Trans­for­mar­me yo, pa­ra trans­for­mar mi en­torno

A me­di­da que crez­ca tu amor pro­pio, re­cu­pe­ra­rás tu au­to­es­ti­ma y es­ta se­rá la car­ta más fuer­te pa­ra sa­lir

Vanguardia - Circulo 360 - - TRANSFORMA TU VIDA - Ma­ri­jo­se Cé­sar

Tu mun­do ex­te­rior es un re­fle­jo de tu mun­do in­te­rior.”

Pau­lo Coel­ho de­cía que las per­so­nas cam­bian cuan­do se dan cuen­ta del po­ten­cial que tie­nen pa­ra cam­biar las co­sas. Y es que lo que he­mos vi­vi­do re­cien­te­men­te có­mo país; de apren­der a res­pe­tar las elec­cio­nes, creen­cias, di­fe­ren­cias de nues­tro pró­ji­mo, nos in­vi­ta a ana­li­zar­nos de aden­tro ha­cia fue­ra. Que­re­mos cam­biar un país, pe­ro nos he­mos de­te­ni­do a pen­sar… ¿Qué ten­go que cam­biar yo? ¿En qué es­toy mal? ¿Qué me co­rrom­pe o me im­pi­de ser una per­so­na de una so­la pie­za?

Sa­bias pa­la­bras de Ma­ría Or­tiz, quién de­cía “Cuan­do per­ci­bo re­sen­ti­mien­to, odio y vio­len­cia fue­ra de mí, me co­nec­to con mi pro­pio re­sen­ti­mien­to, mi pro­pio odio y mi pro­pia vio­len­cia. Sé que só­lo sa­nán­do­me sa­na el mun­do.”

Desea­mos un país que mi­re a los más ne­ce­si­ta­dos, pe­ro ¿Has mi­ra­do tú al que tra­ba­ja con­ti­go y sus ne­ce­si­da­des?

Desea­mos un país que es­cu­che a las per­so­nas de la ter­ce­ra edad, pe­ro ¿Has vi­si­ta­do o lla­ma­do a ese ser que­ri­do que vi­ve en so­le­dad?

Desea­mos un go­ber­nan­te y un go­bierno incorruptible, pe­ro ¿Eres tú incorruptible al momento de eva­dir una mul­ta, pa­gar me­nos im­pues­tos, dis­fra­zar las co­sas, per­so­nas o si­tua­cio­nes?

Desea­mos un go­bierno que mi­re pa­ra to­dos, pe­ro ¿Mi­ras tú a to­dos?

Mi per­cep­ción hoy en día, es que la con­cien­cia co­lec­ti­va que vi­bra­mos en es­te momento có­mo país, es in­con­gruen­te con lo que exi­gi­mos. Un cam­bio pro­fun­do y de raíz se pro­du­ce cuan­do la per­so­na y la co­mu­ni­dad se ha­cen res­pon­sa­bles; cuan­do se de­ja de cul­par y se em­pie­za por ser pro­po­si­ti­vo; cuan­do se exi­ge a sí mis­mo tra­ba­jar en eso que se quie­re, has­ta que se lo­gra.

No es­pe­re­mos un me­jor país o un me­jor go­bierno, si tu no te has com­pro­me­ti­do con lo que a ti te to­ca. ¿Qué me to­ca a mí?

Sa­nar en mi in­te­rior el ren­cor que ha­bi­ta, pues mien­tras, se­gui­ré es­cu­pien­do ren­cor an­te tan­to po­lí­ti­co, so­cie­dad, co­ma­dre, ami­ga e ins­ti­tu­ción.

Sa­nar mis ca­ren­cias, pues mien­tras, se­gui­ré bus­can­do que me den y me lle­nen, y ja­más me sen­ti­ré com­ple­to, fe­liz y li­bre pa­ra dar en ca­li­dad.

Sa­nar mis due­los, pues el do­lor que me des­ga­rra a gri­tos, des­ga­rra a la per­so­na que se me­te en mi ca­rril y des­po­tri­co has­ta lo que no.

Sa­nar mis co­ra­jes, en­vi­dias, or­gu­llos, ce­los, to­do ti­po de emo­cio­nes ne­ga­ti­vas. Pues me ge­ne­ra­rán una men­te más jui­cio­sa, me­nos com­pa­si­va, más fi­lo­sa y me­nos trans­pa­ren­te.

Sa­nar­me, per­do­nar­me, acep­tar­me y agra­de­cer­me por la per­so­na que soy. Bus­can­do com­pro­me­ter­me pa­ra me­jo­rar mis áreas de opor­tu­ni­dad y ser la me­jor ver­sión de mi mis­mo.

Mi­rar con amor al otro, sin­tien­do su do­lor, es­cu­chan­do, acom­pa­ñan­do. Así se vi­ve el amor.

Cuan­do com­pren­da que el cam­bio co­mien­za por sa­nar­me a mí, es­ta­ré co­men­zan­do a sa­nar lo que me to­ca. Mi sa­na­ción ha­rá eco en mi en­torno, y se es­par­ci­rá has­ta dón­de Dios lo per­mi­ta.

Cuan­do com­pren­da que mi­rar aden­tro, es trans­for­mar­me, em­pe­za­ré el ver­da­de­ro cam­bio.

Cuan­do to­le­re lo que la otra per­so­na di­ga, ha­ga, ha­ble, ac­túe, y no se en­cien­da en mí la par­te más obs­cu­ra, es­ta­ré sien­do par­te del cam­bio, pues vi­bro el res­pe­to y la to­le­ran­cia.

Cuan­do me ame, más que a na­die,

y abra­ce esa pu­ra esen­cia que ha­bi­ta en mi, ac­tua­ré en li­ber­tad. En esa li­ber­tad, de­ja­ré de que­rer afir­mar­le a mi ego que soy va­lio­sa, por­que ya lo sé.

¿Deseas cam­biar es­te país? Em­pie­za por ti, de ti de­pen­de. Re­cuer­da que só­lo tu, de la mano de Dios, pue­des trans­for­mar tu vi­da. Na­die llega a la ci­ma su­peran­do a los de­más, sino su­perán­do­se a sí mis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.