Po­ner­nos de pie

¿De­lan­te de quién te pon­drías de pie pa­ra re­ci­bir­lo?

Vanguardia - Domingo 360 - - ESTILOS - Cla­ra Vi­lla­rreal Twit­ter: @cla­ra­vi­lla­rreal con­tac­[email protected]­ra­vi­lla­rreal.com

ace unos días es­ta­ba en un res­tau­ran­te de mu­cha tra­di­ción en Mon­te­rrey. La gen­te co­mía, con­ver­sa­ba y to­do se desa­rro­lla­ba con nor­ma­li­dad has­ta que en­tró una de las per­so­na­li­da­des más res­pe­ta­das de la ciu­dad.

Ape­nas dio unos pa­sos al in­te­rior del re­cin­to y ya lo es­pe­ra­ban en una me­sa seis per­so­nas: cin­co hom­bres y una mu­jer. Di­cha me­sa se en­con­tra­ba a un la­do de la mía, y en pri­me­ra fi­la pu­de ver la pe­lí­cu­la com­ple­ta. Tan pron­to se acer­có, to­dos se pu­sie­ron de pie pa­ra re­ci­bir­lo. El ges­to de los co­men­sa­les era ge­nuino; se no­ta­ba la ad­mi­ra­ción, el res­pe­to y el ca­ri­ño. Y có­mo no, si se tra­ta­ba de Car­los Bre­mer, uno de los em­pre­sa­rios y fi­lán­tro­pos más com­pro­me­ti­dos del país así co­mo juez en Shark Tank Mé­xi­co.

Al ser tes­ti­go de aque­lla es­tam­pa me que­dé gra­ta­men­te sor­pren­di­da. Al­guien co­mo Bre­mer ha cons­trui­do una tra­yec­to­ria la­bo­ral exi­to­sa y, al mis­mo tiem­po, ha in­ver­ti­do tiem­po, di­ne­ro y es­fuer­zo en cau­sas que ge­ne­ran un im­pac­to po­si­ti­vo en nues­tro país. La pre­gun­ta es, ¿por qué no te­ne­mos más per­so­nas co­mo Bre­mer?, ¿por qué si su es­tra­te­gia ha si­do tan nu­tri­ti­va pa­ra la so­cie­dad no se­gui­mos su ejem­plo?, ¿qué nos falta?

Creo que pa­ra ser ad­mi­ra­dos, de en­tra­da, hay que ga­nar­se la ad­mi­ra­ción. Esa mi­ra­da que vie­ne del otro y que pa­re­ce que se ilu­mi­na no es al­go que se pue­da com­prar y mu­cho me­nos fin­gir. Ad­mi­rar no es adu­lar, no es li­son­jear, no es “ha­cer la bar­ba”. Es re­co­no­cer que al­guien es­tá ha­cien­do bien su tra­ba­jo, desear­le lo me­jor pa­ra que con­ti­núe así y que­rer, muy en el fon­do, se­guir su ejem­plo.

La ad­mi­ra­ción se gana cuan­do uno es au­tén­ti­co, se ale­ja de las po­ses y de las do­bles in­ten­cio­nes. Se ha­cen las co­sas por­que se es­tá con­ven­ci­do de ha­cer­las. Y se tra­ba­ja ar­dua­men­te, con mu­cho es­fuer­zo, sin per­der de vis­ta la me­ta y sin dis­traer­se. No hay mu­cha gen­te co­mo Bre­mer por­que cues­ta ser­lo, pe­ro po­de­mos in­ten­tar­lo.

Oja­lá si­ga­mos su ejem­plo, des­de el ni­vel que nos en­con­tre­mos po­de­mos orien­tar nues­tras ac­cio­nes. No con el ob­je­ti­vo de ser ad­mi­ra­dos co­mo per­so­nas, sino pa­ra cons­truir éxi­tos, be­ne­fi­cios y so­cie­da­des dig­nas de ad­mi­ra­ción.

Y tú ¿por quien te po­nes de pie?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.