5 erro­res que de­bes evi­tar cuan­do es­tás com­pran­do tu ves­ti­do de no­via

Si hay una fe­cha par­ti­cu­lar­men­te importante en la vi­da de una mu­jer, es el día que lle­ga al al­tar. El mo­men­to en que lle­gas a la igle­sia pa­ra pro­me­ter que pa­sa­rás el res­to de tus días con él

Vanguardia - Circulo 360 - - SABORES -

Si hay una fe­cha par­ti­cu­lar­men­te importante en la vi­da de una mu­jer, es el día que lle­ga al al­tar. Ese mo­men­to en el que lle­gas a la igle­sia pa­ra pro­me­ter que pa­sa­rás los res­tos de tus días con el amor de tu vi­da, vie­ne de la mano de una ce­le­bra­ción nup­cial que tie­ne co­mo pro­ta­go­nis­ta al ves­ti­do de no­via.

1 ¿RE­CUER­DAS CUAN­DO SUPISTE EL MO­MEN­TO EN EL QUE TU PRO­ME­TI­DO ERA EL HOM­BRE CON EL QUE TE QUE­RíAS CA­SAR?:

Al­go así tie­ne que pa­sar con tu bri­de dress. Tie­nes que ver­lo, pro­bár­te­lo y sen­tir que es “the one”.

2 ARRéGLATE:

Si vas a pro­bar­te ves­ti­dos des­ve­la­da, hin­cha­da y sin na­da de ma­qui­lla­je es muy pro­ba­ble que nin­guno te gus­te. Es por eso que es muy importante que si bien no va­yas con un ma­qui­lla­je de­ma­sia­do ela­bo­ra­do, de­bes de in­ten­tar ir con un po­co de som­bra en los ojos, ru­bor y un la­bial que ha­ga jue­go con tu tono de piel. Pue­de pa­re­cer in­sig­ni­fi­can­te pe­ro aun­que no lo creas, te ayu­da­rá en tu bús­que­da.

3 NUN­CA TE CON­FOR­MES:

Sí, to­do tie­ne que ver con es­tán­da­res, así que si sien­tes que tu search se ha pro­lon­ga­do de más y pien­sas que es­tás dis­pues­ta a ca­sar­te con “el que sea”, em­pie­za a bo­rrar ese pen­sa­mien­to de tu ca­be­za de in­me­dia­to. Des­pués de to­do, no te ca­sa­rías con “cual­quier hom­bre”. Lo mis­mo apli­ca pa­ra el ves­ti­do.

4 DAR­LE DE­MA­SIA­DO PO­DER A TUS PER­SO­NAS FA­VO­RI­TAS:

Se­gu­ra­men­te cuan­do va­yas a pro­bar­te el ves­ti­do irás con tu ma­dre o tus me­jo­res ami­gas, y cla­ra­men­te ten­drán una opi­nión res­pec­to a lo que sea que te prue­bes; só­lo re­cuer­da que aun­que es­tá bien es­cu­char­las, la que va a lle­gar al al­tar eres tú, así que lo más importante es que te sien­tas be­lla y có­mo­da en tu “wed­ding dress”:

5 ¿COM­PRA DE INCENTIVACIóN?:

Si de­ci­des per­der pe­so, to­ni­fi­car, es­cul­pir o so­me­ter­te a una trans­for­ma­ción cor­po­ral dra­má­ti­ca an­tes de la bo­da, com­prar un ves­ti­do en fun­ción de có­mo crees que se ve­rá en un fu­tu­ro tu cuer­po es un error. De te­ner es­ta in­ten­ción en men­te es ne­ce­sa­rio que con­si­de­res las al­te­ra­cio­nes que el ves­ti­do po­dría te­ner y que al fi­nal, po­dría no ver­se co­mo tú qui­sie­ras. Plan­téa­te­me­tas reales, que pue­das al­can­zar y par­ti­cu­lar­men­te que no al­te­ren de­ma­sia­do tu ves­ti­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.