos, nos fi­ja­mos gran­des ob­je­ti­vos y nos ale­gra la oportunidad que te­ne­mos de ini­ciar al­go nue­vo.

Pe­ro van pa­san­do los me­ses y va­mos sin­tien­do en nues­tro cuer­po el ago­ta­mien­to de un tra­ba­jo dia­rio, las obli­ga­cio­nes que te­ne­mos que cum­plir y la dis­ci­pli­na a la que nos so­me­te­mos pa­ra te­ner me­jo­res re­sul­ta­dos.

Si, nos lle­ga a can­sar el ca­lor, la ru­ti­na, los pen­dien­tes del día a día, el es­trés y va­mos per­ci­bien­do un can­san­cio fí­si­co y emo­cio­nal.

En­ton­ces es jus­to ahí cuan­do ne­ce­si­ta­mos es­ta­cio­nar­nos, ba­jar­nos un ra­to del ca­rro y re­vi­sar lo que lle­va­mos en nues­tra ma­le­ta.

Ver si lo que es­ta­mos car­gan­do lo ne­ce­si­ta­mos pa­ra con­ti­nuar el via­je o po­de­mos des­pren­der­nos de al­go.

Si, tam­bién hay que des­can­sar, to­mar al­gu­nos días de va­ca­cio­nes y dar­nos el tiem­po pa­ra dis­fru­tar más de la fa­mi­lia y ami­gos por­que “Via­jar y cam­biar de lu­gar re­vi­ta­li­za la men­te”, y eso es lo que mu­chas ve­ces ne­ce­si­ta­mos pa­ra vol­ver arran­car mo­to­res, lo­grar lo que nos pro­pu­si­mos en un prin­ci­pio y en­fren­tar la se­gun­da mi­tad del via­je con to­da la fuer­za y en­tu­sias­mo po­si­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.