JOHN TRAVOLTA UN ICONO DEL CI­NE

Co­no­ce de cer­ca par­te de la his­to­ria ci­ne­ma­to­grá­fi­ca de es­te gran ac­tor de Holly­wood

Vanguardia - Domingo 360 - - GENIO Y FIGURA - Por Fa­bián Wain­tal

Ca­si 25 años des­pués de la entrega de la Pal­ma de Oro a la pe­lí­cu­la Pulp Fic­tion, John Travolta vol­vió al Fes­ti­val de Can­nes pa­ra estrenar la nue­va pe­lí­cu­la so­bre el ver­da­de­ro ma­fio­so John ‘Got­ti’, al mis­mo tiem­po que re­ci­bía el Pre­mio Icono del Ci­ne (con sa­lu­dos es­pe­cial­men­te gra­ba­dos por Bar­bra Ste­ri­sand, Tony Ben­nett y Oprah Win­frey), ape­nas un día des­pués de ha­ber­se pre­sen­ta­do en la pla­ya del mis­mo fes­ti­val fes­te­jan­do el 40 aniver­sa­rio de ‘Grea­se’ con la pro­yec­ción to­tal­men­te gra­tui­ta de la pe­lí­cu­la. Re­su­mien­do: Te­nía­mos nues­tras ra­zo­nes pa­ra en­tre­vis­tar­lo y en ex­clu­si­va, nos re­ci­bió en el mis­mo Ho­tel Carl­ton don­de Grace Kelly ha­bía co­no­ci­do al Prín­ci­pe Rai­nie­ro de Mó­na­co.

- ¿Qué se sien­te ver que una pe­lí­cu­la su­ya co­mo ‘Grea­se’ se si­gue vien­do co­mo ayer, 40 años des­pués?

- Sig­ni­fi­ca que hay una pro­duc­ción de ci­ne que de­sa­fía al tiem­po y el pú­bli­co la si­gue que­rien­do co­mo el pri­mer día. Es al­go que me da mu­cho or­gu­llo. Es co­mo si no hu­bie­ra en­ve­je­ci­do nun­ca. No creo que ha­ya otra pe­lí­cu­la más allá de ‘Pulp Fic­tion’ que cuen­te con ese fac­tor in­fi­ni­to de apre­cio en el ci­ne.

- ¿Y ‘Fie­bre de Sá­ba­do por la No­che’?

- Y ‘Fie­bre de Sá­ba­do por la No­che’ tam­bién pue­de ser in­clui­da en ese gru­po. In­clu­si­ve ‘Hairs­pray’ has­ta cier­to pun­to. Soy un hom­bre de suer­te.

- ¿Es pu­ra coin­ci­den­cia que tan­tas de sus pe­lí­cu­las sean clá­si­cos del ci­ne, hoy?

- No es al­go que bus­qué a pro­pó­si­to, pe­ro es un or­gu­llo que sea así. Tam­bién tu­ve cier­tos tra­ba­jos don­de a ve­ces sen­tí que no se vio lo su­fi­cien­te, co­mo ‘A Lo­ve Song For Bobby Long’. Fue una pe­lí­cu­la ar­tís­ti­ca que so­lo se ve cuan­do se bus­ca ese es­ti­lo de ci­ne.

- Pe­ro en Can­nes le en­tre­ga­ron el Pre­mio del Icono del Ci­ne que nun­ca an­tes se en­tre­gó a na­die ¿No se ve us­ted co­mo un ícono o una vi­va le­yen­da del ci­ne?

- Bueno, real­men­te no, por­que to­da­vía es­toy vi­vo. Cuan­do ha­bla­mos de ico­nos nos re­fe­ri­mos a gen­te co­mo Ma­rilyn Mon­roe, Ja­mes Dean y Eli­za­beth Tay­lor, por­que pa­só su­fi­cien­te tiem­po co­mo pa­ra se­guir re­cor­dan­do­los, pe­ro yo to­da­vía es­toy en es­te mun­do. Y en ese sen­ti­do re­sul­ta muy ex­tra­ño sen­tir­se un icono. Pe­ro yo tam­bién en­tien­do cuan­do la gen­te se di­vier­te con la po­se de ‘Fie­bre de Sá­ba­do por la No­che’ o mueven los de­dos co­mo en ‘Pulp Fic­tion’ o se vis­ten co­mo en la pe­lí­cu­la ‘Grea­se’ por­que es al­go fa­mi­liar pa­ra la gen­te. Por ese la­do sí se sien­te el icono.

