BENICIO DEL TO­RO

De hé­roe a de­lin­cuen­te

Vanguardia - Domingo 360 - - GENIO Y FIGURA - Por Fa­bián Wain­tal

El ar­tis­ta nos cuen­ta su ex­pe­rien­cia con la pe­lí­cu­la ‘Si­ca­rio: Day of the Sol­da­do’

Ya lo ha­bía­mos en­tre­vis­ta­do en Las Ve­gas, en el mo­men­to en que era co­ro­na­do con el Pre­mio Es­tre­lla Mas­cu­li­na del Año jus­to an­tes de pre­sen­tar las pri­me­ras imá­ge­nes de la nue­va ver­sión de ‘Si­ca­rio: Day of the Sol­da­do’, en Ci­ne­ma­con. Pa­ra ese en­ton­ces, él ya ha­bía acep­ta­do el desafío de ser Presidente del Ju­ra­do del Fes­ti­val de Can­nes en la pa­ra­le­la com­pe­ten­cia Un Cer­tain Re­gards. Y te­nien­do en cuen­ta que tam­bién ha­bía es­tre­na­do la pri­me­ra ver­sión de ‘Si­ca­rio’, exac­ta­men­te tres años an­tes, en el mis­mo Fes­ti­val de Can­nes, es­ta vez lo en­tre­vis­ta­mos pa­ra ha­blar de los dos te­mas, por du­pli­ca­do.

- ¿Qué sig­ni­fi­ca pa­ra Benicio del To­ro re­ci­bir un pre­mio co­mo La Es­tre­lla Mas­cu­li­na del Año que te en­tre­gó la aso­cia­ción de los due­ños de las sa­las de ci­ne, en Ci­ne­ma­con?

- Yo soy de los ac­to­res que no dis­fru­ta ver­me en una pan­ta­lla gran­de, pe­ro es ma­ra­vi­llo­so sa­ber que to­da­vía hay gen­te que sí lo dis­fru­ta (Ri­sas). Pe­ro ten­go que agra­de­cer un pre­mio co­mo es­te por­que vie­ne de gen­te que tra­ba­ja muy du­ro pa­ra man­te­ner vi­vo el sue­ño de ver ci­ne en un ver­da­de­ro ci­ne.

- ¿Cuá­les son tus pri­me­ros re­cuer­dos en una sa­la de ci­ne?

- Yo cre­cí en San Juan de Puer­to Ri­co a me­dia­dos de los años 70, don­de la tem­pe­ra­tu­ra se man­tie­ne to­do el año en ca­si 30 gra­dos, con mu­cha hu­me­dad. Y Los me­jo­res re­cuer­dos de mi ni­ñez son de la épo­ca en que iba al ci­ne con mi fa­mi­lia. Me acuer­do que veía­mos to­da cla­se de ci­ne co­mo mi pri­me­ra pe­lí­cu­la de Ja­mes Bond, ‘Li­ve and Let Die’ o las me­xi­ca­nas ‘El De­mo­nio Azul’ y ‘El San­to’ y co­me­dias co­mo ‘Ani­mal Hou­se’. Soy de los que apre­cia­ban a quie­nes no apa­ren­ta­ban ser ga­na­do­res co­mo Rocky. Y me acuer­do que es­pe­rá­ba­mos tam­bién ho­ras y ho­ras pa­ra ver las su­per­pro­duc­cio­nes de ‘Ti­bu­rón’ y ‘Star Wars’. Y vol­ví a es­pe­rar ho­ras, pa­ra vol­ver a ver­las tam­bién. Mi fa­mi­lia ja­más ima­gi­nó que yo iba a ga­nar­me la vi­da en la pan­ta­lla gran­de de una sa­la de ci­ne. Y cuan­do mi­ro ha­cia atrás, me doy cuen­ta que la sa­la de ci­ne fue la in­cu­ba­do­ra de mi sue­ño de ha­cer lo que ha­go hoy co­mo ac­tor.

- ¿Qué opi­nas en ese sen­ti­do, cuan­do otros es­tu­dios co­mo Net­flix ame­na­za con bo­rrar la ex­pe­rien­cia del ci­ne en una sa­la de ci­ne?

