¿Va­cío, obs­cu­ri­dad, do­lor in­te­rior, ideas sui­ci­das?

“No me en­tien­do. Es­toy bien, me río y me di­vier­to, pe­ro en el fon­do, sien­to un va­cío que no des­apa­re­ce aun­que es­té rien­do a car­ca­ja­das.”

Vanguardia - Circulo 360 - - TRANSFORMA TU VIDA - Ma­ri­jo­se Cé­sar

La de­pre­sión, la an­sie­dad y los ata­ques de pánico; no son sig­nos de de­bi­li­dad. Son sig­nos de ha­ber tra­ta­do de per­ma­ne­cer fuer­te, por mu­cho tiem­po.

Ya he­mos tra­ta­do en mi co­lum­na el te­ma de la de­pre­sión, pe­ro hoy qui­sie­ra com­par­tir­te el tes­ti­mo­nio de una her­mo­sa mu­jer que co­no­cí ha­ce unas se­ma­nas y me lle­nó de su luz. Le pe­dí me com­par­tie­ra su his­to­ria, pues es­toy se­gu­ra que Dios quie­re ilu­mi­nar­te a ti a tra­vés de su tes­ti­mo­nio, si has pa­sa­do por es­to o co­no­ces a al­guien que lo es­tá vi­vien­do.

- “To­do va a me­jo­rar” “Po­drías es­tar peor” “No es pa­ra tan­to”, son unas de las po­cas co­sas que es­cu­cha una per­so­na que pa­de­ce de­pre­sión, en es­te ca­so les con­ta­re mi his­to­ria li­dian­do con de­pre­sión y un tras­torno de an­sie­dad. Mi his­to­ria co­men­zó ha­ce 27 años, de pe­que­ña pa­de­cí mu­chas en­fer­me­da­des que me hi­cie­ron vi­vir mu­cho tiem­po en hos­pi­ta­les. Ten­go unos pa­dres ex­ce­len­tes que me en­se­ña­ron a ver la vi­da de la me­jor ma­ne­ra po­si­ble, to­do el tiem­po me decían que yo era el me­jor re­ga­lo que les pu­do dar la vi­da; pe­ro aun así, yo me pre­gun­ta­ba ¿Porqué a mi? y llo­ra­ba des­de que ten­go me­mo­ria.

Mis pa­dres nun­ca se die­ron cuen­ta, por­que por no ver­me dé­bil, no con­ta­ba na­da. Siem­pre es­tu­ve cer­ca de la Igle­sia y eso me man­tu­vo a flo­te du­ran­te mu­chos años; lo­gré ter­mi­nar mis es­tu­dios y de­ci­dí estudiar me­di­ci­na, ter­mi­né mi ca­rre­ra de ma­ne­ra sa­tis­fac­to­ria. Sin em­bar­go, lle­gó el pun­to en el que mi sa­lud em­peo­ró, y me di­je­ron que no po­día con­ti­nuar con la es­pe­cia­li­dad por­que mi sa­lud no era es­ta­ble y no iba a po­der con la car­ga de tra­ba­jo, en ese mo­men­to pa­sé por mu­cho do­lor. Lo úni­co que me man­te­nía a flo­te eran las ga­nas de ser ex­ce­len­te en lo que siem­pre ha­bía pla­nea­do. Lle­gué al pun­to don­de me vol­ví un an­ti­so­cial, per­dí ami­gos, co­ne­xio­nes, me ale­jé de to­dos, es­ta­ba can­sa­da del mun­do y sen­tía que mi men­te se ha­bía da­do por ven­ci­da con­mi­go.

Pa­sa­ba ho­ras acos­ta­da desean­do es­tar muer­ta, ya no que­ría vi­vir, iba en el uber y pen­sa­ba en sal­tar del ca­rro, fue­ron me­ses de ideas sui­ci­das.

To­mé la de­ci­sión de ir a un re­ti­ro es­pi­ri­tual que me ayu­dó a dar­me cuen­ta que a pe­sar de que la vi­da nos ha­ce pa­sar por mo­men­tos muy os­cu­ros, siem­pre al fi­nal del ca­mino hay luz. Apren­dí a ver­me con otros ojos, a em­pe­zar a ver mi reali­dad, que en cier­tas co­sas me es­ta­ba vic­ti­mi­zan­do y que en efec­to mi vi­da ha­bía si­do muy di­fí­cil, pe­ro que na­die es­co­ge lo que le to­ca vi­vir.