- ¿Y cuan­do de pron­to apa­re­ce una de sus pe­lí­cu­las en TV, las ve y las dis­fru­ta co­mo un es­pec­ta­dor más?

- Sí, to­tal­men­te. De ver­dad es un or­gu­llo y me di­vier­to cuan­do las veo en te­le­vi­sión… y apa­re­cen bas­tan­te. Sí.

- ¿Y el Os­car? Es­tu­vo no­mi­na­do dos ve­ces, pe­ro nun­ca ga­nó. ¿Cree que lle­gue una nue­va opor­tu­ni­dad con el rol del ver­da­de­ro ma­fio­so ‘Got­ti’?

- Yo me con­for­mo con que es­ta pe­lí­cu­la lle­gó al Fes­ti­val de Can­nes por­que nos to­mó 7 años en lle­var­la al ci­ne y lu­cha­mos bas­tan­te en con­se­guir la dis­tri­bu­ción. Uno se sien­te muy bien cuan­do con­si­gue lo que tra­ta­ba de con­se­guir. Por eso al me­nos por aho­ra dis­fru­to el lar­go y du­ro ca­mino que re­co­rri­mos. No pue­do creer don­de lle­ga­mos. Pa­se lo que pa­se des­pués, se­rá la ce­re­za del pos­tre.

- ¿Qué sig­ni­fi­ca­ría ga­nar fi­nal­men­te un Os­car?

- No pre­ten­do ser mo­des­to ni hu­mil­de pe­ro cual­quier re­co­no­ci­mien­to qué con­si­go, ya sea una no­mi­na­ción al Ós­car o un Glo­bo de Oro, me con­for­ma. Tra­to de no preo­cu­par­me tan­to por con­se­guir un pre­mio co­mo el apre­cio que ten­go cuan­do lo con­si­go. Por su­pues­to los apre­cio pe­ro no lo an­ti­ci­po. No es al­go que bus­co. Yo me preo­cu­po por ha­cer un buen tra­ba­jo y si al­guien lo re­co­no­ce o no, es al­go que es­tá fue­ra de mí con­trol. Me in­tere­sa mu­cho más con­se­guir una bue­na ca­li­dad de tra­ba­jo. Des­pués, que las fi­chas cai­gan don­de cai­gan.

- ¿Y có­mo se lle­va con el otro la­do del ne­go­cio del ci­ne cuan­do pien­sa que es­tá fil­man­do la me­jor pe­lí­cu­la del mun­do y el pro­duc­to fi­nal a ve­ces no re­sul­ta tan bueno co­mo lo ima­gi­na­ba al prin­ci­pio?

- Una vez un com­pa­ñe­ro ac­tor me man­dó un men­sa­je de tex­to di­cien­do que es­ta­ba preo­cu­pa­do por­que no sa­bía lo que iba a pa­sar, que es­ta­ba sin tra­ba­jo y no sa­bía có­mo afron­tar­lo. Si yo le di­je “¿Pue­do ser bru­tal­men­te ho­nes­to? ¿Qué par­te del mun­do del es­pec­tácu­lo pen­sas­te que po­día lle­gar a re­sul­tar al­go seguro? De­be­rías des­per­tar­te por­que ele­gis­te una pro­fe­sión que no es­tá ba­sa­da en la se­gu­ri­dad. Si bus­cas un tra­ba­jo de las 9 de la ma­ña­na a las 17, me­jor que to­ques la puer­ta de IBM. Pe­ro te ase­gu­ro que tam­po­co es una ga­ran­tía ab­so­lu­ta. Na­da es­tá de­fi­ni­do en nin­gu­na pro­fe­sión. Pe­ro si eli­ges el ne­go­cio del es­pec­tácu­lo, hay que to­mar en cuen­ta que es im­pre­de­ci­ble.” Cuan­do yo lle­go a cual­quier lu­gar, siem­pre hay al­guien que me mi­ra y siem­pre tra­to de man­te­ner el es­pí­ri­tu en ca­da pa­so si­guien­te… co­mo si fue­ra una aven­tu­ra. Es al­go que to­dos de­be­rían te­ner en cuen­ta en to­das las pro­fe­sio­nes. Por lo ge­ne­ral una per­so­na, cuan­do la des­pi­den, tie­ne pá­ni­co y pier­de la con­fian­za, has­ta que encuentra el si­guien­te tra­ba­jo y se da cuen­ta que tie­ne con­di­cio­nes.

- ¿Re­cuer­da al­gún mo­men­to de su vi­da don­de se ha­ya sen­ti­do lo su­fi­cien­te­men­te frus­tra­do co­mo pa­ra que­rer pen­sar en de­jar­lo to­do o ju­bi­lar­se al me­nos?