- En­tien­do que el mun­do se mue­ve muy rá­pi­do. Mu­cho más rá­pi­do que nun­ca. Da­mos vuel­ta las pá­gi­nas en el te­lé­fono pa­ra mi­rar te­le­vi­sión, es­cu­char mú­si­ca, in­clu­so en me­dio de al­gu­na con­ver­sa­ción. Hoy hay pan­ta­llas en el au­to, en los te­lé­fo­nos y has­ta los re­lo­jes en la mu­ñe­ca. Pe­ro no es lo mis­mo que ver ci­ne, en una sa­la de ci­ne. No im­por­ta lo rá­pi­do que se mue­va el mun­do, la sa­la de ci­ne es el úni­co lu­gar del pla­ne­ta don­de el re­loj se de­tie­ne por com­ple­to. Y eso es bueno. Es el úni­co lu­gar don­de po­de­mos sen­tar­nos jun­tos, sin juz­gar, sin dis­tin­guir, sin ci­nis­mo... a me­nos que seas un crí­ti­co de ci­ne (Ri­sas). Es el úni­co lu­gar don­de real­men­te po­de­mos per­der­nos pa­ra en­con­trar­nos al mis­mo tiem­po. Es úni­co.

- ¿Y qué tan úni­ca es en­ton­ces la ex­pe­rien­cia de ha­ber si­do ele­gi­do co­mo Presidente del Ju­ra­do en Can­nes?

- En reali­dad es ‘Un Cer­tain Re­gards’ (la com­pe­ten­cia pa­ra­le­la de la Pal­ma de Oro)

“Soy de los ac­to­res que no dis­fru­ta ver­me en una pan­ta­lla gran­de, pe­ro es ma­ra­vi­llo­so sa­ber que to­da­vía hay gen­te que sí lo dis­fru­ta.”

- ¿Có­mo lle­gó el ofre­ci­mien­to?

- Por te­lé­fono... Me lla­ma­ron pre­gun­tán­do­me si que­ría ser Presidente del Ju­ra­do. Y les di­je que si.

- ¿Cuán­to tiem­po en to­tal?

- Diez días.

- ¿Tu­vis­te que ver to­das las pe­lí­cu­las… in­clu­yen­do las ma­las?

- La ma­yo­ría siem­pre son bue­nas. No es fá­cil lle­gar a Can­nes.

- La pri­me­ra pe­lí­cu­la de ‘Si­ca­rio’ jus­ta­men­te se ha­bía es­tre­na­do den­tro de la com­pe­ten­cia del Fes­ti­val de Can­nes...

- Es cier­to, la pri­me­ra com­pi­tió en Can­nes.

- Co­noz­co gen­te, in­clu­so pe­rio­dis­tas que apos­ta­ban que iba a ga­nar la Pal­ma de Oro ¿Qué le fal­tó pa­ra ga­nar?

- Unos cuan­tos vo­tos, por lo me­nos uno (Ri­sas). ¡Fal­tó uno se­gu­ro! Pu­do ha­ber te­ni­do más.

