Un ve­rano pa­ra co­nec­tar

Vanguardia - Circulo 360 - - TRANSFORMA TU VIDA - Ma­ri­jo­se Cé­sar

omen­za­ron las va­ca­cio­nes, ni­ños fe­li­ces, jue­gos ti­ra­dos, gri­tos en ca­sa. Y a ve­ces sue­le pa­sar que có­mo ma­dres de es­ta ge­ne­ra­ción que so­mos, con­ta­mos ya con una se­rie de even­tos, ac­ti­vi­da­des, via­jes o cur­sos pro­gra­ma­dos pa­ra lle­nar el tiem­po y aca­tar la creen­cia de en­tre más pro­duc­ti­vo más efec­ti­vo.

Pe­ro a ve­ces ol­vi­da­mos que las va­ca­cio­nes son una bue­na he­rra­mien­ta pa­ra po­ten­cia­li­zar la co­mu­ni­ca­ción en fa­mi­lia, re­co­brar la­zos, co­no­cer­se en el pre­sen­te, con­vi­vir y pa­sar el tiem­po jun­tos. Los hi­jos, a la edad que sea, nun­ca de­ja­rán de ne­ce­si­tar a sus pa­dres; y den­tro de su in­fan­cia y su ado­les­cen­cia, la ne­ce­si­dad de ellos es bá­si­ca. Los hi­jos ne­ce­si­tan ver, es­cu­char y sa­ber­se es­cu­cha­dos por sus pa­dres. El ac­ti­vis­mo, el tra­ba­jo, las cla­ses ex­tra­cu­rri­cu­la­res y la es­cue­la, en oca­sio­nes im­pi­den a los pa­dres e hi­jos ex­pre­sar­se y man­te­ner­se en sin­to­nía, no se lo­gra la es­cu­cha ac­ti­va y se vi­ve de for­ma apre­su­ra­da.

Ha­ce unas se­ma­nas, mien­tras co­men­za­ba a ver el bom­bar­deo de los cur­sos de ve­rano, me de­tu­ve y me pre­gun­té. ¿Qué de­seo pa­ra es­te ve­rano? ¿Qué quie­ro que mar­que a mis hi­jos es­tas va­ca­cio­nes? ¿Qué de­seo que ex­pe­ri­men­ten mis hi­jos? Y no pu­de evi­tar cues­tio­nar­me ¿Qué quie­ro ex­pe­ri­men­tar yo? Y es que no es só­lo que apro­ve­chen el tiem­po o es­tar “sin que ha­cer” sino que vi­van una ex­pe­rien­cia que les nu­tra en al­gún área. Más que las ac­ti­vi­da­des, que per­ci­ban un ve­rano re­la­ja­do, di­ver­ti­do y apren­dan a dis­fru­tar del “no ha­cer na­da”, per­mi­tir­les abu­rrir­se y de ese abu­rri­mien­to crear nue­vas y di­ver­sas for­mas de jue­go. Mu­cho de lo que sien­ten, apren­den, vi­ven es de lo que ven en ma­má y pa­pá. ¿Qué quie­ro que vi­van, y qué quie­ro vivir yo? En­ton­ces co­men­cé a pro­po­ner­me al­gu­nos pro­pó­si­tos pa­ra dis­fru­tar a con­cien­cia y re­co­nec­tar con mis hi­jos, re­for­zar víncu­los y dis­fru­tar de su crian­za, por­que cre­cen en se­gun­dos.

¿Qué me quie­ro pro­po­ner?

Re­du­cir el es­trés. Me­nos ac­ti­vi­da­des de los ni­ños, me­nos pro­gra­ma­ción, más opor­tu­ni­da­des de re­la­ja­ción y de abu­rrir­se. Bus­car ese am­bien­te, el ex­te­rior, el si­len­cio de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y el so­ni­do de la mú­si­ca. Pi­sar el pas­to, re­gar las plan­tas, plan­tar ma­se­tas.