- Es al­go que me gus­ta de­ma­sia­do. Pa­ra mí es có­mo vo­lar. No lo pue­do de­jar. Me en­can­ta. Lo amo.

Acos­tum­bra­do a vi­vir con la fa­ma, John Travolta ya ha­bía ga­na­do po­pu­la­ri­dad en Es­ta­dos Uni­dos cuan­do pro­ta­go­ni­zó en te­le­vi­sión la se­rie ‘Wel­co­me Back, Kot­ter’, mu­cho an­tes del pri­mer su­per­éxi­to del ci­ne ‘Fie­bre de Sá­ba­do por la No­che’ con que fue no­mi­na­do al Os­car, ape­nas un año an­tes del mu­si­cal ‘Grea­se’ que aho­ra fes­te­ja el 40 aniver­sa­rio. Con 25 años se ha­bía con­ver­ti­do en la es­tre­lla mun­dial más fa­mo­sa del ci­ne, que des­pués im­pu­so la mo­da de la mú­si­ca country cuan­do pro­ta­go­ni­zó con De­bra Win­ger ‘Ur­ban Cow­boy’. Hay quie­nes in­jus­ta­men­te pen­sa­ron que des­pués apa­gó la lla­ma de la fa­ma, aun­que se­guía de­mos­tran­do la po­pu­la­ri­dad en las re­cau­da­cio­nes con las tres comedias de ‘Mi­ra Quien Ha­bla”. Pe­ro ni si­quie­ra él ima­gi­nó que iba a re­ci­bir la se­gun­da no­mi­na­ción al Os­car con la pe­lí­cu­la de un di­rec­tor que re­cién em­pe­za­ba, co­mo Quen­tin Ta­ran­tino cuan­do in­clu­so re­vo­lu­cio­nó Can­nes y el mun­do del ci­ne, con ‘Pulp Fic­tion’. Travolta ha­bía co­bra­do so­la­men­te 150.000 dó­la­res, pe­ro pa­só a co­brar 20 mi­llo­nes de dó­la­res con pro­duc­cio­nes tan di­fe­ren­tes co­mo ‘Fa­ce Off’, ‘Mad City’, ‘Sword­fish’ y ‘Be Co­ol’. Lo cu­rio­so es que la nue­va pe­lí­cu­la so­bre el ma­fio­so John ‘Got­ti’ ten­ga un pre­su­pues­to to­tal de 10 mi­llo­nes de dó­la­res, don­de John in­clu­so apa­re­ce con su es­po­sa Kelly Pres­ton. Y mien­tras los es­tu­dios Lions­ga­te el año pa­sa­do ni si­quie­ra que­rían estrenar la pe­lí­cu­la en las sa­las de ci­ne, al me­jor es­ti­lo de ‘El Pa­drino’, él plan­teó con el es­treno de Can­nes una ofer­ta que no pu­die­ron re­cha­zar.

- ¿Qué es lo que tan­to le gusto de una pe­lí­cu­la con una his­to­ria real co­mo ‘Got­ti’?

- Su­pon­go que la ra­zón por la que me gus­ta es­ta pe­lí­cu­la es por­que es la pri­me­ra vez que so­mos real­men­te ho­nes­tos so­bre la fra­gi­li­dad del mun­do cri­mi­nal. Ve­mos a un hom­bre que se mue­re de cán­cer y se es­tá ca­yen­do a pe­da­zos pe­ro si­gue fiel a su có­di­go mo­ral y tra­ta de con­ven­cer a su hi­jo de man­te­ner­se den­tro del mis­mo sis­te­ma. Al mis­mo tiem­po mos­tra­mos la ley (RI­CO) que des­tru­yó la Co­sa Nos­tra. Y des­de su pun­to de vis­ta Got­ti es ho­nes­to y no tan gla­mo­ro­so co­mo pen­sa­mos que es. Pe­ro te mos­tra­mos por­que se ve gla­mo­ro­so, al mis­mo tiem­po que mos­tra­mos por qué no lo es. Y por eso pien­so que es tan di­fe­ren­te nues­tra pe­lí­cu­la.

- ¿Qué tan cer­ca lle­gó a ea­tar en la vi­da real, con los ver­da­de­ros miem­bros de la ma­fia?