Él al me­nos ne­ce­si­ta dos lí­neas en su pa­sa­por­te pa­ra im­pri­mir el lar­go nom­bre ori­gi­nal de Benicio Mon­se­rra­te Rafael del To­ro Sán­chez, con que fue re­gis­tra­do el día de su na­ci­mien­to en Puer­to Ri­co, el 19 de Fe­bre­ro de 1967, co­mo el hi­jo de los abogados Gus­ta­vo Adol­fo del To­ro Ber­mú­dez y Faus­ta Ge­no­ve­va Sán­chez Ri­ve­ra. Y con el apo­do de ‘Beno’ se crió en­tre las raí­ces la­ti­nas de Mi­ra­mar, en Puer­to Ri­co, cuan­do con ape­nas nue­ve años su­frió la per­di­da de la ma­dre, que fa­lle­ció por he­pa­ti­tis. A los 15 años, con el pa­dre se mu­dó des­pués a Pen­sil­va­nia, an­tes de ir a es­tu­diar a la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia en San Die­go don­de las pri­me­ras cla­ses de tea­tro lo in­cen­ti­va­ron a de­jar la más se­gu­ra ca­rre­ra de negocios por el ries­go de la ac­tua­ción en otras cla­ses de tea­tro con Ste­lla Ad­ler y Art­hur Men­do­za, en Los An­ge­les. Por un tiem­po, con­si­guió tam­bién al­gu­nos ro­les se­cun­da­rios co­mo la se­rie de te­le­vi­sión ‘Miami Vi­ce’ o el vi­deo mu­si­cal ‘La Is­la Bo­ni­ta’ de Ma­don­na, ade­más del más im­por­tan­te per­so­na­je de Da­río en la su­per­pro­duc­ción de Ja­mes Bond, ‘Li­cen­ce To Kill’. Pe­ro el éxi­to sur­gió real­men­te con el rol de Fred Fens­ter en ‘The Usual Sus­pects’. Pe­ro na­da se com­pa­ra con el Os­car que ga­nó al re­pre­sen­tar el ofi­cial de la fron­te­ra Ja­vier Ro­dri­guez que tra­ta­ba de man­te­ner la ho­nes­ti­dad en­tre los nar­co­tra­fi­can­tes de ‘Traf­fic’ (con la di­rec­ción de Ste­ven So­der­bergh). Ha­bla­mos de la épo­ca don­de los la­ti­nos eran to­tal­men­te ig­no­ra­dos en las ce­re­mo­nias de pre­mio (Sí, mu­cho an­tes de los Os­cars de Ja­vier Bar­dem y Pe­né­lo­pe Cruz). Pe­ro Benicio vol­vió a ser no­mi­na­do co­mo Me­jor Ac­tor de Re­par­to por la pe­lí­cu­la ’21 Grams’ don­de in­clu­so se des­ta­có mu­cho más que sus com­pa­ñe­ros de ru­bro tan fa­mo­sos co­mo Sean Penn y Nao­mi Watts. En Can­nes tam­bién re­ci­bió el pre­mio ‘d›in­ter­pre­ta­tion mas­cu­li­ne’, cuan­do vol­vió a fil­mar con el di­rec­tor Ste­ven So­der­bergh la his­to­ria del ‘Che’ Gue­va­ra. Y has­ta Sean Penn, se que­jó al re­ci­bir el Os­car por ‘Milk’ por­que la Aca­de­mia ha­bía ig­no­ra­do a Benicio en la vo­ta­ción del ‘Che’. Pe­ro na­da pu­do de­te­ner el éxi­to, cuan­do lo con­tra­ta­ron des­pués co­mo el Hom­bre Lo­bo ‘The Wolf Man’, en la mis­ma épo­ca que en la reali­dad ha­bía de­ja­do em­ba­ra­za­da a la hi­ja de Rod Ste­wart, Kim­ber­ley, pa­ra con­ver­tir­lo en pa­dre con la úni­ca hi­ja De­li­lah, en Abril del 2011 (aun­que ya no es­ta­ban en pa­re­ja). Si­guien­do con el ci­ne, tam­bién vi­vió las su­pre­pro­duc­cio­nes de los su­per­hé­roes co­mo el Co­llec­tor de ‘Thor: The Dark World’ y

“Los me­jo­res re­cuer­dos de mi ni­ñez son de la épo­ca en que iba al ci­ne con mi fa­mi­lia. Me acuer­do que veía­mos to­da cla­se de ci­ne co­mo mi pri­me­ra pe­lí­cu­la de Ja­mes Bond, ‘Li­ve and Let Die’ o las me­xi­ca­nas ‘El De­mo­nio Azul’ y ‘El San­to’”.

‘The Guar­dians of the Ga­laxy’. En el 2014 pa­só por el Fes­ti­val Internacional de Ci­ne de To­ron­to pa­ra es­tre­nar su pro­pia ver­sión del nar­co­tra­fi­can­te Pa­blo Escobar en ‘Escobar: Pa­ra­di­se Lost’. Y fue año si­guien­te cuan­do se con­vir­tió en el ca­za­dor de nar­co­tra­fi­can­tes con la pri­me­ra ver­sión de ‘Si­ca­rio’ que com­pi­tió en el Fes­ti­val de Can­nes. Y aho­ra, con la se­gun­da ver­sión de ‘Si­ca­rio: Day of the Sol­da­do’, vuel­ve a in­ter­pre­tar el mis­mo per­so­na­je de Ale­jan­dro Gi­llick, con la mis­ma com­pa­ñía de Josh Bro­lin re­pre­sen­tan­do a la CIA.

- ¿Crees que en la reali­dad hay si­ca­rios que tra­ba­jan pa­ra el go­bierno de Es­ta­dos Uni­dos?

- Se­gu­ro, se lla­man ‘cover ope­ra­tions’. Y no so­lo Es­ta­dos Uni­dos, otros paí­ses tam­bién. To­dos tie­nen sus tram­pi­tas.

- ¿Con el pri­mer ro­da­je ima­gi­na­bas que iban a fil­mar un se­gun­do ca­pí­tu­lo?

