¿Bai­la­mos?

Hay quien gri­ta, quien can­ta, quien co­rre, quien brin­ca… Y quien bai­la.

Vanguardia - Circulo 360 - - ABRE LOS OJOS Y LEE - Ma­ría Tre­vi­ño

No, gra­cias, no sé bailar”. Así sa­ben de­cir la ma­yor par­te de las per­so­nas cuan­do al­guien se acer­ca a in­vi­tar­las; ni si­quie­ra se dan la opor­tu­ni­dad. De to­do lo que uno de­be­ría ne­gar en el mundo –llá­me­se to­do lo que uno con­si­de­re pe­li­gro­so y que de cual­quier ma­ne­ra ha­ce-, iró­ni­ca­men­te de­ci­di­mos ne­gar­nos a com­par­tir con al­guien más una pie­za o una can­ción, qui­zá por ver­güen­za, qui­zá por fal­ta de in­te­rés; qui­zá por el mal sa­bor de bo­ca que de­jó aque­lla vez, sin sa­ber que aque­lla vez ya pa­só, ya no exis­te. Ya no es. Pón­ga­se có­mo­do, mi que­ri­dí­si­mo lec­tor, que pre­ten­do ro­bar­me su aten­ción por un buen ra­to.

Hay quien gri­ta, quien can­ta, quien co­rre, quien brin­ca… Y quien bai­la. Aun­que di­ga que no, us­ted y yo sa­be­mos que, en al­gún mo­men­to, a la vis­ta de to­dos o en ple­na so­le­dad, hemos te­ni­do que bailar pa­ra ca­na­li­zar una emo­ción in­te­rior que de a po­co co­men­za­ba a ser más gran­de que nosotros. De to­das las ma­ni­fes­ta­cio­nes cor­po­ra­les en ge­ne­ral, bailar me pa­re­ce la más her­mo­sa de to­das: só­lo su­ce­de, sin pla­near. De pron­to, uno se en­cuen­tra sen­ta­do, se­reno, cuan­do se es­cu­cha al­go que lo ha­ce vi­brar, vi­brar mu­cho; y, al de­jar­se sen­tir, los mo­vi­mien­tos su­ce­den, el es­tre­me­ci­mien­to, la es­pon­ta­nei­dad, la ma­gia. Así es la vi­da: una se­rie de vi­bra­cio­nes con las cua­les hay que apren­der a bailar co­mo uno quie­ra.

Po­dría ase­gu­rar que, de los me­jo­res pla­ce­res que exis­ten en la vi­da, el de bailar se en­cuen­tra en­tre los diez pri­me­ros; sin em­bar­go, no hay na­da co­mo com­par­tir con al­guien el pla­cer de sen­tir la mú­si­ca y fluir con ella. La gen­te sue­le desear a me­nu­do que, de te­ner pa­re­ja, és­ta se­pa bailar. Pe­ro, ¿có­mo pe­di­mos al­go que, cuan­do nos lo han pe­di­do, no lo hemos da­do? Na­da más te­rri­ble que al­guien se acer­que a re­ga­lar­te su tiem­po en for­ma de com­pa­ses y no­tas y que re­ci­ba por res­pues­ta un “no”. Bailar en pa­re­ja, evi­den­te­men­te, es co­sa de dos; de co­nec­tar­se y vol­ver­se uno, ya sea un ami­go o ami­ga, no­vio o no­via, pa­pá o ma­má, des­co­no­ci­do o des­co­no­ci­da de un even­to cual­quie­ra. Y, si de bailar se tra­ta, lo más be­llo es la au­sen­cia de re­glas; bai­lan­do na­die se equi­vo­ca, só­lo se de­ja sen­tir y se de­ja lle­var.

Al­go pa­re­ci­do su­ce­de con el amor de pa­re­ja: nos ce­rra­mos a su po­si­bi­li­dad só­lo por ha­ber te­ni­do una ma­la ex­pe­rien­cia, por ha­ber­nos ci­cla­do con un rit­mo pen­san­do que era el úni­co que exis­tía, por ha­ber es­cu­cha­do un par de no­tas sin afi­nar, por que­rer imi­tar los pa­sos de al­guien que no vi­bra­ba igual. Pa­ra bailar en pa­re­ja se ne­ce­si­tan dos, por su­pues­to, pe­ro tam­bién se ne­ce­si­tan esas ga­nas, esa son­ri­sa que na­ce sin for­zar­la, ese fluir sin pre­sión al rit­mo del com­pás. Di­ce el cro­no­pio ar­gen­tino: “Me ator­men­ta tu amor que no me sir­ve de puen­te, por­que un puen­te no se sos­tie­ne de un so­lo la­do”. Así es en to­do cuan­do de pa­re­jas ha­bla­mos: aman­do, can­tan­do, tra­ba­jan­do, vi­vien­do, tra­tan­do, bai­lan­do… No se pue­de pre­ten­der que­rer al­can­zar al otro o que el otro lle­gue a uno cuan­do no hay puen­te, co­ne­xión, vo­lun­tad. Cuan­do hay sen­sa­cio­nes que su­gie­ren es­te ti­po de re­fle­xio­nes y du­das que con­lle­van a la­be­rin­tos de in­som­nios sin sa­li­da.

Que­ri­do lec­tor, ubí­que­se en la vi­bra­ción que re­co­rre su cuer­po cuan­do es­cu­cha su can­ción o su gé­ne­ro mu­si­cal fa­vo­ri­to. Ubi­que aho­ra la vi­bra­ción de cuan­do ve a ese ser ama­do, al que le pro­me­tió amor eterno. De­seo que la sen­sa­ción sea igual de in­ten­sa y be­lla en am­bos; pe­ro, si no lo es, le re­co­mien­do que si­ga bai­lan­do. Ya ha­brá con quién cons­truir el puen­te co­rrec­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.