- Tu­vi­mos a la ver­da­de­ra fa­mi­lia Got­ti de­trás de la his­to­ria y fue lo más va­lien­te que pu­die­ron ha­ber he­cho al de­cir “Nos po­de­mos ver así, pe­ro es­ta es la ver­dad en nues­tra fa­mi­lia y lo que vi­vi­mos real­men­te.” Es la his­to­ria del hi­jo de John Getty; me per­mi­tió en­tre­vis­tar­lo con sus ami­gos y su fa­mi­lia, ex­pe­ri­men­tan­do los ne­go­cios que ha­cían. Me co­deé con to­dos ellos y así tam­bién pu­de desa­rro­llar me­jor al personaje.

- Por lo que sé, su pa­dre era ita­liano y us­ted se crio tam­bién en Nue­va Jer­sey en los tiem­pos de glo­ria de la ma­fia ¿Su pa­dre nun­ca le con­tó nin­gu­na his­to­ria so­bre ellos?

- Yo so­lía es­cu­char to­da cla­se de his­to­rias de la ma­fia, en mi ni­ñez y mi pa­dre (ita­liano), in­tere­san­te­men­te, me di­jo que no exis­tía. Y sus raí­ces

«Cuan­do ha­bla­mos de ico­nos nos re­fe­ri­mos a gen­te co­mo Ma­rilyn Mon­roe, Ja­mes Dean y Eli­za­beth Tay­lor,

eran de Si­ci­lia y Ná­po­les. Mi pa­dre era tan dul­ce… si yo me preo­cu­pa­ba por al­go, él lo ha­cía pa­re­cer co­mo si to­do fue­ra una fan­ta­sía. In­clu­so di­jo al­go que fue ver­dad con res­pec­to a Viet­nam. Yo te­nía 13 años en 1967 cuan­do me di­jo “no te preo­cu­pes por­que cuan­do cum­plas los 18 van a qui­tar el ser­vi­cio mi­li­tar obli­ga­to­rio”. 5 años des­pués el mis­mo día de mi cum­plea­ños qui­ta­ron el ser­vi­cio mi­li­tar obli­ga­to­rio. No tu­ve que ir al ejér­ci­to. Yo no lo po­día creer.

- ¿Hoy pien­sa que la ma­fia ita­lia­na ya no exis­te real­men­te en Es­ta­dos Uni­dos?

- Bueno, la ma­fia ya no exis­te al ni­vel que la co­no­ce­mos por­que hay una ley, la ley RI­CO, que no la per­mi­te por­que di­ce que al­guien pue­de ase­si­nar a 26 per­so­nas y cuan­do de­la­te al si­guien­te, no ne­ce­si­ta ir a la cár­cel. So­lu­cio­nó el pro­ble­ma, ase­gu­ran­do que to­dos los que es­tán in­vo­lu­cra­dos pue­den ser cas­ti­ga­dos y con­vir­tió el más pu­ro mun­do de leal­tad en una to­tal trai­ción den­tro de un gru­po cri­mi­nal don­de na­die pue­de con­fiar en na­die. Ter­mi­nó con el mi­to. Bueno, no era un mi­to pe­ro era el con­cep­to ori­gi­nal de la ma­fia que es­ta­ba ba­sa­do en la leal­tad, la con­fian­za y la in­te­gri­dad.

- ¿Y cuan­do ve a Holly­wood y el es­cán­da­lo de Har­vey Wein­tein con tan­tas acu­sa­cio­nes de aco­so se­xual y la Aca­de­mia del Os­car tar­da 40 años en ex­pul­sar a Ro­man Po­lans­ki por ra­zo­nes pa­re­ci­das, no se sien­te co­mo si hu­bie­ra cier­ta cla­se de ma­fia en Holly­wood, tam­bién?

- Lo gra­cio­so es que John Got­ti Jr con los 7 años que pe­lea­mos por fil­mar es­ta pe­lí­cu­la, con to­dos los jui­cios y tri­bu­la­cio­nes, él di­jo que “Holly­wood es mu­cho más cri­mi­nal que mi pa­dre y cual­quier otra per­so­na que yo co­no­cí en es­te mun­do.”

- ¿El aco­so se­xual de Holly­wood so­lo tu­vo que ver con las mu­je­res? ¿Y los hom­bres? ¿En su ca­so nun­ca su­frió nin­gún aco­so se­xual?

