¿CÓ­MO ESTIMULAR TU ENER­GÍA DE IN­ME­DIA­TO?

Son prác­ti­cas que pro­por­cio­nan ener­gía

Vanguardia - Domingo 360 - - GENIO Y FIGURA - Gaby Vargas

Ama­ne­ces con la ener­gía ba­ja? Si bien ha­cer ejer­ci­cio, hi­dra­tar­te, desa­yu­nar, dor­mir su­fi­cien­te, agra­de­cer to­do lo que la vi­da te da o to­mar ca­feí­na en la ma­ña­na son prác­ti­cas que pro­por­cio­nan ener­gía, hoy quie­ro com­par­tir­te otra ma­ne­ra in­me­dia­ta, in­fa­li­ble y na­tu­ral de ob­te­ner­la cuan­do es­ca­sea.

Los ru­sos y los chi­nos lo han he­cho du­ran­te si­glos pa­ra for­ta­le­cer el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co, los atle­tas del mun­do en­te­ro lo rea­li­zan por sus mu­chos be­ne­fi­cios y la cien­cia tam­bién lo apo­ya. Se tra­ta de ex­po­ner­te a una do­sis de es­trés pa­ra for­ta­le­cer­te a ti, a tu cuer­po, a tu men­te, a tu re­si­lien­cia y a tu vo­lun­tad. Es una pe­que­ña de­ci­sión que te ha­rá sen­tir­te em­po­de­ra­do por el res­to del día ¿Cuál es? Ba­ñar­se con agua fría.

¡Es­pe­ra, es­pe­ra! An­tes de que avien­tes el pe­rió­di­co, te in­vi­to a leer lo que si­gue pa­ra que lo re­con­si­de­res. Se ini­cia de ma­ne­ra gra­dual y te ase­gu­ro que lo ama­rás y lo con­ver­ti­rás en un há­bi­to. Un pequeño ac­to de va­lor al ini­ciar el día ter­mi­na­rá por dar­te va­lor pa­ra en­fren­tar lo que sea. Step­hen Co­vey de­cía: “Só­lo quien es ca­paz de ven­cer pe­que­ñas ba­ta­llas per­so­na­les po­drá ven­cer gran­des ba­ta­llas pú­bli­cas”, y me pa­re­ce muy cier­to. Así es co­mo na­ce y se cul­ti­va cual­quier va­lor: po­co a po­co pe­ro de ma­ne­ra cons­tan­te. Y aun­que una du­cha te pa­rez­ca aje­na a tus re­tos co­ti­dia­nos, ve­rás cuán­to te vi­go­ri­za.

Los be­ne­fi­cios:

For­ta­le­ce tu sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co. Re­du­ce la in­fla­ma­ción a ni­vel ce­lu­lar. Au­men­ta la pro­duc­ción de hor­mo­nas del bie­nes­tar.

Me­jo­ra la cir­cu­la­ción.

Ace­le­ra el me­ta­bo­lis­mo.

Ali­via la de­pre­sión.

Ayu­da a sa­nar las le­sio­nes pro­vo­ca­das por el ejer­ci­cio.

Re­du­ce los do­lo­res mus­cu­la­res y la fa­ti­ga. Me­jo­ra la sa­lud del cue­ro ca­be­llu­do. Me­jo­ra la ca­li­dad del sue­ño. Un es­tu­dio con­du­ci­do por el Th­rom­bo­sis Re­search Ins­ti­tu­te mos­tró que las per­so­nas que to­man una du­cha de agua fría a dia­rio tie­nen un nú­me­ro sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te ma­yor de cé­lu­las blan­cas que otras per­so­nas que no lo ha­cen. Las cé­lu­las blan­cas, co­mo sa­bes, son las que com­ba­ten las en­fer­me­da­des.

Asi­mis­mo, los in­ves­ti­ga­do­res de­cla­ra­ron que, al ba­ñar­se con agua fría por las ma­ña­nas, el rit­mo del me­ta­bo­lis­mo, du­ran­te y des­pués de la du­cha, au­men­tó pa­ra man­te­ner el cuer­po en su tem­pe­ra­tu­ra re­gu­lar. De la mis­ma ma­ne­ra, el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co se ac­ti­vó, lo que re­sul­tó en una ma­yor pro­duc­ción de gló­bu­los blan­cos. Es­te es­tu­dio in­di­ca que ex­po­ner­nos al agua fría to­ni­fi­ca el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co.

¿Có­mo ini­ciar?

Ca­be acla­rar que es­ta pe­que­ña do­sis de es­trés dia­ria, co­mo cual­quier es­tre­sor, de­be ma­ne­jar­se de ma­ne­ra pau­la­ti­na y ade­cua­da pa­ra que te for­ta­lez­ca y no te per­ju­di­que. Só­lo evi­ta prac­ti­car­lo en las no­ches, por la can­ti­dad de ener­gía que ge­ne­ra. A con­ti­nua­ción, te com­par­to có­mo es la me­jor for­ma de ha­cer­lo:

Bá­ña­te en la du­cha a tem­pe­ra­tu­ra nor­mal, co­mo a dia­rio sue­les ha­cer­lo.

Si es po­si­ble, es­cu­cha mú­si­ca con un rit­mo que te ani­me.

In­ha­la y ex­ha­la 10 ve­ces de ma­ne­ra len­ta y pro­fun­da y man­tén tu en­fo­que en la res­pi­ra­ción.

Lue­go ba­ja la tem­pe­ra­tu­ra del agua has­ta que es­té fría por com­ple­to. Qui­zá sien­tas que hi­per­ven­ti­las, es nor­mal. Só­lo en­fó­ca­te en in­ha­lar y ex­ha­lar des­pa­cio.

Per­ma­ne­ce en el agua fría du­ran­te al me­nos 10 se­gun­dos y po­co a po­co au­men­ta el tiem­po has­ta lle­gar al mi­nu­to com­ple­to. Ve­rás có­mo en­ton­ces sí des­pier­tas por com­ple­to. ¡Dis­fru­ta el mo­men­to!

Ce­le­bra tu pe­que­ña vic­to­ria. Le­van­ta los bra­zos y ex­ha­la to­do el ai­re. Es­to dis­pa­ra el sis­te­ma de re­com­pen­sa en el ce­re­bro, lo que te ayu­da­rá a man­te­ner el há­bi­to.

¿Có­mo te sien­tes el res­to del día? Te in­vi­to a ave­ri­guar­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.