¿Sa­nar? Sí, lo de­be­rías de leer

Po­co a po­co, es co­mo el mun­do se va po­blan­do de per­so­nas in­com­ple­tas y ro­tas

Vanguardia - Circulo 360 - - ABRE LOS OJOS Y LEE - María Tre­vi­ño

Cuán­to tiem­po, mi que­ri­do lec­tor, ha pa­sa­do des­de la úl­ti­ma vez que lo las­ti­ma­ron –o que se de­jó las­ti­mar, en su de­fec­to? Es­pe­ro que la res­pues­ta no sea “ha­ce un par de días, un par de ho­ras”. Qué du­ro es cuan­do al­guien más to­ma un pu­ñal y lo cla­va di­rec­to en don­de sa­be que due­le; y es que lo que due­le no es el pu­ñal en sí, sino que sa­bía dón­de, jus­to en ese lu­gar que le con­fia­mos co­mo la ma­yor de nues­tras de­bi­li­da­des. ¿Có­mo sa­nar? Pón­ga­se có­mo­do, que­ri­do lec­tor, que pre­ten­do ro­bar­me su aten­ción por un buen ra­to.

Ca­da quien guar­da­mos una his­to­ria par­ti­cu­lar, den­tro de la cual se van ges­tan­do dis­tin­tos ma­ti­ces a tra­vés de los cua­les con­tem­pla­mos el mun­do. Con­for­me cre­ce­mos, nos va­mos que­dan­do con las pa­la­bras de quie­nes más nos im­por­tan, en­tre ellas la per­cep­ción que de no­so­tros ten­gan: “Eres ma­ra­vi­llo­sa, mi­ji­ta”, “¡Qué bár­ba­ra! ¡Bue­na pa­ra na­da!”, “Na­die te va a so­por­tar nun­ca”, en­tre otras tan­tas ex­pre­sio­nes que po­dría­mos aña­dir a la in­ter­mi­na­ble lista. Y qui­zás so­mos muy pe­que­ños y no nos da­mos cuen­ta, pe­ro tendemos a com­prar­les la idea “por­que nos quie­ren y lo di­cen por nues­tro bien”, de­jan­do que se va­ya for­man­do una fi­su­ra que, de mo­men­to, no due­le. Sin em­bar­go, al ir cre­cien­do e ir no­tan­do el cre­ci­mien­to de la he­ri­da a la par, to­ma­mos una ben­di­ta y se la po­ne­mos en­ci­ma, ya que “pro­ba­ble­men­te te­nían ra­zón, no sir­vo pa­ra na­da. No soy que­ri­da, pe­ro ni ha­blar”. Y va­mos aña­dien­do ben­di­tas, una tras otra, pen­san­do que la he­ri­da en al­gún pun­to sa­na­rá por sí so­la, pe­ro no es así; por más que se in­ten­te ta­par o di­si­mu­lar, la pri­me­ra ben­di­ta es­ta­rá siem­pre mal pe­ga­da, re­ple­ta de lá­gri­mas que bro­tan de la fi­su­ra sin pa­rar.

Y así, de po­co a po­co, es co­mo el mun­do se va po­blan­do de per­so­nas in­com­ple­tas y ro­tas, que tar­de o tem­prano, por su mis­ma con­di­ción, bus­ca­rán o ha­rán lo mis­mo que, pa­ra ellos, es un com­por­ta­mien­to nor­ma­li­za­do; lo úni­co que han vis­to a su al­re­de­dor. Oja­lá de pe­que­ños fué­ra­mos ad­ver­ti­dos con to­do es­to y po­der pre­ve­nir­nos de cual­quier da­ño, in­clu­so re­fu­tar­lo; oja­lá es­tu­vie­ra ins­ta­la­da en el ce­re­bro la in­for­ma­ción ne­ce­sa­ria acer­ca de nues­tro va­lor pro­pio y nues­tro va­lor en el mun­do y así es­cu­char lo que nos ten­gan que de­cir, más no cons­truir­nos con ba­se en ello. Oja­lá us­ted que me lee fue­ra cons­cien­te de tan­tas men­ti­ras y pa­la­bras hi­rien­tes que se le di­je­ron cu­bier­tas con la ven­da del “amor”, la “fa­mi­lia” o los “ami­gos”; de tan­tos ma­los tra­tos y de­ni­gra­cio­nes sin lu­gar ni mo­ti­vo, per­do­nán­do­se­los a la per­so­na de quien vie­nen di­ri­gi­dos só­lo por­que tie­ne ese lu­gar es­pe­cial en su co­ra­zón.

Pe­ro no, no es ver­dad. No se de­je apro­piar de con­cep­cio­nes ne­ga­ti­vas que vie­nen pro­ba­ble­men­te de per­so­nas que tam­bién es­tán ro­tas; que tam­bién si­guen cu­brien­do una he­ri­da; que no han in­ten­ta­do s-a-na-r. Lo sen­ci­llo es que­dar­se eter­na­men­te en el po­zo de la mi­se­ria, pues el pro­ce­so que se re­quie­re pa­ra res­tau­rar­se es pro­fun­do y lar­go; es vol­ver al ini­cio y des­men­tir to­da la ba­su­ra emocional que fui­mos ad­hi­rien­do a nues­tra men­te y cuer­po, así co­mo en­ten­der que el tí­tu­lo que ten­ga cual­quier per­so­na en nues­tra vi­da no le da de­re­cho de me­nos­pre­ciar­nos o ha­cer­nos creer que no va­le­mos, que da­mos “as­co”, que só­lo ocu­pa­mos es­pa­cio y ro­ba­mos oxí­geno. Por fa­vor, no pen­se­mos que lo an­te­rior es “amor” só­lo por­que lo di­ce quien no­so­tros más ama­mos.

Us­ted tie­ne de­re­cho de cons­truir­se de nue­vo; de vi­si­tar la raíz y re­cor­dar có­mo no quie­re vol­ver a ser tra­ta­do, sa­bien­do que por el sim­ple he­cho de exis­tir ya lo va­le to­do y no tie­ne ne­ce­si­dad de de­mos­trar­lo; de en­ten­der que hay quie­nes no han sa­na­do y si­guen en el ci­clo vi­cio­so del da­ño, pe­ro per­do­nar­los, pues no es su cul­pa ha­bér­se­la creí­do. Que­ri­do lec­tor, es­tá a tiem­po de ser fe­liz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.