- Su­pon­go que es al­go que pue­de su­ce­der pe­ro to­do de­pen­de en la de­fi­ni­ción del aco­so. Si al­guien te di­ce que eres her­mo­so o bien pa­re­ci­do ¿Có­mo lo to­mas? A mí me gus­ta cuan­do el hom­bre y la mu­jer se apre­cian en­tre ellos. No quie­ro qui­tar­le a na­die la ha­bi­li­dad de ad­mi­rar­se. Mu­chas ve­ces cuan­do pa­sa al­go dra­má­ti­co hay bas­tan­te con­fu­sión pe­ro al fi­nal del día es­pe­ro que lle­gue­mos al pun­to don­de to­dos se vuel­van a que­rer de nue­vo. Me pa­re­ce que hoy es­tán to­dos con mie­do a ni­vel per­so­nal en los ne­go­cios. Van a te­ner que ce­rrar los ba­res de sol­te­ros por­que hay mu­cho mie­do de in­ter­ac­ción. Si di­go al­go in­co­rrec­to me van a ata­car o pue­den de­man­dar­me. A lo me­jor al­gún día se re­pa­re to­do. De­be­ría­mos reparar lo que sea inapro­pia­do pa­ra arre­glar­lo to­do y así po­da­mos vol­ver a un cam­po de jue­go que es­té me­jor de­fi­ni­do. ¿Tie­ne sen­ti­do lo que di­go?

- ¿En es­te ca­so se sin­tió más có­mo­do al fil­mar una mis­ma pe­lí­cu­la con su es­po­sa, Kelly Pres­ton? ¿De qué ha­bla­ban cuan­do vol­vían a ca­sa del tra­ba­jo?

- Por lo ge­ne­ral ha­blá­ba­mos de los en­sa­yos de la es­ce­na que íba­mos a ha­cer o lla­ma­ba al di­rec­tor pa­ra de­cir­le que que­ría­mos cam­biar al­gún diá­lo­go. Ha­bía mu­cho pa­ra ha­cer. So­mos una fa­mi­lia de ac­to­res y es par­te de nues­tra di­ná­mi­ca, nues­tra di­ná­mi­ca ar­tís­ti­ca. En una fa­mi­lia de me­cá­ni­cos, cuan­do lle­gan a ca­sa, ha­blan de car­bu­ra­do­res y si­len­cia­do­res. Bueno, no­so­tros ha­bla­mos de es­ce­nas y con­cep­ción dra­má­ti­cas, plan­teos di­fe­ren­tes “¿Qué pa­sa si in­ten­ta­mos es­to?” o “me pa­re­ce que sí ca­mino de es­ta for­ma se ve­ría me­jor”. To­do el tiem­po nos la pa­sa­mos plan­tean­do ideas en ca­sa.

- ¿Y qué tan di­fí­cil fue fil­mar la es­ce­na de la pe­lí­cu­la don­de mue­re el hi­jo de Got­ti, cuan­do us­ted vi­vió una si­tua­ción si­mi­lar con su hi­jo Jett? ¿Ha­bla­ron del te­ma con su es­po­sa?

- Yo tra­té siem­pre de no cru­zar las emo­cio­nes co­la­te­ra­les. La pér­di­da de mi hi­jo es muy per­so­nal pa­ra mí. Y la pér­di­da del hi­jo pa­ra Got­ti, fue muy per­so­nal pa­ra él. Por eso tra­te de ver­lo co­mo él. Un hom­bre co­mo yo pue­de llo­rar con un ami­go y en pri­va­do. Pe­ro la idea era tra­tar de mar­car la di­fe­ren­cia. ¿Có­mo pue­de reac­cio­nar al­guien que se cree muy ma­cho? No quie­re reac­cio­nar, aun­que sus otros hi­jos y la es­po­sa no pue­dan ocul­tar el do­lor. Y pa­ra él, la si­tua­ción re­sul­ta muy in­có­mo­da. Yo te­nía que mos­trar mu­cho más co­mo po­día reac­cio­nar él y no yo.

“Tra­to de no preo­cu­par­me tan­to por con­se­guir un pre­mio co­mo el apre­cio que ten­go cuan­do lo con­si­go. Por su­pues­to los apre­cio pe­ro no los an­ti­ci­po. No es al­go que bus­co.”

Got­ti (2018) La pe­lí­cu­la si­gue los pa­sos del ca­po de la ma­fia, John Got­ti, al que da vi­da John travolta (Sal­va­jes). Se tra­ta del ma­yor gángs­ter de los Es­ta­dos Uni­dos, quien se ga­nó su fa­ma a gol­pe de pis­to­la, ase­si­na­tos y ex­tor­sión.

Si bien su éxi­to de­cli­nó en los años ochen­ta, re­sur­gió en los no­ven­ta pro­ta­go­ni­zan­do exi­to­sas pe­lí­cu­las co­mo Pulp Fic­tion de Quen­tin Ta­ran­tino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.