¡Sen­sa­cio­nal de gas­tro­no­mía!

Si­guen sien­do la de­li­cia pa­ra un buen pu­ña­do de lec­to­res

Vanguardia - Domingo 360 - - SALPICON - Je­sús R. Ce­di­llo

Sí, es­ti­ma­do lec­tor, el tí­tu­lo de es­te tex­to de hoy, alu­de di­rec­ta­men­te a esas no­ve­las grá­fi­cas (co­mics, his­to­rie­tas) que se ven­den aún a pas­to en los pues­tos de re­vis­tas y pe­rió­di­cos. Son la fa­mo­sa “No­ve­la de va­que­ros”, “Sen­sa­cio­nal de lu­cha li­bre”, “Sen­sa­cio­nal de trai­le­ros” y un lar­go et­cé­te­ra que si­guen sien­do la de­li­cia pa­ra un buen pu­ña­do de lec­to­res (yo me in­clu­yo). Al ir do­cu­men­tan­do a lo lar­go del tiem­po es­ta co­lum­na, me he ido en­con­tran­do con da­tos ex­tra­ños, anéc­do­tas, his­to­rias que voy sub­ra­yan­do y de tan ex­tra­ñas, pues sí, son de no creer­se. Por eso hoy ti­tu­lé es­te tex­to, así, “¡Sen­sa­cio­nal de gas­tro­no­mía!”

Las voy a con­tar en for­ma breve y sin or­den ni con­cier­to, es co­mo las ten­go ano­ta­das en mis cua­der­nos y us­ted co­mo buen lec­tor, pue­de in­ves­ti­gar ca­da ca­so en for­ma par­ti­cu­lar si es de su agra­do e in­te­rés, pe­ro no de­jan de ser ex­tra­ños los ca­sos e ima­gino, hay cien­tos, mi­les de ellos, pe­ro da la ca­sua­li­dad que es­tos son los que ten­go, re­pi­to, ya sub­ra­ya­dos y sir­van pues co­mo co­sa ra­ra, anec­dó­ti­ca o de plano, ca­sos sen­sa­cio­na­les. Co­men­za­mos.

Se cuen­ta lo si­guien­te del Rey Adol­fo Fe­de­ri­co de Sue­cia (1710-1771), és­te es re­cor­da­do por ser una gran aman­te y me­ce­nas del ar­te. Pe­ro tam­bién era un gran glo­tón… y por eso mu­rió. Mu­rió a los 61 años. se cuen­ta, en­tre la le­yen­da y la his­to­ria, que ese día di­cho Rey se sen­tó a la ta­bla y ce­nó lan­gos­ta, ca­viar, chu­crut, sopa de re­po­llo, cier­vo ahu­ma­do, na­tu­ral­men­te co­pas ge­ne­ro­sas re­ta­ca­das de cham­pa­ña y ca­tor­ce pla­tos de se­mia con ma­za­pán y le­che. Ese día mu­rió.

To­dos los es­cri­to­res so­mos bo­rra­chos o me­dio bo­rra­chos (al me­nos yo, soy com­ple­ta­men­te bo­rra­cho cuan­do lo prac­ti­co. Us­ted ol­vi­da­se del eu­fe­mis­mo de al­cohó­li­co o co­sa pa­re­ci­da. No, no es un or­gu­llo, pe­ro a uno le gus­ta el buen tra­go, perdón). La gran ma­yo­ría de los es­cri­to­res so­mos bue­nos be­be­do­res. Hay tam­bién bue­nas ex­cep­cio­nes, va­ya, co­mo el ni­pón Ha­ru­ki Mu­ra­ka­mi, quien amén de no be­ber, prac­ti­ca el jog­ging co­mo ru­ti­na de ejer­ci­tar­se dia­rio y man­te­ner su ex­ce­len­te sa­lud. Lo ha­ce en com­pe­ten­cias ofi­cia­les. Es ad­mi­ra­ble. Pe­ro a mi me gus­ta el tra­go, qué le vamos ha­cer.

Y el tra­go le gus­ta­ba har­to al este­ta Li-Po (701-762). Sus tex­tos poé­ti­cos fi­gu­ran co­mo al­gu­nos de los más de­li­ca­dos ja­más per­ge­ña­dos. Es con­si­de­ra­do uno de los ma­yo­res poe­tas no só­lo de Chi­na, sino del mun­do en­te­ro. Sus de­li­ca­das flo­res/poe­mas no po­cas ve­ces ha­blan so­bre su gran pa­sión: el vino. Así fue­ron cons­trui­dos o com­pues­tos la ma­yor par­te de sus ver­sos, ba­jo el in­flu­jo del vino. Pues así mu­rió tam­bién. Cuen­ta la his­to­ria que el gran Li-Po an­dan­do bria­go, se fue a las aguas del río Yangt­sé tra­tan­do de abra­zar el re­fle­jo de una luna ma­ra­vi­llo­sa que en és­te se veía re­fle­ja­da. Mu­rió aho­ga­do, li­te­ral­men­te.

Fue el in­ven­tor de la cre­ma chan­tilly, fue el co­ci­ne­ro Fra­nçoi­se Va­tel (1631-1671), quien era el en­car­ga­do de ser­vir en el rei­na­do de Luis XIV. Ese día, ese in­faus­to día, su ma­jes­tad da­ba una ce­na, un re­ci­bi­mien­to pa­ra dos mil per­so­nas. Co­mo no lle­ga­ba el pes­ca­do fres­co que el gran co­ci­ne­ro ha­bía or­de­na­do, es­te to­mó una de­ci­sión: se tras­pa­só el pe­cho y el co­ra­zón con su es­pa­da. Pre­fi­rió la muer­te con ho­nor que el que­dar mal an­te su Rey y los in­vi­ta­dos. Su cuer­po fue en­con­tra­do por el ayu­dan­te que… traía los ca­nas­tos con el pes­ca­do fres­co… Re­gre­sa­re­mos al te­ma de “¡Sen­sa­cio­nal de gas­tro­no­mía!”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.