Reír, reír y reír con ellos. Quie­ro que vean a su ma­má y sien­tan una ma­má que go­za y dis­fru­ta con ellos. Una ma­má que apren­de a dis­fru­tar aún con el cuar­to des­or­de­na­do o por­que ya es muy no­che y aún es­tán des­pier­tos. To­da ma­má sa­be­mos có­mo ha­cer reír a nuestros hi­jos, bus­car ha­cer­lo cons­tan­te­men­te.

Des­per­tar su crea­ti­vi­dad, a tra­vés del po­der del jue­go. Ju­gar o ha­cer una ac­ti­vi­dad con ellos que nos co­nec­te y vin­cu­le. Bus­can­do el con­tac­to pre­sen­te, mi­rar­les a los ojos, abra­zar­les. (Co­mien­za tu re­to en Ins­ta­gram y com­pár­te­nos #un­ve­ra­no­pa­ra­co­nec­tar ).

Dia­lo­gar, co­no­cer­les, pre­gun­tar­les qué pien­san en cier­tas co­sas, ha­blar en­tre nosotros. Es­cu­char­le con aten­ción, por­que mu­chas ve­ces por es­tar en el ce­lu­lar no lo ha­ce­mos.

Dar­le la op­ción, si el lo desea, de una ac­ti­vi­dad que le nu­tra en lo es­pi­ri­tual, emo­cio­nal, de­por­ti­vo, in­te­lec­tual, mu­si­cal o so­cial. Só­lo, si el lo desea.

El sen­ti­do de fa­mi­lia se for­ja en los há­bi­tos, cos­tum­bres, res­pon­sa­bi­li­da­des, lí­mi­tes, pe­ro so­bre to­do, en el ejem­plo de sus pa­dres y la con­vi­ven­cia dia­ria. La fa­mi­lia es el lu­gar que for­ma a la per­so­na com­ple­ta, con­fi­gu­ra y desa­rro­lla su in­di­vi­dua­li­dad e iden­ti­dad. El desa­rro­llo emo­cio­nal es­ta­ble y equi­li­bra­do de los hi­jos, se for­ma en gran par­te por el tiem­po de calidad que los pa­dres em­plea­mos y en la for­ma en la que nos in­vo­lu­cra­mos en sus vi­das. Los mo­men­tos de bie­nes­tar y de di­ver­sión, per­mi­ten co­nec­tar­nos y lo­gran que los hi­jos se sien­ten cer­ca­nos, per­ci­ban una aper­tu­ra y de la mis­ma ma­ne­ra se acer­quen.

Har­mon Ki­lle­brew, un fa­mo­so ju­ga­dor de béisbol, con­ta­ba la anéc­do­ta que él so­lía ju­gar en el jar­dín con su her­mano y su pa­pá. Un día su ma­má les di­jo “Es­tán las­ti­man­do el cés­ped” y su pa­dre le con­tes­tó “No es­ta­mos aquí pa­ra for­mar el cés­ped, es­ta­mos aquí pa­ra for­mar ni­ños”. Esos mo­men­tos de jue­go, de lu­chas com­par­ti­das, de mi­nu­tos de calidad, se­rán se­mi­llas que flo­re­ce­rán en su se­gu­ri­dad, su iden­ti­dad y la per­so­na en la que se con­vier­tan de adul­tos.

Te in­vi­to a se­guir­me en Ins­ta­gram (@ma­ri­jo­secg) y a com­par­tir con­mi­go las ac­ti­vi­da­des que ha­gas con el hash­tag #un­ve­ra­no­pa­ra­co­nec­tar. Co­nec­te­mos con nuestros hi­jos, con las per­so­nas que que­re­mos, con nues­tras emo­cio­nes, con nosotros mis­mos. Al­mas co­nec­ta­das con­si­go mis­mas, son al­mas que co­nec­tan con su mundo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.