Des­pués de las elec­cio­nes

Aún sin sa­ber con exac­ti­tud a que se re­fie­re la cuar­ta trans­for­ma­ción, sien­to que me mon­to en ella.

Vanguardia - Domingo 360 - - HOY SE HABLA DE... - Cé­sar Eli­zon­do Val­dez

Po­co pue­de uno agre­gar a to­do lo di­cho du­ran­te la se­ma­na. To­do ha si­do ana­li­za­do, des­me­nu­za­do y cri­ti­ca­do des­de cual­quier án­gu­lo, pers­pec­ti­va o ideo­lo­gía. De cual­quier mo­do, ca­da uno de no­so­tros, a una se­ma­na de un in­ne­ga­ble par­tea­guas en la his­to­ria de Mé­xi­co, si­gue es­cu­chan­do y dán­do­le vuel­tas al so­li­lo­quio que en su ca­be­za se agi­ta; a esa voz in­ter­na que en oca­sio­nes di­sien­te con lo di­cho des­de la bo­ca, con ese mar­ti­lleo in­ce­san­te, ne­cio y per­sis­ten­te, más pa­re­ci­do a una co­ra­zo­na­da, que a un ra­cio­ci­nio.

Des­de el es­to­ma­go sube esa sen­sa­ción, pa­re­ci­da a cuan­do su­ce­den co­sas tan di­fe­ren­tes: per­der un ser que­ri­do o ini­ciar un gran pro­yec­to; la sen­sa­ción del va­cío, o la an­sie­dad de al­go nue­vo; el mie­do a lo des­co­no­ci­do, o la ex­pec­ta­ti­va ge­ne­ra­da por el cam­bio. Y quie­re uno creer.

Creer en co­sas chin­go­nas. Por­que, si el Chi­cha­ri­to lo di­ce, ¿Por qué no ha­bría de de­cir­lo el pró­xi­mo pre­si­den­te? Aún sin sa­ber con exac­ti­tud a que se re­fie­re la cuar­ta trans­for­ma­ción, sien­to que me mon­to en ella. Di­cho sea de pa­so, en re­la­ción al TRI y el mun­dial: ¿Ha­bías es­cu­cha­do an­tes a al­gún en­tre­na­dor o se­lec­cio­na­do ha­blar de ser cam­peo­nes co­mo va­rios de ellos lo ex­pre­sa­ron? Ese ya es otro Mé­xi­co, años luz a aquel de an­ta­ño, cuan­do so­ñar y tra­ba­jar en con­se­cuen­cia era mal vis­to por los can­gre­jos de la ti­na; tan cer­ca del ca­to­li­cis­mo de la otra me­ji­lla y de las trein­ta mo­ne­das, tan le­jos del ca­to­li­cis­mo de apro­ve­char los ta­len­tos y de la re­su­rrec­ción.

Creer en ser tes­ti­go de la his­to­ria. Igual al pen­sa­mien­to gran­de de los fut­bo­lis­tas de nues­tra se­lec­ción, hoy nos en­con­tra­mos a un hom­bre, con an­he­los más vas­tos a una gran man­sión, una be­lla aman­te o su in­te­gra­ción en círcu­los her­mé­ti­cos, sino cu­yo afán es me­dir­se con Juárez, Mo­re­los y Ma­de­ro. ¿Eso que­re­mos? ¿O me­jor que se mi­da con Ca­lles, San­ta An­na o Eche­ve­rría? Y no­so­tros, ¿nos me­di­re­mos con el No­rue­go, el Ja­po­nés y el Uru­gua­yo? o ¿con quien ti­ra ba­su­ra en arro­yos, prac­ti­ca el ma­chis­mo y se co­rrom­pe y co­rrom­pe a otros?

Creer que los gran­des cam­bios re­quie­ren de tiem­po. Y que ese tiem­po ya se cum­ple pa­ra nues­tra ge­ne­ra­ción: una In­de­pen­den­cia ini­cia­da en 1810 pe­ro con­su­ma­da en 1821, un es­ta­lli­do de re­vo­lu­ción en 1910 y una Cons­ti­tu­ción has­ta 1917, un su­fra­gio efec­ti­vo has­ta bien en­tra­dos los años 30´s y una re­cu­pe­ra­ción del pe­tró­leo, con to­do el yu­go po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co que es­to sig­ni­fi­ca­ba en la reali­dad mun­dial de ha­ce cien años, has­ta ca­si tres dé­ca­das des­pués de re­mo­ver a Diaz y em­ba­ja­do­res ex­tran­je­ros. Si, nos to­ca em­pe­zar a co­se­char lo sem­bra­do a ini­cios de si­glo: No hay me­jor ana­lo­gía a un país en­car­na­do por Fox, sin sa­ber que ha­cer con una es­tu­pen­da reali­dad, sien­do a la vez, be­ne­fi­cia­rio y verdugo de la his­to­ria, des­pil­fa­rran­do la opor­tu­ni­dad, así co­mo ba­rri­les de pe­tró­leo. Lue­go, una na­ción in­com­pren­di­da co­mo Cal­de­rón, cu­ya la­bor de do­mar al mons­truo de la in­se­gu­ri­dad, le im­pi­dió cui­dar de una ri­que­za que nos de­bió en­viar al pri­mer mun­do en cuan­to a in­fra­es­truc­tu­ra, pe­ro en lu­gar de eso, nos po­si­cio­nó en los pri­me­ros lu­ga­res en cuan­to a co­rrup­ción. Y bueno, ya ter­mi­na­mos con la épo­ca de las ca­ras bo­ni­tas pe­ro in­te­rio­res os­cu­ros, de quie­nes de­cían sa­ber (aún has­ta ha­ce días) co­mo ha­cer las co­sas, pe­ro que ter­mi­na­ron por re­vi­vir lo peor de su ge­né­ti­ca, des­pre­cian­do, tam­bién, la opor­tu­ni­dad de de­jar hue­lla; de­jan­do más bien, po­bre­za y de­sigual­dad, deu­das y re­tro­ce­sos, enojo y frus­tra­ción. Creer en­ton­ces, que los do­lo­res del par­to ini­cia­do en el 2000 han que­da­do atrás, que al fi­nal he­mos na­ci­do; fla­cos, feos y des­nu­tri­dos tal vez, pe­ro vi­vos.

Creer en el otro. Y de­jar de lla­mar­nos chai­ros, cla­sis­tas o co­me lon­ches; creer que no hay ver­da­des ab­so­lu­tas ni un due­ño de la ra­zón, creer que to­dos es­cu­chan, creer que to­dos te­ne­mos al­go que de­cir, creer que te­ne­mos un fu­tu­ro, creer que po­de­mos su­pe­rar un pa­sa­do que na­da tie­ne que ver con ha­ber si­do con­quis­ta­dos por la fuer­za de otra ra­za ha­ce qui­nien­tos años, sino en ha­ber si­do co­lo­ni­za­dos por la trai­ción de unos cuan­tos, en el pa­sa­do re­cien­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.