Me­xi­cano: pon­te la ver­de

Así co­mo en el fut­bol, así en la ciu­dad

Vanguardia - Domingo 360 - - ESTILOS - Cla­ra Vi­lla­rreal Twit­ter: @cla­ra­vi­lla­rreal con­tac­to@cla­ra­vi­lla­rreal.com

lo lar­go del año las afi­cio­nes se di­vi­den en una va­rie­dad de equi­pos: Ti­gres, Ra­ya­dos, Cruz Azul, Ne­ca­xa, Amé­ri­ca, Pu­mas… y la lis­ta si­gue. En ca­da par­ti­do las pla­ye­ras re­ve­lan el co­lor de nues­tra pa­sión, mien­tras que las po­rras y gri­tos en los es­ta­dios ha­cen que el amor por nues­tro equi­po asu­ma su for­ma más es­truen­do­sa. Pe­ro ca­da cua­tro años su­ce­de un fe­nó­meno muy sin­gu­lar. Du­ran­te el Mundial de Fut­bol los colores que dis­tin­guen a un equi­po de otro se des­va­ne­cen. Ya no hay más ra­yas, ani­ma­les o in­sig­nias por­que to­dos se po­nen la ver­de.

Sin im­por­tar de qué equi­po sea­mos, a quién le com­pre­mos un abono o en qué es­ta­dio nos sin­ta­mos en ca­sa, en es­ta tem­po­ra­da re­cor­da­mos que to­dos so­mos me­xi­ca­nos.

Oja­lá lo­grá­ra­mos tras­la­dar la pa­sión por el fut­bol a nues­tra ciu­dad, así en épo­cas de con­tien­da elec­to­ral, aun­que ca­da quién ten­ga su par­ti­do y se sien­ta iden­ti­fi­ca­do con los men­sa­jes de al­gún can­di­da­to o le pa­rez­ca más re­le­van­te la tra­yec­to­ria de otro, al fi­nal, no po­de­mos ol­vi­dar que de­be­mos bus­car el bien co­mún. En­ton­ces, le­jos de bus­car los be­ne­fi­cios en lo in­di­vi­dual, hay que bus­car los be­ne­fi­cios pa­ra el co­lec­ti­vo. (Des­de lue­go, los can­di­da­tos y fu­tu­ros fun­cio­na­rios pú­bli­cos de­ben ha­cer del enun­cia­do an­te­rior su man­tra).

Sin em­bar­go, en un país co­mo el nues­tro tan ne­ce­si­ta­do de tan­tos cam­bios, en tan­tos as­pec­tos, una so­la per­so­na no pue­de ser la úni­ca res­pon­sa­ble de lle­var­los a ca­bo. Es así co­mo la res­pon­sa­bi­li­dad per­so­nal co­mo ciu­da­dano se vuel­ve re­le­van­te. Ca­da uno de no­so­tros de­be ha­cer­se res­pon­sa­ble de que su ba­su­ra no que­de ti­ra­da por la ban­que­ta, que la ca­lle fren­te a la ca­sa es­té lim­pia, que si la mas­co­ta hi­zo sus ne­ce­si­da­des en la vía pú­bli­ca hay que re­co­ger. Si va­mos a cru­zar la ca­lle hay que ha­cer­lo por la es­qui­na; si va­mos a abor­dar un ca­mión, ha­ga­mos una fi­la; si lle­ga­mos a un lu­gar hay que sa­lu­dar, ca­ram­ba, se va­le de­cir: “bue­nos días”, “por fa­vor”, “dis­cul­pe”, “gra­cias”. Los cam­bios en lo in­di­vi­dual sí su­man pa­ra cons­truir un me­jor co­lec­ti­vo.

Por úl­ti­mo, el cam­bio que ne­ce­si­ta Mé­xi­co no lo ha­ce una so­la per­so­na en el po­der

El cam­bio lo ge­ne­ra su gen­te. Un país se ha­ce gran­de, Mé­xi­co se ha­rá gran­de, cuan­do su gen­te par­ti­ci­pe en su gran­de­za. To­dos so­mos Mé­xi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.