- Pa­ra na­da. Cuan­do ter­mi­na­mos con la fil­ma­ción de ‘Si­ca­rio’, ja­más pen­sé que íba­mos a fil­mar es­ta con­ti­nua­ción. Y cuan­do me lla­ma­ron los pro­duc­to­res y mi ma­na­ger di­cien­do “Te­ne­mos un guión pa­ra una se­gun­da pe­lí­cu­la de Si­ca­rio”, qui­se ver­la pri­me­ro. Y des­de las pri­me­ras pá­gi­nas, me pa­re­ció ma­ra­vi­llo­sa.

- ¿Y los que no vie­ron la pri­me­ra pe­lí­cu­la van a en­ten­der la se­gun­da?

- La pe­lí­cu­la tie­ne su pro­pia his­to­ria, por com­ple­to, aun­que es un nue­vo ca­pí­tu­lo, por­que nun­ca an­tes mos­tra­mos así mi per­so­na­je de Ale­jan­dro.

Con la nue­va pe­lí­cu­la de ‘Si­ca­rio: Day of the Sol­da­do’, Benicio del To­ro y Josh Bro­lin des­cu­bren que el car­tel narco me­xi­cano es­tá in­fil­tran­do te­rro­ris­tas a Es­ta­dos Uni­dos a tra­vés de la fron­te­ra y bus­can so­lu­cio­nar el pro­ble­ma. Así es co­mo ge­ne­ran una fal­sa ope­ra­ción, tra­tan­do de crear una gue­rra en­tre las ban­das de nar­co­tra­fi­can­tes con el se­cues­tro de la hi­ja del más po­de­ro­so narco que in­ter­pre­ta Isa­be­la Mo­ner. El pro­ble­ma sur­ge cuan­do el go­bierno me­xi­cano se en­te­ra de la in­fil­tra­ción de la CIA, fue­ra de Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro cuan­do Benicio re­ci­be la or­den de eje­cu­tar a la víc­ti­ma, él se re­ve­la y pa­sa a ser el per­se­gui­do, por la CIA.

- ¿Qué tie­ne de bue­na la se­gun­da ver­sión de ‘Si­ca­rio’ en com­pa­ra­ción con la pri­me­ra?

- Tie­ne dos vo­tos más (Ri­sas). Pe­ro ha­blan­do en se­rio, es un ca­pí­tu­lo nue­vo don­de mi per­so­na­je tie­ne que to­mar una de­ci­sión mo­ral en­tre de­fen­der a una ni­ña o se­guir con su tra­ba­jo, aun­que de­ci­de ayu­dar a la ni­ña y ahí es don­de em­pie­zan los pro­ble­mas. Es lo que tam­bién re­do­bla las apues­tas, por el di­le­ma mo­ral de ha­ber­se cru­za­do del otro la­do a pro­te­ger a una jo­ven que era par­te de la gue­rra que él mis­mo ha­bía crea­do. El per­so­na­je que co­no­cía­mos en el pri­mer epi­so­dio de Si­ca­rio, aho­ra tie­ne di­fe­ren­tes ni­ve­les de hu­ma­ni­dad que no ha­bía­mos vis­to an­tes en la pri­me­ra pe­lí­cu­la. Y eso, es emo­cio­nan­te.

- ¿En tu ca­so te con­si­de­ras un Si­ca­rio de Holly­wood, cuan­do te pi­den que sal­gas a ma­tar en las re­cau­da­cio­nes?

- Cla­ro, me tie­nen que pa­gar di­ne­ro por el tra­ba­jo que ha­go. Sino, no tra­ba­jo. (Rien­do) Va­mos, da­me diez pe­sos... da­me diez pe­sos.

“La sa­la de ci­ne es el úni­co lu­gar del pla­ne­ta don­de el re­loj se de­tie­ne por com­ple­to. Y eso es bueno. Es el úni­co lu­gar don­de po­de­mos sen­tar­nos jun­tos, sin juz­gar, sin dis­tin­guir, sin ci­nis­mo...”

Benicio Mon­se­rra­te Rafael del To­ro Sán­chez (San Ger­mán, 19 de fe­bre­ro de 1967), más co­no­ci­do co­mo Benicio del To­ro, es un ac­tor y pro­duc­tor puer­to­rri­que­ño na­cio­na­li­za­do es­pa­ñol.

En la gue­rra con­tra las dro­gas, no hay re­glas, y mien­tras que los car­te­les han co­men­za­do a in­fil­trar te­rro­ris­tas a tra­vés de la fron­te­ra con Es­ta­dos Uni­dos, el agen­te federal Matt Gra­ver con­vo­ca al mis­te­rio­so Ale­jan­dro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.