Es­cu­chan­do otros tes­ti­mo­nios en­ten­dí que, ca­da quien su­fre a su ma­ne­ra, y que mi su­fri­mien­to no era mas gran­de que el de la per­so­na que te­nía al la­do, só­lo era di­fe­ren­te, por­que to­dos so­mos se­res de luz pe­ro no so­mos igua­les. Y des­de ahí em­pe­cé a cam­biar mi en­torno, por­que co­mo pa­cien­te con en­fer­me­dad men­tal es fun­da­men­tal el en­torno, por­que cla­ro que ha­brá días que te vas a caer, pe­ro ne­ce­si­tas un sis­te­ma de so­por­te: pa­dres, ami­gos, te­ra­peu­ta, al­guien que crea que pue­des ser me­jor, por­que siem­pre se pue­de ser me­jor.

Em­pe­cé ir a cur­sos don­de tra­ba­jé la in­tros­pec­ción y me en­tró el amor por la psi­quia­tría. Ahí en­ten­dí que fal­ta mu­cha cul­tu­ra, pe­ro el he­cho de que fal­te no quie­re de­cir que no exis­ta la de­pre­sión, la an­sie­dad, la es­qui­zo­fre­nia, etc. To­das son en­fer­me­da­des, y de­ben de ser tra­ta­das co­mo tal, con res­pe­to.

Doy mi tes­ti­mo­nio pa­ra que se­pas des­de una per­so­na que sa­be lo que es es­tar en la os­cu­ri­dad, que si se pue­de sa­lir ade­lan­te, no im­por­ta por lo que es­tés pa­san­do. Es im­por­tan­te aca­bar con el es­tig­ma so­cial de que si va­mos con te­ra­peu­ta, psi­có­lo­go o psi­quia­tra es­ta­mos lo­cos, to­dos ne­ce­si­ta­mos al­gu­na vez que nos es­cu­chen y nos guíen, en lo per­so­nal agra­dez­co a Dios por to­do lo que pa­sé por­que gra­cias a eso pue­do apre­ciar la luz y dar­me cuen­ta que mi vi­da es her­mo­sa y que me­rez­co to­do lo que me ha en­via­do.

To­dos bus­ca­mos que nos vean por lo que real­men­te so­mos y que no nos ca­ta­lo­guen por una en­fer­me­dad. Por eso, si quie­res ayu­dar empieza por tu fa­mi­lia, ami­gos, ve­ci­nos… Es im­por­tan­te que se­pan que no es­tán so­los, que mu­chas per­so­nas li­dia­mos con la en­fer­me­dad de di­fe­ren­tes ma­ne­ras, y es vá­li­do. No eres me­nos por te­ner de­pre­sión, an­sie­dad u al­gu­na otra.

Eres fuer­te, aun­que no lo creas, no te des por ven­ci­do, se ama­ble con­ti­go, no te juz­gues, es­tas pa­san­do por un mal mo­men­to, pe­ro la tormenta se aca­ba y el ar­coí­ris es la me­jor par­te. En­trar en de­pre­sión no es op­cio­nal, pe­ro que­dar­te ahí en mu­chas oca­sio­nes si lo es. Bus­ca ayu­da y ve­rás co­mo to­do en tu vi­da empieza a cam­biar. El sui­ci­dio no aca­ba con el do­lor, lo ha­ce mas gran­de, eres un gue­rre­ro y sal­drás de es­to. - NT na­ni_1891@hot­mail.com

Gra­cias N, por en­se­ñar­nos, que quién tie­ne un porqué pa­ra vi­vir, pue­de afron­tar cual­quier có­mo. Gra­cias por tu lu­cha, tu va­len­tía, tu fuer­za, que nos lle­na pa­ra se­guir ade­lan­te.

(La si­guien­te co­lum­na se­gui­ré com­par­tién­do­te in­for­ma­ción so­bre el te­ma).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.